25 mayo 2008

De garnachas, chiquilicuatres y simplezas

Sí, si que estais leyendo Roco&Wines, aunque el título sea absolutamente distinto a los que estoy acostumbrado y las líneas a continuación dejan de lado la línea habitual de este blog. Pero, si a lo que estaba pensando escribir este domingo le añadimos lo que acabo de leer en el blog de nuestro amigo Joan, Devinis, y por ende después en El País se ha generado una mezcla curiosa a base de vinos y de estupores.
Pensaba en escribir un post, desde mi absoluta ignorancia y baja categoría cultural desde este gallinero virtual que es Roco&Wines. Desde el anonimato, perdón, se me olvidaba que mi nombre, profesión y base cultural están a la vista de todos desde el primer día en este blog. Rectifico entonces y comienzo de nuevo: desde el NO anonimato y mi ignorancia, disculpen de nuevo, me olvidaba que desde mi títulación de Ingeniero Industrial Superior y de haber crecido vinculado a viñedos y, efectivamente no soy enólogo, pero he tenido hasta la fecha una vida vinculada en gran medida al vino, haber estado horas de mi vida dentro de bodegas y en viñedos, me permite cuando menos escribir este blog, y no gallinero en todo caso perrera, de la forma que lo hago. No digo, que no es el caso, de que se cite este u otro blog por su nombre, pero he ahí el problema, no se puede generalizar y meternos a todos en el mismo saco.


Es grave,sí, que los lectores del País puedan sacar la unica conclusión que se puede obtener de dicho artículo del Sr. Capel: los blogs enogastronómicos son una panda de personajes interesados que escriben sin fundamento alguno. Como dicen por mi tierra "habelos hailos" pero con el tiempo y dedicación que supone mantener un blog, independientemente de que lo lean o no, duele que se pueda crear una falsa idea sobre los mismos.


Este blog y doy fe, los de los amigos que se pasan frecuentemente por aquí, son blogs de amantes del vino, que se ganan la vida de otras multiples maneras vinculadas o no al vino y que insisto, no hay más que leerlos, no obtienen ningún beneficio más que el de compartir conocimientos y apaciguar nuestras ansias por sabar cada día más y más de nuestra afición.


Aquí meto la tijera y cambio hacia lo que en principio queria escribir hoy: de garnachas y chiquilicuatres.


Estos últimos días en este blog y con otros habituales, hemos cambiado impresiones sobre la garnacha. Variedad de la que sabeis mi interés, perdón de mi gusto, y que procuro a la mínima oportunidad defenderla y alabarla para que pueda adquirir el estatus que se merece. Así que llevado por la corriente chiki-chiki decidimos ver Eurovisión y como se prometía largo, opté por abrir algún vino que llegado el caso me permitiera disfrutarlo si así se dejaba hasta el final. Me acordé revisando mi hoja de cálculo que en la vinoteca tenía un Santa Cruz de Artazu 2004 Garnacha.


Buena opción para poder analizar con calma como desde el punto de vista del marketing se puede elaborar un producto de la noche a la mañana sin que se note que lo es. La verdad que este chiki-chiki debe pasar ipso facto a los temarios de marketing y ser de estudio en muchos MBAs.


Así, que entre sonrisa y sonrisa, abrí y dí buena cuenta de esta garnacha de Artazu. Es un vino perteneciente a la DO Navarra, elaborado con 100% garnacha por el grupo Artadi y con una graduación de 14% .

En copa presenta color cereza oscuro con borde ligeramente suavizado pero muy vivo.
En nariz surge la fruta roja de forma comedida así como balsámicos y mentolados de fondo y ligeros. La nariz rezuma frescura, ligeros matices de cacao, tostados y ahumados y una cremosidad por lo tanto discreta.
En boca posee buenos taninos, es largo y de nuevo surge la fruta roja pero en esta ocasión más madura. El alcohol está integrado, de nuevo se muestra fresco, sabroso y equilibrado. Aparecen otra vez los suaves tostados y ahumados. El resumen podría ser el equilibrio: no existe ningún matiz exagerado ni predominante sobre los demás, forma un conjunto equilibrado, interesante, sin el plus de cremosidad habitual de la garnacha.


