04 julio 2006

El Corcho, nuestro aliado


Como todo amante del vino conoce, debemos prestar especial atención al corcho. Este pequeño elemento desempeña una ardua tarea, nada más y nada menos que entrar en relación directa con el preciado liquido.

Pero amigos, el corcho habla y a veces lo hace hasta gritando, lo normal es que nos susurre las alabanzas del vino antes de que lo catemos pero otras se convierte en el mayor de los chivatos y traidores.

A veces se empapa de la fragancia del vino y nos dice que tendremos buena cata pero otras veces se encuentra duro, seco y nos está contando con todo detalle como de pésima fué la conservación de la botella en cuestión. Recordemos que al corcho, tal cual gimnasta, le encanta encontrarse flexible, ligeramente flexible y para nada rígido.

Otras veces nos dice si ese vino ha sido preparado o no para una larga vida, si es adulto, si es joven,etc.

Una vez descorchado, además de fijarnos en su flexibilidad y aromas, debemos observar su porosidad y su color. Este último nunca debe aparecer de forma longitudinal, ya que si es así el corcho nos está diciendo que se han producido posibles microfugas.

Por ello prestemosle más atención al corcho, dediquemosle unos segundos de nuestra atención aunque esta última ya esté pensando en catar el elemento líquido, yo creo que se lo merece.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»