30 noviembre 2008

Enrique Mendoza Shiraz 2004

Entre caja y caja de la mudanza y maleta y maleta transportada dispongo de 10 minutos para escribir sobre alguna de las últimas notas de mi libreta. Así que saltándome notas de vinos que no me han transmitido nada salto a la hoja de este Enrique Mendoza Shiraz 2004, ya que de los últimos vinos probados y/o bebidos junto con el que precisamente estoy tomando mientras escribo estas lineas, Aldonia La Dama 2005, son los únicos que me han hecho disfrutar. De la señora La Dama hablaré en unos días, largo y tendido.
Enrique Mendoza se ha convertido en un asiduo permanente de mi bodega en diversos tipos, ya sea el shiraz, ya sea el petit, o el dolç. Ahora que hablo del dolç estaré siempre agradecido que en mi visita de hace unos años a Valencia, allá por el 2006, Constan de La Malquerida me hizo conocer ese magnífico vino. Lo dicho, considero a Enrique Mendoza un ejemplo de vinos de gran calidad a unos precios magníficos.
Desde aquel viaje la botella reposaba en mi bodega esperando que el tiempo le sentara bien y lo mejorara aún más.
Fue vendimiado el 1 de Octubre del 2004 y criado durante 14 meses en barricas nuevas de Allier. Fué embotellado en Febrero del 2006, concretamente 17500 botellas.
Hace ya unos meses pasó por nuestras copas la añada 2005 que me convenció más aún de la necesidad de botella, así que la 2005 sigue reposando en bodega y la 2004 la dejé y dejé reposar, pero el otro día y con la excusa de aligerar la bodega para no trasladar tantas botellas decidí abrirla y que bien hice.
Disfruté de lo lindo con este shiraz, estaba en su momento, y me ofreció todo lo que me esperaba de él. Resultó un monovarietal sencillo en el número de matices pero los que te aporta son intensos y complejos, y lejos de ser un vino masticable o algo duro como le pasaba hace unos meses al 2005.
En copa se ofreció con color picota de capa alta con borde granate y matices violáceos.Intensidad.
En nariz nos ofrece ciruelas, cacao, mucha profundidad, moras, tostados muy cremosos con un fondo especiado muy ligero y balsámicos. Acompañan ligeros ahumados y tabaco.
En boca los taninos ya están integrados, llena la boca, es sabroso, largo, de nuevo la fruta madura en concreto ciruela, moras acompañadas de regaliz. Surge cacao, el final es ligeramente especiado. Resulta elegante. Muy bueno. Lejos de ser un shiraz duro y masticable, el tiempo en botella le ha venido de perlas.

2 comentarios:

Mariano dijo...

Había probado el 2005 y, como bien dices, se hacía un poco duro. Probaré a guardar otro.
¿Has probado el Pinot Noir de Enrique Mendoza?, yo tengo una botella del 2006 en pero en principio prefería esperar un poco para abrirlo.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Mariano, efectivamente que estaba bastante duro así que habrá que darle botella igual que en su momento al 04, incluso el 05 creo que necesitará más.
Respecto al Pinot creo que debe ser el unico vino de Mendoza que me queda por probar.
En principio puedes darle mas botella sin ningún problema pero seguro que ya está en un momento correcto de consumo.
Saludos