03 agosto 2007

IBEROAMERICA EN CATA 3

Como ya sabeis, para este 3 de Agosto (por cierto ayer fue mi cumpleaños), el tema lanzado desde el otro lado del atlántico por nuestro compañero M. Camblor desde su blog laotrabotella fué, podemos titularlo "el terruño" pero.... con la peculiaridad de sugerir vinos de auténtico terruño, vinos que dicen serlo y no lo son o magníficos vinos que lo son pero no presumen de ellos, en fin toda la serie de combinaciones que os podeis imaginar, y ¿ para qué ?, pues para jugar con el terruño de verdad, con la acepción facilona que está tomando ultimamente por mero significado marketiniano (no sé si existe la palabra pero...), etc. Hace unos dias, en una de las páginas que colaboro (lugardelvino) escribia yo, estas pocas lineas sobre el tema:


"En los últimos días he tenido la oportunidad de hablar bastante de este término, el terruño o terroir. Hace poco, en este portal, el también colaborador y enólogo Carlos Martín hacia referencia a ello en el articulo titulado “La personalidad del vino” de la siguiente manera y cito: “Aunque sin duda el elemento distintivo por excelencia, llamado por los franceses terroir, en castellano conocido como el terruño, supone una de las inquietudes más apremiadas por los enólogos, y que podemos definir como la interacción entre el terreno sobre el que se asienta la cepa, la propia variedad y las condiciones climáticas de la zona; es la esencia de la naturaleza que queda atrapada en una botella.” Después de leer estas líneas y de extraer conclusiones de las conversaciones mantenidas con otros amantes del vino en los últimos días, me quedo por supuesto con la conclusión de que las características de un terruño se trasladan de forma clara y con una buena labor realizada al vino. Pero, me pregunto ¿ hasta que punto en España existen vinos de “terroir” a semejanza de Francia?. No olvidemos que en el país vecino se ha defendido este término como referente de la calidad de un determinado viñedo. Claro que en España, existen vinos muy marcados y diferenciados por el terreno sobre el que han crecido y desarrollado las uvas, pero me parece que el término en España va por otros derroteros y que al mismo tiempo empieza a diluirse y a peligrar la frontera entre un vino de terroir “real” y uno de terroir “ficticio”. No debemos sorprendernos, que en este campo y avalado por la creciente calidad de nuestros vinos surja la “picaresca” o como queramos llamarla y aparezcan vinos de terroir, perdón de terruño, como setas. Existen claros ejemplos de viñedos claramente diferenciados por su configuración, características, localización y altitud respecto incluso a otros de la misma denominación y por tanto cercanos a ellos, y he aquí la característica que debe servirnos para definir un terroir: “la singularidad”. Lógicamente, la singularidad no la aporta el hecho de estar el viñedo englobado dentro de una denominación y menos aún de aportar cierta crianza al vino. La singularidad la aportan ciertos pequeños matices como una orientación especial del viñedo, una cierta altitud, unas particulares horas de insolación, las precipitaciones a las que está sometido, una particular configuración mineral del terreno y un trabajo sobre él de muchos años. Así que bienvenidos los nuevos vinos españoles de terroir, pero los auténticos y no los de terroir “marketiniano”. Anteriormente, he dicho que es un conjunto de pequeños matices los que configuran un terroir, pero creo que más bien es un conjunto de grandes matices, matices que sólo puede aportar la naturaleza acompañada de una buena labor por parte del viticultor."


Dándole muchas vueltas a la propuesta de Manuel Camblor para este evento número 3 de la iberoamerica en cata y pensando por quién (me refiero al vino, tienen personalidad y hay que referirse a ellos de forma correcta, ;-)), se me ocurrió buscar un vino que cumpliese los siguientes puntos:

se acercara al concepto real de terruño pero en España, que no presuma de ello, que su vino tuviera características propias marcadas por el terruño y que realmente surgiera de algún pago cuando menos particular de la zona origen del mismo.

Entonces fué cuando ya a punto de salir en busca de la compra perdida, recorriendo el listado de mi bodega me topé con MANUEL MANZANEQUE NUESTRO SYRAH 2004 y pensé creo que encaja bien en las premisas anteriores y está dentro de las premisas de este evento 3, así que dicho y catado.

Es un vino elaborado bajo la denominación propia de Finca Elez, con 100% syrah y graduación de 13,5% y con una crianza de 14 meses en barrica de roble francés.
Lo primero que llama la atención es la sencilla presentación de la botella con un etiquetaje poco evocador pero, eso es lo de menos.

En vista se presenta con color rojo cereza oscuro con borde granate cardenalicio, de capa media y lágrima de media intensidad.

En nariz nos muestra notas a fresas, frambuesas y grosellas acompañadas de cremosidad, regaliz y cacao junto con toques de hollejo, algo de tabaco puro, así como tostados de la madera (cedro) y notas balsámicas. Todo ello envuelto en claras notas de mineralidad, pizarra y grafito aportadas por el terruño.

En boca posee taninos equilibrados, un paso largo, de nuevo fruta roja, ligeramente cálido y untuoso y otra vez surge la cremosidad y el cacao.

Simplemente queda leer las elecciones de los demás participantes que seguro son más intersantes que esta, además nos sorprenderán, y a esperar a la iberoamerica en cata número cuatro.

7 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Es una lastima no haber podido participar en la tercera edición de la Iberoamericana de cata pero estaba demasiado ocupado regresando de Jordania y del follón que he tenido con una entrada publicada ( todavia estoy flipando), pero bueno, al grano, que te lo pases bien por Dinamarca y cuidado con "Cristiania" si existe todavia ( hace dos años nos recorrimos Dinamarca y la verdad es de las cosas que merece dedicarle unas horas).

Un saludo y felices vacaciones.

Carlos Rodriguez dijo...

Gracias por la sugerencia y como te comenté en tu blog, ánimo y a seguir como siempre.
Saludos

SobreVino dijo...

Feliz cumpleaños, Carlos, en primer lugar.

En tu vino hasta la denominación habla de terruño: Finca Élez. Hace ya bastante tiempo que probé por última vez los vinos de Manuela Manzaneque, y aunque era una época en que todavía no tomaba notas sí recuerdo que me parecieron unos muy peculiares vinos albaceteños.

Un abrazo.

Carlos Rodriguez dijo...

gracias sobrevino, creo que se ajustaba bastante a lo que pretendía reflejar en esta ocasión por mi parte. La tuya sí que ha sido una elección magnífica
Saludos

elbaranda dijo...

Conozco los vinos de Finca Élez desde antes de que tuviera oficialmente la categoría de D.O. y siguen siendo "especiales". Lástima que no sean más conocidos, al igual que los Calzadilla de Paco Uribe o los Dehesa del Carrizal -por no salir de la zona-, que también hubieran sido una buena opción para esta cata.
Saludos,
Mario

Gilberto dijo...

Feliz cumpleaños con demora a uno de los miembros de IEC!

Carlos Rodriguez dijo...

Gracias, y a continuar con la 4 IEC, ya he leido tu elección, desconocida para mí, por ello en lo que a mi respecta tomo nota.
Saludos