31 mayo 2008

Roux Pere & Fils Mercurey

Esta semana decidí abrir algún vino no nacional, ya que hacía tiempo que no probaba nada fuera del ámbito de nuestas fronteras. Hacía ya unos meses que había adquirido este Grand Vin de Bourgogne, desde el desconocimiento ya que no lo conocía. En concreto se trata como indica el título de Roux Pere & Fils Mercurey La Perriere 2006.
Mercurey, es una de las más importantes zonas vinicolas de Borgoña, está situada cerca de Chalon-sur-Saône.
En concreto este productor es uno de los mayores de Côte d'Or y data de 1885. Côte d'Or (Cuesta de Oro) es un departamento de Borgoña y que precisamente adquiere su nombre inspirándose en el color dorado de los viñedos de los montes de Beaune en otoño. Côte d'Or es la parte central y más famosa del viñedo borgoñón.


Este Mercurey está elaborado logicamente con pinot noir y posee una graduación de 13%.
Lo primero que te llama la atención es el color que presenta, esperaba un color de cierta capa y me encontré todo lo contrario. Hacía tiempo que no tenía en la copa un rojo tan suave, mas bien color fresa, frambuesa con borde muy suavizado.
En nariz se muestra fresco, gomoso (golosinas), varietal, floral y con aromas de fruta roja escarchada con ciertos mentolados de fondo. Con el tiempo esas notas de fruta roja se van transformando en notas de yogurt con fruta roja.
En boca es muy ligero y suave, de nuevo fresco y gomoso. La fruta roja aparece de nuevo pero de forma muy leve. Los taninos son muy comedidos y leves. Posee cierta persistencia.
El resumen es que se trata de un vino muy fácil de beber, con los matices muy leves y comedidos. Según pasa el tiempo mejora pero creo que peca precisamente de excesiva suavidad pero ello tampoco le resta que por 16€ puedes disfrutar de un pinot noir muy fresco y fácil de entender.

28 mayo 2008

Un par de catas pendientes

Repasando las dos últimas páginas de la recién terminada libreta de notas de cata, he visto que tenía un par de notas pendientes por introducir. Por un lado un rosado navarro y por otro un cava catalán.
No tienen nada que ver entre ellos ni tampoco han dado lugar a un artículo que destaque por sensaciones o por otro tipo de sentimientos que surgen con ciertos vinos. Así que os dejo otro post del tipo descriptivo.
Ambos tienen la característica de ser un regalo y ambos con buenas intenciones.
El rosado se trata de Urabain 2007 que se elabora exclusivamente a partir de merlot.
En copa presenta color fresa, frambuesa suave con cierta intensidad. La nariz es de cierta intensidad, con fondo dulce y con matices a gelatina de frambuesa y cerezas. Frescura.
En boca posee cierta intensidad, cierta calidez final y ligeros matices frutales (frambuesa), además es persistente, largo. En general no destaca por ningún matiz y se queda en, digamos uno más.


Por su lado, el cava, Olivé Batllori brut nature presenta en copa color amarillo pajizo suave con burbuja media.
En nariz es fresco, ligero, herbal y algún atisbo pero de forma ligera de fruta blanca. En conjunto la nariz posee poca intensidad.
En boca de nuevo se muestra fresco, persistente y con ligeros matices de fruta blanca pero de nuevo peca de falta de intensidad. Al final aporta citricos y cierto amargor. Igual que el rosado se queda de nuevo en uno más, ya que además de la ligereza de matices no se muestra excesivamente elegante.

