25 junio 2007

Bodegas Eladio. Torque do Castro y Tarabelo.

Este domingo pasado he tenido el placer de visitar esta pequeña y muy interesante bodega de la denominación Ribeiro. Está ubicada en el municipio orensano de Beade, una de las almas de esta denominación y rodeado de "mares" de viñas.


Foto by Roco&Wines



La bodega la dirige, la trabaja y la vive D. Eladio Rodríguez, un hombre que por lo que pude intuir durante las horas en las cuáles me abrió su bodega, su casa, le apasionan las viñas, las cepas, el vino, el terruño, la tradición y el buen hacer.


Su objetivo es elaborar vino de alta calidad pero a semejanza de como se elaboraba hace mucho tiempo, en base a criterios tradicionales y a una bodega conceptualmente familiar, esto último buscado con esmero.

Foto by Roco&Wines



Sus viñedos están llenos de vida y de variedades autóctonas (loureiro, treixadura, caiño, sousón, godello, albariño, garnacha) así como de magníficos ejemplares de cepas centenarias de la década de los años 20, entre los que destacan las de garnacha.


El primer contacto que tuve con esta bodega fué hace ya alrededor de un año y medio, a través de su blanco Torque do Castro 2004, del cuál ya hablé en su día en este blog, y del que me sorprendió su calidad , sus matices y la elegancia que lo situaban muy por encima de lo habitual en esta denominación.



En esta ocasión, tuve la suerte de probar el Torque do Castro 2005 y el sorprendente tinto Tarabelo 2005.

El Torque do Castro 2005, posee 12,5%, está elaborado con godello, treixadura, albariño y torrontés. Presenta color amarillo pajizo con inserciones doradas y verdosas.

En nariz es muy limpio, mostrándo notas de fruta blanca (manzana) y muy floral, todo ello de forma muy elegante.
En boca es elegante, suave, sedoso, con cierto toque goloso y mostrándo una calidad sorprendente en esta denominación.
Por su parte, Torque do Castro 2006, muestra notas en vista amarillas pajizas con inserciones doradas y verdosas a semejanza del 2005. Tanto en nariz como en boca presenta las mismas características que el 2005, este último se encuentra en un momento óptimo de consumo, que el 2006 alcanzará con toda seguridad en breve, ya que se mostró al mismo nivel del 2005, pero que seguro que un poco más de tiempo le sentará aún mejor.


Por su parte, también catamos el tinto Tarabelo 2005, con 8 meses de barrica y 13,5 %. Elaborado con garnacha, caiño y sousón.

Presenta color rojo cereza con borde granate-rojizo.

En nariz presenta una cremosidad, con notas de pasteleria absolutamente sorprendentes, así como notas a cacao, vainilla (caramelo de vainilla) de forma muy clara a pesar de no tener madera americana, y con unas ligeras notas de dulzor y ligerisimas de pasificación muy integradas. Además los taninos están perfectamente ensamblados, equilibrados y sabrosos.

En fin, unos grandes vinos de la DO Ribeiro que nacen de una pequeña y tradicional bodega enclavada en el corazón de la denominación.

6 comentarios:

Alberto dijo...

Simplemente corroborar lo dicho por Carlos. He tenido tambien la suerte de probarlos y sobre todo el tinto me ha sorprendido gratamente. Un gran tinto para esta D.O.
Un saludo

lui c dijo...

Me parece muy interesante lo que comentas de este Tarabelo 2005,te agradeceria si pudieses comentar donde se puede encontrar este vino ademas de en bodega.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Lui c, gracias por participar en el blog, que yo sepa se puede adquirir en los 4 El Corte Ingles (club del gourmet) de Galicia, y luego está en algunos restaurantes de Galicia. Por eso fuera de estos ECI, lo mejor es ponerse en contacto con la bodega.
Saludos
Carlos

IGLegorburu dijo...

Eso Carlos, ¿y para los que no somos de Galicia? :-).

¿Qué tal esa garnacha por por ahí?

Un abrazo
http://iglegorburu.blogspot.com/

La Guarda de Navarra dijo...

Tengo mala experiencia con los ribeiros que se encuentran por aquí pero si tu lo recomiendas habrá que tenerlo en cuenta.
Un saludo.

Carlos Rodriguez dijo...

Ignacio, pues o lo pides a la bodega o te vienes, comemos y probamos alguna botella, ;).
Respecto a la garnacha, el coupage de este vino consigue darle un aspecto muy cremoso, vainilla, etc que resulta muy sorprendente y agradable, muy rico, lejos de las garnachas de Aragón por ejemplo, siempre hablando de este ejemplo en concreto.
Guarda, por eso insisto en el post sobre la calidad de este vino muy por encima de la media en esta DO, realmente es un vino de calidad y muy bien elaborado y ensamblado.