Por ponerle dos peros sería por un lado el corcho que podría ser de mayor calidad y el precio, ya que sin ser exagerado (19€) sí que es elevado en comparación con otros garnachas de similar calidad.
Para terminar y desde la indepencia absoluta y sin ningún interés (ojalá), animaros a quién no la conozca en su máxima expresión a disfrutar de la garnacha, variedad muy nuestra y con unos matices muy apropiados para casi todos los paladares.

8 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

Bravo por el vino, por tu cata y por la respuesta a ese individuo mal educado que seguro vive de un sueldo inmerecido. Trabajar insultando debería estar mal pagado. Y sobre todo por ignorante, falso y cobarde.
¡Paso de él!
Saludos.

Carlos Rodriguez. dijo...

Hola Guarda, hablando de lo unico importante, otro garnacha más de calidad y de tu tierra. Del resto, mejor ni hablar, ya está todo dicho.
Saludos
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Estamos bien de acuerdo en todo, ya lo sabes, tanto en la opinión sobre la columna del Sr. Capel, como en este Santa Cruz de Artazu, del que he podido tomar varias botellas y siempre ha estado a una buena altura. Ahora que puedo comparar su precio con otras garnachas excelentes que he probado en los últimos tiempos, llevas razón también en que sale quizás algo caro.
Saludos
Joan

Carlos Rodriguez. dijo...

Estimado Joan, me alegra compartir opinion sobre el vino, del resto mejor no hablar. Efectivamente es un buen ejemplo de garnacha, buen vino muy equilibrado pero sí que es precisamente algo caro en relación con otros garnachas, pero eso no quita que aún así sea una interesante compra ya que existen muchos vinos de mayor precio y peor calidad. Pero en el abanico de garnachas como por ejemplo el Tres picos del que hablaba hace poco o el Grego sin ir más lejos tienen precios más interesantes y en conjunto son mejores compras.
Saludos
Carlos

Jose luis Louzan dijo...

Y si es cierto lo de que cuando hablan de ti te pitan los oidos el señor este debe estar en Nueva York sin oir nada ni a nadie del zumbido que lleva desde el domingo.

Por lo demas me anoto lo de las garnachas, mi gran desconocida.

Un saludo

Olaf dijo...

Muy acertada tu lectura del asunto Capel y excelentes comentarios.

Sobre la garnacha... yo también soy bastante fan de esta variedad (si alguien me soltase 100€ para un vino, sin dudas me iría a buscar un Rayas, que le tengo ganas). Aunque muchas veces sea una relación amor/odio, porque las hay muy buenas y las hay que me hacen salir corriendo. Me figuro que no debe de ser fácil hacer vinos de esta uva, tan propensa a elevadisimos grados alcohólicos. Este en concreto no lo conozco, pero ya lo buscaré que me ha gustado la descripción que das.
Saludos

Olaf

Carlos Rodriguez. dijo...

Hola José Luis, pues sí que debe estar lejos, aunque más como platos se pusieron mis ojos al leerlo que al probablemente le chillen sus oidos.
Saludos

Carlos Rodriguez. dijo...

Olaf, gracias.
Pues si cuando compres Rayas tienen un 2x1 mandame una botella que yo también le tengo muchas muchas ganas.
Este Artazu es un buen ejemplo de garnacha y sobre todo con menos expresión que otros pero creo que su precio, que insisto no es caro, lo dejan algo peor situado que otros garnachas.
Respecto a la garnacha es cierto que es dificil conseguir buenos vinos.
Y hay otras garnachas con 90 y tantos puntos de algunos que como dices te hacen salir corriendo.
Saludos