25 mayo 2008

De garnachas, chiquilicuatres y simplezas

Sí, si que estais leyendo Roco&Wines, aunque el título sea absolutamente distinto a los que estoy acostumbrado y las líneas a continuación dejan de lado la línea habitual de este blog. Pero, si a lo que estaba pensando escribir este domingo le añadimos lo que acabo de leer en el blog de nuestro amigo Joan, Devinis, y por ende después en El País se ha generado una mezcla curiosa a base de vinos y de estupores.
Pensaba en escribir un post, desde mi absoluta ignorancia y baja categoría cultural desde este gallinero virtual que es Roco&Wines. Desde el anonimato, perdón, se me olvidaba que mi nombre, profesión y base cultural están a la vista de todos desde el primer día en este blog. Rectifico entonces y comienzo de nuevo: desde el NO anonimato y mi ignorancia, disculpen de nuevo, me olvidaba que desde mi títulación de Ingeniero Industrial Superior y de haber crecido vinculado a viñedos y, efectivamente no soy enólogo, pero he tenido hasta la fecha una vida vinculada en gran medida al vino, haber estado horas de mi vida dentro de bodegas y en viñedos, me permite cuando menos escribir este blog, y no gallinero en todo caso perrera, de la forma que lo hago. No digo, que no es el caso, de que se cite este u otro blog por su nombre, pero he ahí el problema, no se puede generalizar y meternos a todos en el mismo saco.


Es grave,sí, que los lectores del País puedan sacar la unica conclusión que se puede obtener de dicho artículo del Sr. Capel: los blogs enogastronómicos son una panda de personajes interesados que escriben sin fundamento alguno. Como dicen por mi tierra "habelos hailos" pero con el tiempo y dedicación que supone mantener un blog, independientemente de que lo lean o no, duele que se pueda crear una falsa idea sobre los mismos.


Este blog y doy fe, los de los amigos que se pasan frecuentemente por aquí, son blogs de amantes del vino, que se ganan la vida de otras multiples maneras vinculadas o no al vino y que insisto, no hay más que leerlos, no obtienen ningún beneficio más que el de compartir conocimientos y apaciguar nuestras ansias por sabar cada día más y más de nuestra afición.


Aquí meto la tijera y cambio hacia lo que en principio queria escribir hoy: de garnachas y chiquilicuatres.


Estos últimos días en este blog y con otros habituales, hemos cambiado impresiones sobre la garnacha. Variedad de la que sabeis mi interés, perdón de mi gusto, y que procuro a la mínima oportunidad defenderla y alabarla para que pueda adquirir el estatus que se merece. Así que llevado por la corriente chiki-chiki decidimos ver Eurovisión y como se prometía largo, opté por abrir algún vino que llegado el caso me permitiera disfrutarlo si así se dejaba hasta el final. Me acordé revisando mi hoja de cálculo que en la vinoteca tenía un Santa Cruz de Artazu 2004 Garnacha.


Buena opción para poder analizar con calma como desde el punto de vista del marketing se puede elaborar un producto de la noche a la mañana sin que se note que lo es. La verdad que este chiki-chiki debe pasar ipso facto a los temarios de marketing y ser de estudio en muchos MBAs.


Así, que entre sonrisa y sonrisa, abrí y dí buena cuenta de esta garnacha de Artazu. Es un vino perteneciente a la DO Navarra, elaborado con 100% garnacha por el grupo Artadi y con una graduación de 14% .

En copa presenta color cereza oscuro con borde ligeramente suavizado pero muy vivo.
En nariz surge la fruta roja de forma comedida así como balsámicos y mentolados de fondo y ligeros. La nariz rezuma frescura, ligeros matices de cacao, tostados y ahumados y una cremosidad por lo tanto discreta.
En boca posee buenos taninos, es largo y de nuevo surge la fruta roja pero en esta ocasión más madura. El alcohol está integrado, de nuevo se muestra fresco, sabroso y equilibrado. Aparecen otra vez los suaves tostados y ahumados. El resumen podría ser el equilibrio: no existe ningún matiz exagerado ni predominante sobre los demás, forma un conjunto equilibrado, interesante, sin el plus de cremosidad habitual de la garnacha.


Por ponerle dos peros sería por un lado el corcho que podría ser de mayor calidad y el precio, ya que sin ser exagerado (19€) sí que es elevado en comparación con otros garnachas de similar calidad.
Para terminar y desde la indepencia absoluta y sin ningún interés (ojalá), animaros a quién no la conozca en su máxima expresión a disfrutar de la garnacha, variedad muy nuestra y con unos matices muy apropiados para casi todos los paladares.

24 mayo 2008

Mestizaje

Aunque por el título, no lo parezca hoy voy a escribir sobre un vino mediterráneo que tiene por nombre Mestizaje y que es un vino de la tierra El Terrerazo. Está elaborado por Bodega Mustiguillo en Valencia. Se trata de la añada 2006.

El nombre me imagino que surge del coupage del vino, ya que está elaborado con cabernet sauvignon, bobal,garnacha,syrah, tempranillo y merlot lo cuál es un ejemplo de mestizaje sin lugar a dudas.


En copa presenta color picota de capa media con borde cereza oscuro intenso. Lágrima media.

En nariz es cremoso, en concreto notas de galletas, presenta fruta madura, chocolate negro, cierto fondo de vainilla y mentolados así como notas tostadas.

En boca posee taninos con cierta presencia así como ligera calidez. Notas especiadas. El alcohol, que es de 14,5% está integrado. Surge de nuevo la fruta madura y es menos cremoso que en nariz. Necesita pulirse y le vendrá muy bien unos meses en botella ya que además del pulido que necesitan los taninos presenta cierto verdor de juventud.

Es un ejemplo sencillo de vino mediterráneo que deberemos volver a catar dentro de unos meses, a lo largo del 2009.
De momento está algo lejos de la alta calidad que ultimamente nos ofrecen ciertos vinos del Levante, con buena recuperación de la, en su día, olvidada bobal y otros grandes trabajos con la monastrell. Y sin irnos muy lejos, concretamente al post de la IEC10 publicado hace unos días en este blog y que tenía de protagonista a un vino balear.IEC10

22 mayo 2008

Las llaves de San Pedro, Oviedo

Detrás de este singular nombre se encuentra en Oviedo una vinoteca a la cuál llegué de casualidad en una noche lluviosa después de un largo día de trabajo. Algo tan sencillo como buscar un lugar donde cenar y tomar un vino lo más cerca del hotel deparó encontrar un interesante local y una buena conversación sobre vinos.
Precisamente hace unos días publicaba en mi colaboración habitual con Lugardelvino.com, el vino por copas un artículo sobre la dificultad de disfrutar de vinos por copa y precisamente, en esta vinoteca-restaurante poseen en este aspecto una amplia selección, lo cuál agradecí y más después del pensamiento trasmitido en ese artículo, tanto en número como en denominaciones, ya que además de no encontrarte con las remanidas referencias de siempre puedes disfrutar de interesantes vinos desde Rioja a Calatayud pasando por Madrid, por ejemplo. Además los vinos están bien conservados y a temperatura correcta.
Desde aquí darles las gracias por la atención, por los vinos y sobre todo por la conversación.
Así que, y desde el gran desconocimiento que tengo sobre esta ciudad, si pasais por Oviedo o si vivis allí, recomendaros que paseis por la C/ Rio San Pedro 11.
Posee otro local, el cuál no conozco pero os dejo el enlace, parece ser una de las vinotecas más pequeñas de España: thyrsusvinoteca

18 mayo 2008

Garnacha, Borsao y RCP. Tres Picos 2006

El título del post podría ser algo parecido, pero reflejando lo que te encuentras en cada botella de Borsao, concretamente de su Tres Picos: buena garnacha, buena elaboración y estupendo precio. El caso de Borsao es digno de estudio, probablemente estaría en la lista Top de vinos de gran o imbatible RCP. En el caso del Tres Picos, se cumple fielmente. Añada tras añada ofrece un estupenda garnacha a un precio más que interesante, sobre los 11€. En esta ocasión he abierto una botella de la añada 06 que adquirí recientemente.
También adelanto, y los que leeis este blog ya lo sabeis, soy un enamorado de la buena garnacha y algún día, poco a poco, estará en el lugar que se merece. Bodegas Borsao pertenece a la DO Campo de Borja, en Aragón, y cada vino de su gama dentro logicamente cada uno de su escalafón muestran una RCP sorprendente, no sólo por su precio sino por su calidad.


Este Tres Picos 2006, está a la altura del estupendo 2004 del cuál hablaba en este blog hace meses a raíz de la última botella que me quedaba, Borsao 2004. A este 2006 le auguro algo parecido al 2004: está ya en un momento bueno de consumo pero igual que el 2004 a principios de este 2008 estaba estupendo, este 2006 mejorará con el paso de los meses y probablemente a lo largo del 2009 estará un peldaño por encima de lo que muestra hoy en día, insisto que ya está en un momento dulce de disfrute.
Si nos centramos en la descripción del vino, en copa presenta color cereza oscuro, con viveza y con borde cardenalicio. En nariz aporta matices de fruta madura concretamente moras, grosellas y ciruelas. Surge la cremosidad de la garnacha, cacao con ligera vainilla, con notas de ahumados y algún fondo de cueros. Se muestra muy varietal y con ciertos aromas especiados. En boca los taninos son sabrosos y equilibrados, llena la boca y de nuevo se muestra cremoso con claros matices de cacao, es muy varietal, largo. El alcohol, 14,5%, está perfectamente integrado, cierto es que con cierta oxigenación mejora. De nuevo algo especiado, la fruta madura y una cierta calidez y un ligero verdor nada molesto que hacen presagiar la mejoría que sufrirá en unos meses.
El handicap de este tipo de vinos, siendo como son grandes conocidos para los amantes del vino, es esa de momento perdida lucha que tienen entre, digamos, el consumidor habitual que realmente desconoce la existencia de vinos como este y del potencial de la garnacha. Cuando la realidad es que su calidad los situa por encima de una gran cantidad de vinos más consumidos por inercia. Así que, por mi parte, recomendación sin lugar a dudas y animar a probar los estupendos monovarietales de garnacha, que por ejemplo existen en Aragón o en Madrid, entre otros.

15 mayo 2008

Iberoamerica en cata 10

Tenía yo un dilema con esta convocatoria la cuál me resultó un poco dificil de comprender ya que estuve dándole vueltas a buscar algún vino que pudiera dar lugar a un juego de palabras entre el vino, un lugar y una persona. Pero creo que era todo más fácil, sencillamente buscar un vino que compartirias, luego con quién y donde sería sencillo.
Entre los últimos vinos que he probado he seleccionado un vino de las Islas Baleares, concretamente el AN/2 2005. La razón es sencilla, es de lo último que he probado, en esta ocasión bebido y disfrutado y además me agrada el comentario de Carol sobre la nariz de este vino: "me gusta como huele, que buena nariz" (o algo muy similar). Parece un comentario básico pero viniendo de ella denota la frescura y delicadeza en nariz de este vino.

Es un vino que ha resultado de mi agrado en varias añadas, me parece un ejemplo de lo que puede llegar a dar una variedad autóctona y minoritaria como la callet. En concreto está elaborado con un coupage de 65% callet, 20% mantonegro y fogoneu y 15% syrah y posee una crianza de 12 meses.

Es un vino particular y personal que lo hace ideal para compartir en una noche de agradable temperatura, yo logicamente escogería a Carol y a Roco, pero siempre echas de menos compartir copas ya que el vino y concretamente este, es para eso, para compartir. El lugar cualquiera: desde Bayona al atardecer o sobre una cala perdida de las propias Baleares, eso queda para vuestra imaginación, el sitio siempre es bueno si la compañía lo es. Con quién también. Por mi parte, a mis dos permanentes acompañantes los aderezaría con mi hermano y un par de buenos amigos, por eso de no beber solo y por compartir sensaciones.

Si nos centramos en el vino además de esa particularidad y personalidad que tiene por los cuatro costados es un vino de color cereza suave pero vivo con ciertas irisaciones de fresas y frambuesas.

En nariz es fresco, con aromas a fruta roja de forma suave y comedida, surgen matices muy ligeros de cacao y vainilla, lo que aporta una grata cremosidad. Lo que crea una estupenda nariz.

En boca de nuevo se muestra suave, con unos taninos muy equilibrados, aparece la fruta roja de forma tranquila lo que lo convierte en un vino delicado y sabroso pero al mismo tiempo largo. De nuevo cremoso y con un ligerisimo verdor final que no molesta.

En resumen se muestra equilibrado, suave y discreto.

Por ser crítico, la imagen no transmite la calidad de este vino y el corcho deja mucho que desear. Otro factor esta vez positivo, la estupenda RCP.

Un vino para disfrutar en compañía y sobre todo para beber una copa tras otra de una elaboración sencilla y sin matices exagerados ni maderas por doquier. A veces lo fácil es lo difícil.

11 mayo 2008

Dos buenas compras

volvemos a la senda de los vinos interesantes y además en este caso se tratan de vinos de magnífica RCP.
Después de pequeñas decepciones durante estos ultimos días he abierto una serie de vinos interesantes y con los que he disfrutado. Hablaré de dos ellos: Dido 2006 y Montebaco 2005.
Comencemos por el Ribera del Duero por el Montebaco 05. Es un vino que desconocía y que adquirí por aproximadamente 12 € lo que de entrada lo convierte en más que interesante. El vino estuvo a un gran nivel, un vino muy bien elaborado, equilibrado y sabroso. Me sorprendió y mucho.
Es un vino elaborado con 100% tempranillo y con una crianza de 13 meses en barricas de roble francés y americano. Fué embotellado en Julio del 2007. Posee una graduación de 14%.

En copa presentó color cereza oscuro, vivo con borde cardenalicio.
En nariz notas de fruta roja, frescura, con la madera integrada, con un fondo ligeramente especiado. Es una nariz elegante, con una comedida cremosidad (cacao) y con unos ligeros tostados.
En boca los taninos están equilibrados, la madera está integrada así como el alcohol. Es largo, sabroso. Surge de nuevo la fruta roja y los ligeros tostados. De nuevo se muestra algo cremoso de forma suave y elegante.
Un vino que me ha sorprendido y mucho y que además posee una magnifíca RCP. Muy recomendable.
Sigamos con el Dido 2006, otro vino que compré aproximadamente por 11€. Vino perteneciente a la DO Montsant, y que si no me equivoco está elaborado con garnacha, merlot y cabernet sauvignon.
De entrada comentar que el vino se comportó mucho mejor a las 12h de ser abierto y guardado con vacuvim. Recién abierto se mostró muy especiado matices que se diluyeron con las horas e hicieron que el vino mejorase bastante.
En copa presentó color cereza picota de capa media-baja, con borde granate violáceo vivo.
En nariz muestra fruta madura, cacao, las notas especiadas son predominantes, hollejo, notas de cueros, y presencia elevada de ahumados. Surgieron también notas vegetales y cierta cremosidad.
En boca taninos equilibrados, de nuevo surgen los matices especiados, es largo, denso, con cierta potencia, carnoso y de nuevo la fruta madura. Se caracteriza al principio por tener el paso final muy especiado en concreto pimienta. A las horas de estar abierto pierde este último matiz que sinceramente agradecí e hizo que pasara de un buen vino a un interesantísmo y sabroso vino. Con lo que la recomendación sería abrir con antelación y oxigenar.
Otro vino interesante, recomendable y de gran RCP.

08 mayo 2008

IEC 10

ya está convocada la 10ª edición para dentro de pocos días concretamente para el dia 15 de este mes.
Podeis leer los detalles de la convocatoria en La Guarda de Navarra.

07 mayo 2008

Un par de pequeñas decepciones

No siempre se puede disfrutar de grandes sensaciones con buenos vinos, ojalá. Hoy voy a comentar un par de vinos uno de la DO Bullas y otro de la Do Rioja. Por un lado un Partal Seleccion 37 Barricas 2002 y por otro un Covila Reserva 2001.
De Partal conocía el crianza 2001 que probé allá por principios del año pasado y me pareció interesante: Partal Crianza 2001.

Este Partal Selección 37 Barricas no había tenido la oportunidad de probarlo y se ha comportado muy por debajo de su hermano en su día.

En copa presentó color cereza picota de capa media y borde cobrizo. En nariz muestra aromas ahumados, tostados de la madera, fruta negra madura, con notas de tabaco puro, balsámicos y licorosas, mostrándose algo alcohólico.En boca los taninos están marcados, presentes pero no en exceso. Se muestra de nuevo algo licoroso y cálido. Es largo y especiado. Pero el conjunto en boca es desequilibrado.
Dudo en achacarlo a la botella, la verdad que no pude continuar bebiendolo, para mí no era problema de defecto sino de conjunto.
Por su parte el Covila Reserva 2001 se comportó como un rioja de gama media, o de trago largo.
En copa presentó cereza intenso con borde cobrizo, suavizado. En nariz mostró de forma ligera fruta roja madura con predominio de cueros, ahumados y madera. En boca los taninos están presentes, de nuevo la madera y los ahumados, sobre todo estos últimos. Cálido y con cierta punta de alcohol. Se mostró también desequilibrado sobre todo por la predominancia de la madera y ahumados.
Mejoró con la oxigenación pero tampoco invitaba a seguir bebiendo más.

El próximo post será sobre todo lo contrario, es decir, dos vinos muy interesantes y sobre todo a muy buen precio.

04 mayo 2008

Olvena 4 2004

Si estuviera escribiendo un libro sobre los vinos para compartir este Olvena 4 2004 podría tener un pequeño capítulo titulado "El pago de la libélula". Lo del título es simplemente sacado de la curiosa etiqueta donde destaca sobre manera el número 4 y la susodicha frase.
Es un vino que adquirí por 13,95 € en la tienda de Vinus&Brindis de Vigo y debo confesar que es un vino interesante y recomendable. Está elaborado por Bodegas Olvena bajo la DO Somontano y como su nombre indica su coupage está formado por cuatro variedades: tempranillo, cabernet sauvignon, syrah y merlot. Fermentan cada variedad por separado. Posee una crianza de 6 meses.

Hoy por variar un poco haré el ejercicio de decribir como siempre el vino pero al mismo tiempo también citaré la cata de la propia bodega, veremos que surge de esto.
Según la bodega y tal y como reza en el etiquetaje: " vino color cereza, vivo y de capa alta. Aromas complejos con notas de regaliz, ciruelas, grosellas, cacao y café. En boca es elegante, maduro, sabroso y redondo con aromas a fruta negra confitada".
Mi nota es la siguiente:

En copa presenta color cereza intenso, oscuro con borde cardenalicio.
En nariz presenta aromas a frutas del bosque, ahumados, ciertos balsámicos y mentolados y con atisbos de brioche. Es especiado, goloso, presenta regaliz, frescura y ligerisimo cacao.
En boca posee buenos taninos equilibrados y suaves. La madera y el alcohol (14%) están integrados. De nuevo se muestra fresco, agradable, sabroso, surge la fruta madura y los ahumados de forma predominante. Goloso. Buen final.
Un vino muy bebible, disfrutable y con unos matices ciertamente digamos, particulares que le hacen facilmente reconocible.

Si cruzamos ambas notas podemos apreciar la presencia de regaliz, fruta roja y cacao. Por otro lado matices como los ahumados para mí destacaron de forma principal. El objetivo de citar la cata de la bodega es tener simplemente una opinión más amplia sobre este vino.
En fin, un vino recomendable y quizás el pero que posee son esos 14€ que siendo un buen precio ya está en el rango de vinos comentados hace poco en este blog como son el Jean Leon Reserva y el Abadia Retuerta Seleccion Especial . Estos últimos están un peldaño por encima pero eso no debe restarle puntos al buen hacer que demuestra este Olvena 4 2004.

01 mayo 2008

Atlántico y Mediterráneo

No, no voy a hablar ni de océanos ni de mares, sólo de carácter. De carácter atlántico y de carácter mediterráneo. Aunque en este caso intentaré ser imparcial pero debo reconocer que me imbuye el carácter atlántico pero, si de vez en cuando habeis leido este blog también sabeis que me gusta el carácter mediterráneo: monastrell, bobal, moscatel, etc pero en esta ocasión nos trasladaremos un poco más lejos, al centro del Mediterráneo, a Italia concretamente a Sicilia. Para el carácter atlántico, logicamente, no podía ser de otra manera que quedarme en casa, en el corazón, en Galicia.
Todo esto viene a colación de que en los últimos días he bebido y disfrutado dos vinos interesantes, dos buenos blancos. Podrían ser dos tintos, como por ejemplo un buen mencía gallego y un buen nero d'avola siciliano, pero eso podría ser una entrada de este blog otro día. En esta ocasión se trata de un albariño gallego y de un insolia siciliano.El albariño se trata de un Zárate Tras da Viña 2004 mientras que el siciliano es un Principi di Butera insolia 2006.
Hace poco hablé de Zarate 2006 y en esta ocasión me pareció interesante abrir este Tras da Viña que llevaba varias semanas en la vinoteca. Empecemos por el final: es un vino muy recomendable, interesante, elegante y sabroso. Lo primero que te llama la atención es la crianza sobre lías de 30 meses. Su precio ronda los 14€.

Foto de Joan de Devinis. Joan me permito la licencia ya que no hice la foto de rigor.

En copa presentó color oro de cierta intensidad con irisaciones ligeramente tostadas y muestra la untuosidad que le otorga la crianza sobre lías.
En nariz denota frescura, elegancia, fruta blanca en concreto piel de manzana, cítricos. Además se muestra mineral y herbal más cierta presencia de sésamo junto con un fondo de hierbas.
En boca de nuevo es fresco y elegante, largo, surgen otra vez los cítricos y la fruta blanca, es denso y mineral y muy equilibrado. Llena la boca y surgen los matices provenientes de las lías.

Podeis leer otra cata de este vino en Tras da viña en devinis

Por su parte, el Principi di Butera 2006, elaborado por Feudo Butera, lo adquirí digamos por un motivo sentimental: lo ví en la estantería y me acordé de cierta cena en el 2004, de luna de miel en un canal de Venecia ,la cuál fue regada con un blanco de esta bodega y juraría que se trataba de este vino, logicamente de otra añada, pero era esta bodega seguro. Mi memoria ya no llega a tanto detalle pero casi seguro que se trataba de este vino. Una situación curiosa: en Italia de luna de miel, y cuando llegamos a Venecia coincido con uno de mis mejores amigos de toda la vida, casualidad, así que cena con Esteban, con Leo que hizo de anfitrión, mi mujer y este vino.
Así que intentaré ser imparcial, pero un buen vino que te retrotrae a un buen recuerdo no tiene precio, como la mastercard. Se trata de un vino elaborado con insolia una variedad blanca propia de Sicilia y que, en este caso, con un precio de 8€ se trata de un vino de magnífica RCP.
Su aspecto más destacado son sus matices de almendra pero para nada exagerados ni con una presencia desorbitada pero sí con un fondo almendrado característico.
En copa se presenta con color amarillo oro con ligeros matices tostados-verdosos.
En nariz es fresco, suave, fruta blanca en concreto manzana y melón, ligeros cítricos. Se muestra herbal y floral. Surgen los matices de almendra de forma suave.
En boca de nuevo es fresco, con un final ligeramente seco, aparece otra vez la fruta pero verde, así como de nuevo los citricos y la almendra. Es un vino muy interesante y muy bebible.
Muy recomendable y bien integrada esa "mandorla".
Dos conceptos distintos pero a la vez parecidos, uno atlántico y otro mediterráneo. Ambos monovarietales sin crianza en madera.
Os recomiendo ambos vinos cada uno en su sitio, el Zarate es un estupendo albariño sedoso, elegante y distinto a lo habitual. Por su parte el Butera es un vino fácil de beber, fresco pero algo seco y con un toque de almendra nada habitual.