28 mayo 2008

Un par de catas pendientes

Repasando las dos últimas páginas de la recién terminada libreta de notas de cata, he visto que tenía un par de notas pendientes por introducir. Por un lado un rosado navarro y por otro un cava catalán.
No tienen nada que ver entre ellos ni tampoco han dado lugar a un artículo que destaque por sensaciones o por otro tipo de sentimientos que surgen con ciertos vinos. Así que os dejo otro post del tipo descriptivo.
Ambos tienen la característica de ser un regalo y ambos con buenas intenciones.
El rosado se trata de Urabain 2007 que se elabora exclusivamente a partir de merlot.
En copa presenta color fresa, frambuesa suave con cierta intensidad. La nariz es de cierta intensidad, con fondo dulce y con matices a gelatina de frambuesa y cerezas. Frescura.
En boca posee cierta intensidad, cierta calidez final y ligeros matices frutales (frambuesa), además es persistente, largo. En general no destaca por ningún matiz y se queda en, digamos uno más.


Por su lado, el cava, Olivé Batllori brut nature presenta en copa color amarillo pajizo suave con burbuja media.
En nariz es fresco, ligero, herbal y algún atisbo pero de forma ligera de fruta blanca. En conjunto la nariz posee poca intensidad.
En boca de nuevo se muestra fresco, persistente y con ligeros matices de fruta blanca pero de nuevo peca de falta de intensidad. Al final aporta citricos y cierto amargor. Igual que el rosado se queda de nuevo en uno más, ya que además de la ligereza de matices no se muestra excesivamente elegante.

No hay comentarios: