30 septiembre 2008

Pazo da Touza 2006. Homenaje a D.José.

¡Qué curioso este vino! ¿Sí?. Pocas veces, o ninguna, un vino me ha traido tan buenos recuerdos como este, por ello.....muchas gracias Alberto.
No es el mejor Rias Baixas, que he probado, ni mucho menos, ni el peor faltaría más, podría encuadrarlo en lo que denominaría gama media-alta. Pero qué curioso, ¿a qué se deben esos recuerdos? muy fácil, tan fácil como que nos casamos en ese Pazo da Touza.

¡Con lo dificil que es que algún vino, sin ceñirnos al aspecto vinícola, pueda recordarme momentos tan agradables, sinceros e imborrables!.

De entrada, el nombre me sorprendió pero trantándose de un Rias Baixas del 2006 opté por guardarlo un tiempo y después de varios meses en la vinoteca, decidí abrirlo y rememorar un Septiembre del 2004 en un Septiembre del 2008.

Lo caté hace ya una o dos semanas.....pero hablando de recuerdos y si me permitís la licencia, hoy martes 30 después de un fin de semana muy, muy dificil también quiero que sirva de homenaje a D. José M. Conde gran apasionado del vino y tío político. Este fin de semana como he dicho ha sido complicado: el viernes enterrabamos a D. José, al mismo tiempo nacía un nuevo miembro de la familia y al día siguiente asistiamos a la boda de otro de los personajes de la familia, ¡sólo faltaba Berlanga con la cámara de video y los americanos en la calle central!. Aún me siento raro, espero no tener que pasar por lo mismo nunca más, no quiero que se junten lo agrio y ácido con lo dulce y goloso.

D. José, tío José para todos nosotros, era de esas personas divertidas, extraordinariamente divertidas, con la que me gustaba hablar y discutir de vinos y por la que yo, particularmente, tenía siempre un mimo especial, o procuraba. Hacía reir a todos y mucho, y en otras ocasiones te sacaba de quicio, todo un personaje, ¿sí? otra vez esta pregunta en este artículo. Pues sí, nunca, repito nunca, ví un velatorio con tanta gente ¿y?, seguimos con las explicaciones, pues tan sencillo como que por un lado era aún relativamente joven y por otro extremadamente conocido y querido.
Sirvan estas líneas de homenaje postumo hacia el tío José y de cariño hacía su mujer y sus hijas.
Creo que aunque sea una mezcla rara, creo que es una mezcla cuando menos interesante: un vino que se llama como el lugar donde nos casamos, donde José disfrutó de una gran velada y por otro el homenaje a tan gran personaje. Va por tí, José, tío José.

Este Pazo da Touza en copa nos ofrece color pajizo dorado con matices verdosos. En nariz es frutal, herbáceo, y me recuerda a prados verdes. Surgen matices de piel de manzana, frescura, ligereza, hueso de fruta y ligero pomelo. En conjunto es una buena nariz. En boca de nuevo es fresco con notas varietales y con final ligeramente amargo. En conjunto es sabroso, largo y a la vez ligero. Aparece de nuevo la fruta blanca, el hueso y el pomelo. Todo ello acompañado de matices de sésamo y salinidad. Considero mejor su nariz que su boca y oh sorpresa, me recordó por momentos y con cierta distancia a un muscadet ¡¡!!.
Tremenda dualidad: sensaciones aportadas por un vino y sentimientos agrios consecuencia de un terrible momento mezclado por la alegría de otra boda y todo ello aderezado con los recuerdos que nos trae este Pazo da Touza. No me pregunteis como me siento porque ni yo lo sé.

9 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

Un abrazo muy fuerte, Carlos. La verdad que vaya momentos mas difíciles, tan intensos, emotivos y, en tu caso, concentrados.
Se me hace imposible imaginar mi estado de animo en semejante tesitura. Creo que no hubiera sido capaz de disfrutar de los momentos dulces, con la disculpa ante quienes habían preparado su fecha con anticipado sin esperar fatal coincidencia.
Comprendo y admiro la escritura de este post.
Ánimo.

Carlos Rodriguez dijo...

Gracias Guarda por tus palabras. Ha sido como comento en el post y bien dices un cocktail extraño e indescriptible de sensaciones absolutamente enfrentadas. Ahora bien te digo, que conociendo a José no nos hubiera perdonado no asistir y "disfrutar" de la boda, no te quepa duda.
Un abrazo.
Carlos

Alberto dijo...

Hola Carlos:
Me alegro por la parte del buen recuerdo del vino, aunque no sea tanto por la calidad y si por el nombre. Siento lo de vuestro tio, pense que solo habias tenido la boda.
Un fuerte abrazo.
P.d.: Seguiremos "aportando" mas y mejores botellas.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Alberto,el vino se comprotó mucho mejor de lo que me esperaba, en serio.Mil gracias.
El fin de semana como ves fué más "completo".
Saludos y ya sabes que toda aportación es bienvenida, jaja.
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Así es la vida,amigo mío, la felicidad comppleta no existe y uno tiene que ir alternando tragos de distinto pelaje.
Este vino suena interesante aunque,a lo que dices,no ahré muchos pasos por encontrarlo. Ayer compré algunas botellas de Tricó 2007. Me han hablado muy bien de él, ¿alguna pista?
Saludos,
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Joan, tienes toda la razón. Respecto a este Pazo da Touza si resultó agradable de beber y algo distinto a los últimos Rias Baixas pero sin llegar al peldaño alto de otros ya conocidos por todos nosotros. Respecto al Tricó, es la primera noticia que tengo así que espero tus notas y lo buscaré por aquí.
Saludos

Administrador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier dijo...

Acabo de descubrir el blog. Felicidades. Bien comentados (muy útiles) y además a nivel de aficionado que quiere disfrutar y no de ser un pejiguero que se las da de experto. ¡Muy útil! Y si además resulta que hemos probado algún vino común todavía mejor para poder comparar.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Javier, bienvenido pues. Me alegro que te guste el blog, se agradece y mucho. Espero leerte más por aquí.
Saludos
Carlos