22 octubre 2007

PQ 2005

o lo que es lo mismo Palacio Quemado 2005. Este vino está elaborado con 100% syrah sólo en añadas excelentes bajo la DO Ribera del Guadiana, Extremadura, por Bodegas Alvear. Posee 6 meses de barrica en roble francés y que posee una graduación de 13,5%.


Foto by Roco&Wines

Conocí este vino gracias a uno de los desafios verema, y me llamó la atención gratamente, por eso hace unos días decidí comprar una botella para catarlo de nuevo.
En copa es un vino con color rojo picota de capa media con un bonito borde granate, con lágrima media y muestra densidad.
En nariz nos regala notas de frutillos rojo y negros, acompañados de cremosidad concretamente con aromas de pasteleria y cacao, al mismo tiempo podemos apreciar un fondo de matices terreos y ricos tostados. También aparecen notas herbáceas. Todo los aromas están muy conjuntados y equilibrados, profundizando un poco más aparecen matices de regaliz, ligera madera, vainilla y galletas, y también guindas.
En boca los taninos están bien estructurados pero con presencia, es largo, de nuevo fruta negra pero más madura que en nariz, matices varietales y herbáceos, cremosidad de nuevo, llena la boca, aparecen matices especiados y existe un ligerisimo verdor final.
En general es un vino con profundidad, bien elaborado y con matices de frescura y juventud acompañando esa profundidad.
Particularmente volverá a pasar por mis manos, muy interesante, muy buen syrah.

2 comentarios:

CarlosGonzalez dijo...

Tambien yo me lleve una gratisima impresion con este PQ en el desafio. Diria que fue una de las sorpresas. Comparto tu entusiasmo.
Ala, salut!

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Carlos, la sensacion del primer desafio creo que fué que este PQ está entre los vinos que mas gustaron, a mi en su momento me gustó. Creo que es un vino que po 10€ vale la pena, de largo, y que se puede guardar y disfrutar en los próximos meses. Es un buen ejemplo de syrah, a diferencia de otros que ultimamente he catado y que estaban excesivamente "duros", ahora a compararlo con el Enrique Mendoza que tengo en bodega.
Saludos
Carlos