28 octubre 2008

Berberana Gran Reserva 1970 y Reserva 1970

Hace ya dos sábados que acudimos a la invitación para comer con mis padres y sorpresa... sigue lanzado abriendo botellas, llamemoslas clásicas. Además cuando llegas sobre las 14h las botellas siempre están abiertas con unas horas de antelación. Reconozco que cuando las ví no esperaba mucho, y al principio pensé que se trataban de 2 botellas de Berberana Gran Reserva 1970 pero al poco tiempo me di cuenta del pequeño "engaño", no por culpa del anfitrión, sino por el idéntico etiquetaje que podeis ver en la foto.

Teniamos una interesante pareja formada por un Berberana Reserva 1970 y un Berberana Gran Reserva 1970. Rápidamente me vinieron a la mente varias cosas, como que pocos quedan en la Rioja que elaboren como antaño (Lopez de Heredia, por ejemplo), como han cambiado las pautas de elaboración y la forma de hacer las cosas y... de nuestro amigo Iñaki de Baba O' Wines que creo recordar que me comentó una vez una estupenda experiencia con un Berberana del 24. (Iñaki corrígeme si me equivoco).

Cada vez disfruto más de los vinos con muchos años a sus espaldas, me aportan sensaciones que hace tiempo no sabía o no quería apreciar y debo reconocer que siempre quedará en mi memoria por ejemplo un Murrieta Reserva 1960 tomado casi hace un año.
Sólo es cuestión de tener suerte con la botella, muchas veces no tanta, existen auténticos vinos "clásicos" con mucha vida aún. Luego abrirlas y oxigenarlas con cariño y después disfrutar de esos matices tan particulares y distintos al día a día que nos ofrecen, como si aparcaramos el ritmo frenético y tomaros el tranvía del sosiego. Son vinos para beber despacio, con tiempo y con una larga conversación entre copa y copa.
El Berberana Gran Reserva 1970:
en copa se presentaron ante nosotros con claros matices cobrizos mezclados con tonos tostados y anaranjados ya apagados. En nariz nos ofrece notas tostadas, madera y fruta licorosa como guindas. En boca sigue presente la guinda acompañada de ahumados y los tostados. Es largo y en el final aparecen algunas notas a aceituna. Aún poseía cierta intensidad.
Por su lado el Reserva 1970, se comportó practicamente igual, con los mismos matices que el Gran Reserva , un poco más discreto pero casi idéntico, podría haber pensado perfectamente que se trataba de dos botellas del Gran Reserva.

Pues bienvenidas todas estas últimas viejas botellas y las próximas que nos esperan.

Para acabar el post os dejo con una foto, que está en sintonía con las sensaciones que nos dejan las botellas clásicas y más ahora en Otoño, titulada "Otros tiempos" y realizada por mi amigo Marcelo, podeis encontrarla en su web: Aelygon.

6 comentarios:

Oscar Gallifa dijo...

Suerte la tuya de tener un padre con una bodega surtida de buenos y clásicos vinos. Envidia de la buena nos das...

Estamos en sintonia cuando dices eso de "pocos quedan en la Rioja que elaboren como antaño".

A seguir disfrutando de tu padre y sus vinos!!

OG

Olaf dijo...

Los viejecillos Riojanos suelen dar buenas alegrías. Ayer me metí un atracón de Viña Reales e Imperiales viejos, bien ricos y muy enteritos todos. Mucho disfrute, equilibrio y complejidad (en el blog de Iñaki esta todo muy bien relatado).
Y como dice Oscar, que suerte tener un padre con buenas cosas guardadas.
Saludos

Olaf

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Oscar, cuestión de recibir durante años muchas, muchas botellas de regalo que se decidiera a guardarlas.
Creo que salta a la vista de que las elaboraciones desde los 80-90 hasta ahora han cambiado muchoooo en la Rioja, pero el mercado cambia.
Saludos
Carlos

Carlos Rodriguez dijo...

Olaf, ya leí lo que escribió Iñaki, la verdad que vosotros os cuidais muy bien. Seguro, por lo que comenta Iñaki, que fue una estupenda cata de Reales e Imperiales. Pena de no estar cerca.
Saludos
Carlos

Oscar Gallifa dijo...

Por supuesto que el mercado cambia (rotundamente cierto, por desgracia), pero.... que vinos guardaras tú para tus hijos???


Siempre te quedará el riesling ;-))



Saludos

OG

Carlos Rodriguez dijo...

Oscar, espero dejarle poco vino a mis hijos...ahora en serio, creo que excepto algún Rioja de Heredia perdido en la bodega, algún riesling, algún Barolo, algún frances que otro, a bote pronto poco más se me ocurre que les pueda llegar en buen estado.
Las elaboraciones ya no están enfocadas a grandes guardas pero sí salen al mercado más de uno y de dos infanticidios de vinos y tengas que darles la crianza en botella en tu casa, pero no tantos años como para que puedan catarlas mis posibles hijos.
Saludos