29 junio 2008

CAMPEONEEEESSSSSS

Hoy es un día excepcional, absoluta felicidad, ya era hora... a lo largo de la semana hablaré de las sensaciones que me dejó el riesling alemán que tomé durante el partido, os adelanto que son mucho mejores que las que dejó su selección.
¡QUE VIVA ESPAÑA!!!!!!!

27 junio 2008

IEC#11

La propuesta de esta edición versa sobre nuestros origenes en esto del vino, concretamente:

"os acordéis de ese primer vino que os hizo aficionados a este mundo para toda la vida y que hagáis una cata del mismo en vuestra memoria".
En esta ocasión, yo particularmente lo tengo muy, muy fácil. Los que habeis leido mi pequeño texto presentado al concurso de escritos enologicos noveles: La mencía de Doña Orosia, sabeis de que hablo.
He crecido, en aquellas múltiples visitas a casa de la abuela, es curioso era la casa de los abuelos pero siempre nos referiamos a ella como la casa de la abuela, rodeado de vino y viñedos de mencía.

Aquel vino elaborado desde que todos tenemos en nuestra familia uso de razón fué junto con aquellos clásicos de Rioja que mi padre abria los fines de semana y fiestas de guardar en casa: Tondonia, Barón de Ley, Murrieta,etc lo que me marcó en esto del vino.

Debo reconocer que ese mencía, ese Amandi se convirtió con el paso del tiempo en Viña do Regueiral, DO Ribeira Sacra.
La propuesta nos indica hacer una cata de memoria, pues la mia es sencilla: frescura y fruta roja junto con terruño en nariz y en boca los mismos matices acompañados de buenos taninos y sobre todo lo que es, mencía gallega 100%, sin complementos ni complicaciones, matices sencillos pero claros. Y todo ello, para mí, rodeado de los matices que no muestra una cata como el esfuerzo y el empeño por llevar adelante este pequeño proyecto que tiene muchisimo más de sentimental que de rentable.

Y como este blog, es, creo, muy sincero, como os podeis dar cuenta tengo vinculación familiar con este vino y es él, sus viñas y todo lo que lo rodea lo que me ha llevado a esta pasión.

26 junio 2008

¿y que vino abriremos el domingo?

desviandome un poco de la temática de este blog, y después de disfrutar de una estupenda Eurocopa de fútbol y a falta del partido más importante, me pregunto ¿con qué vino podemos seguir este partido?: ¿apostamos por algo fresco e interesante y que vaya abriéndose con el partido?, y siendo Alemania la otra finalista, ¿por qué no un Riesling? pero... siendo un partido tan especial podría ser un estupendo vino nuestro, ¿no?, un Contino, un Martinet, no sé, creo que pasaré un buen rato escogiendo delante del excel.... en fin MUCHA SUERTE.

24 junio 2008

Iberoamerica en cata 11

unos de los últimos blogs en incorporarse a este evento, vinoyfutbol, ha convocado esta 11ª edición, que tiene como epicentro nuestros origenes en esto del vino, para más detalles: IEC 11 , este fin de semana le pediremos un pequeño esfuerzo a la neurona que nos queda para que haga memoria.

22 junio 2008

Bruno Rocca

Sigo, poco a poco, adentrándome en la extensísima variedad que nos ofrece Italia en cuanto a vinos se refiere.
Este Bruno Rocca 2005 se trata en concreto de un Barbera d'Asti. Esta denominación está ubicada en el Piamonte italiano y los vinos de esta DOC (Denominazione di Origine Controllata) se elaboran con la variedad Barbera. Este Bruno Rocca lo elabora la Azienda Agricola Rabajá, una pequeña bodega con una producción de 50-60000 botellas entre Barbarescos, Barberas, Dolcettos e incluso Chardonnays.

Esta botella llegó a mi vinoteca a raíz de la visita a Barolo en Madrid, allá por el mes de Diciembre y que creó recordar que su precio rondó los 14-15€, lo que después de las sensaciones que me dejó este vino y que ahora detallaré, lo convierten en una interesantísima compra.

Los datos concretos de este vino no los poseo, pero debe tener una elaboración muy similar a su hermano Barbera d'Alba, y que según la web de la bodega: "Vinificazione e fermentazione in acciaio. Manolattica e maturazione in barriques di rovere francese, di legno Allier, per 14/16 mesi con travasi periodici. 6 mesi in bottiglia."
Centrándonos en el vino, presenta color cereza oscuro con borde vivo y lágrima media.

En nariz es cremoso con claras notas a vainilla, incluso a caramelo de vainilla, presenta leve cacao, fruta roja en yogurt, incluso diria que similar a helado de fruta roja. Posee ligeros tostados cremosos de la madera. Lo que más destaca es la vainilla y la fruta roja. Es una interesante nariz.

En boca los taninos son buenos y equilibrados, se muestra fresco, largo, con el alcohol bien integrado así como la madera.De nuevo surge la fruta roja pero en esta ocasión más fresca, como escarchada. La cremosidad se presenta más comedida y ciertos tostados de la madera. Es muy bebible.

Como comentaba anteriormente, su precio y sus características lo hacen recomendable y un vino muy interesante.

17 junio 2008

La mencía de Doña Orosia

Hace ya unas semanas desde Elcatavinos y Vinogusto lanzaban el primer certamen de escritores noveles, en su momento me hacía eco en este blog: Certamen escritores noveles, y que precisamente ayer hacían públicos los resultados, podeis ver los premiados en ambas páginas web.
Por supuesto, no he quedado entre los tres primeros, será que soy de ciencias pero he de decir que participé con un artículo, mejor o peor, pero que fué escrito en momentos muy dificiles para mí debido al fallecimiento de mi abuela y que imbuido por las circustancias y por recuerdos impagables creí oportuno redactar, dentro del escaso límite de 700 palabras, unos instantes vinculados al vino que por suerte y por la desgracia del momento sentía de forma muy intensa y me sentía de alguna forma obligado con ese artículo, y por qué no decirlo con la posibilidad de ganar el premio, de rendir un mericidisimo homenaje a mi querida abuela.
Os dejo las líneas que escribí bajo el título: La mencía de Doña Orosia


"En las mañanas del mes de Septiembre, o a principios de Octubre a lo sumo, eran fechas de vendimia. Días de observar el cielo y pedir que no aparecieran lluvias en el último momento, y de fijarse en aquellas lunas dibujadas entre las distintas semanas del viejo calendario y que no sabía el motivo por el que eran de vital importancia.
Por aquel entonces, no atisbaba el valor de todo aquello, para mí era simplemente un juego. Eran días de fin de semana, o de vacaciones escolares tal vez, que entre imaginarios vaqueros e indios y partidos de fútbol, comenzaban temprano y con el canto de un gallo de fondo que se encargaba de recordarte que en pocos minutos se salía hacia “A Ribeira”.
Era cuestión de tiempo y de pocos kilómetros pasar del respingo causado, por el aquel entonces insolente animal, a observar la inmensidad del cañón del río Sil, del viñedo y sentirte pequeño e insignificante pero al mismo tiempo privilegiado, rodeado de un imperturbable silencio que ahora con el paso de los años valoras y por aquel entonces jugabas a romperlo.
Recibías con los ojos como platos una lección de los adultos, en escasos minutos, de cómo con tu pequeña pero afilada navaja prestada, dar un rápido y eficaz corte a los racimos en la forma adecuada o más bien, menos perjudicial. A continuación te esperaban cientos de cepas y agrestes paredes que conformaban aquellos escalones propios de una escalera para el mismísimo Zeus y que parecían más preocupados de dificultarte el trabajo que de realizar su labor de contención.


Pero ello no era impedimento para que poco a poco, vendimiaras un racimo tras otro, y si era necesario bajaras hasta el último peldaño y llenaras la vasija con agua directamente del río que si te descuidabas, podía hacer desaparecer alguna hilera de cepas como venganza por romper su merecido descanso entre meandro y meandro. Y pensabas: ¿se atrevió en su día a discutir con los romanos? ¿era tan osado por aquel entonces?. Y de repente, tu vista se dirigía hacia unos extraños cables que descendían y se sumergían en el agua, y con inocencia preguntabas, pero no entendías porqué, algunos se llevaban las uvas en barca. Con el paso del tiempo tu espalda sí que lo entendería.
Recuerdo las gigantescas rocas, enormes, dispersas entre las cepas, que además de otorgar majestuosidad servían al mediodía, una vez escaladas, como improvisado salón, para abrir el menú preparado por Dña. Orosia: jamón, vino de la anterior añada, pan y chorizos elaborados por ella misma, y de postre nada, para qué, si lo teníamos delante y sin límites: uvas y más uvas y todo ello aderezado con la peculiar y permanente preocupación que tenía siempre Dña. Orosia, siempre preocupada por todos nosotros, sus nietos.
Después con el paso de las semanas aquella pequeña bodega se convertía en un hervidero de sensaciones y de olores, de esos aromas precisamente que a veces me preguntan que como es eso de que un vino posea aroma a bodega, lo sé, es difícil de explicar, pero esos aromas existen y los llevo en mi memoria, no puedo explicarlos y aunque pudiera no lo haría, no quiero, son míos.
Recuerdo nítidamente aquellas grandes barricas de madera. Para mí, entonces, eran enormes y sin el halo de modernidad que nos embauca hoy en día: de que sí roble francés, americano, barrica nueva, barrica usada,... doy fe que no seguían la moda actual, eran las mismas barricas de siempre, eran barricas usadas una y otra vez, con aquellos grifos de madera y las grandes bocas rectangulares en su cima por donde se vigilaba el vino y por donde para clarificar se introducían las claras de huevo. Esos mismos grifos a los que ibas a buscar un jarra de vino, hoy en día sería decantado, y donde lo más importante era asegurarse de que el grifo quedaba cerrado, bien cerrado, y no se perdiera ni una gota de aquel vino, que parecía estar elaborado no a partir de mosto sino, y lo estaba, a partir de sudor y esfuerzo. Que contradicción.
¿Pasión por el vino? Sí. No puedo negarlo, ni quiero, ni debo. Sería traición."

La foto del Cañón del Río Sil pertenece a yoop_ en flickr: http://www.flickr.com/photos/yoop/

15 junio 2008

Esta semana... DOS AÑOS. Gracias.

y aunque Roco va camino de los 4, este blog Roco&Wines en esta semana que comienza cumple dos años, creo sinceramente que no es poco (la media de los blogs se sitúa en un año).
Recuerdo por aquel entonces que escuchaba la palabra blog y el potencial que tenian y no me imaginaba que pudiera tener uno ni que me implicara tanto en ello. Así que un día cree un perfil en blogger y tenía que buscar un nombre, pensé en aquel momento que debía unir por un lado a la revolución en nuestras vidas, Roco, y mi pasión, el vino, agitarlos y conseguir un nombre cuando menos original.

Al principio sólo era un largo artículo con catas descriptivas donde cada vez costaba más introducir las fotos y que fue reconvirtiendose hacia la publicación semanal de varios post individuales en lugar de aquel mega post cada vez más intratable.
Hoy en día, cada vez cuesta un poco más actualizar el blog, pero debo reconocer que sólo me ha dado satisfacciones: por un lado he conocido personalmente y/o online gente que comparte mi pasión, "colegas" que saben de esto "latín" que me han ayudado a crecer culturalmente en el mundo del vino, he conocido bodegueros y bodegueros-bloggers, y vinos que de otra manera hubiera sido imposible, he compartido buenos momentos de vino con amigos que creo que sin este blog y sin ese incremento en la pasión por el vino se hubieran perdido en el limbo de las reuniones imposibles. He buscado y busco la descripción imparcial de vinos y sensaciones, dejando de lado polémicas e intentado crear una página de ayuda para los amantes del vino. Confieso que me llena cuando me comentan que han comprado tal vino por lo que yo he escrito y que les ha encantado. Sinceramente, este blog no tiene ningún objetivo más que la mera transmisión de aquellos vinos y matices que creo que deben conocerse, así sin más.

Como sabeis, no me gano la vida con el vino, pero sí que he estado y estoy vinculado desde siempre con él y confieso que de forma poco intensa, sencilla pero llevo una muesca en mi revolver para siempre.
Ha llegado el punto que de vez en cuando el blog es el medio por el que transmites no sólo aquellos momentos vinculados al vino sino incluso aquellos que rozan lo personal pero, como he dicho al principio, ha llegado el instante que sabes que entre los miles de personas que lo leen cada mes, están ya un grupo de amigos, buenos amigos.

Así que, si me permitís, creo que puedo decirle a Roco y a mi mismo, que felicidades, que no es poco, no. Seguiremos, no lo dudo ni por un instante, escribiendo en este cuaderno de "vinotácora", (con permiso de la RAE), y espero que por mucho tiempo.
Para terminar, gracias a todos los que gastais algunos minutos de vuestro tiempo en leer aquello que escribo desde la más estricta humildad, gracias de todo corazón, ya que aunque escribo sin buscar la lectura, debo reconocer que el intercambio de información, comentarios, mails, visitas recibidas, interés por parte bodegas, etc anima y mucho a seguir escribiendo cada vez con más ilusión.
Así que desde Roco&Wines, y 2 años después, gracias, mil gracias y felicidades a todos, a los que leen y a los que escriben.

11 junio 2008

Amarone y el pollo, el pez y el cangrejo real

Bajo este titulo algo curioso se esconde un interesante vino y una magnifica pelicula documental. Por un lado un Villa Borghetti, Amarone de la Valpolicella 2003 DOC y por otro bajo el manto del programa versión española de TVE2, el pasado viernes, un estupendo reportaje sobre lo que implica la participación en el Bocuse D'Or, reconocido concurso gastronómico.
El vino y el documental poco tienen que ver salvo haber coincidido en una noche interesante. Comencemos por el vino: está elaborado por Pasqua en Verona, Italia. Se trata en concreto de un Amarone elaborado con Corvina 65%, Rondinella 25% y Negrara 10%. Las uvas durante 4 meses se pasifican, a continuación se realiza la fermentación alcohólica. El 70% del vino pasa a barricas de roble y el resto realiza la fermentación maloláctica. Posee 18 meses de crianza y 12 meses de afinamiento en botella.
Lo primero a destacar en este tipo de vinos además de las notas aportadas por esa pasificación son sus 15%.
Son vinos para disfrutar con mucha calma y tiempo. Se comportó estupendamente a lo largo de 2 dias.


En copa presenta color cereza oscuro con borde ligeramente suavizado avanzando hacia cierta tonalidad cobriza. Es denso y muestra lágrima media-alta.


En nariz posee aromas de fruta roja madura, es ligeramente especiado, notas ahumados y tostados de la madera. Posee un fondo cremoso concretamente cacao junto con notas de ciruelas pasas, incluso algo de caramelo. Es una buena nariz, compleja, con presencia pero elegante.


En boca posee buenos taninos con presencia pero ya pulidos, es sabroso, denso, con persistencia y largo. Notas de fruta madura, cierta cremosidad (cacao) y ligeramente especiado. Es un vino con, logicamente, mucho cuerpo y con notas pasas ligeras y elegantes.


En todo momento resulta una mezcla de cierta frescura con corpulencia. El alcohol está bien integrado aunque tiene su peso en la estructura del vino.


Un Amarone interesante para iniciarse a ellos, ahora a por un Quintarelli.


El pollo, el pez y el cangrejo real es una película de José Luis Lopez Linares, y que tiene como protagonista al chef Jesús Almagro, en la que realiza un estupendo seguimiento tanto de la preparación como del concurso Bocuse d'Or. En dicho documental llama la atención la elevada preparación, presión y stress al que puede estar sometido un chef ante dicha responsabilidad. La película refleja en todo momento dichos aspectos, es más que un documental, mucho más. Buen seguimiento, muy bien rodada, con mucho ritmo, en fin altamente recomendable. Lo que más me llamó la atención es lo que rodea dicho concurso, con speaker, gradas, banderas, gritos y cierto parecido a ratos a un campo de futbol, pero ello no le resta ni un ápice a la calidad de los platos, los chefs y los meses de preparación, en algún caso años. Un ejemplo de la pasión por el trabajo.

07 junio 2008

Benito Santos

La bodega Benito Santos está ubicada en Vilanova de Arousa, y pertenece a la DO Rias Baixas. Está situada muy cerca del mar y su producción ronda las 300000 botellas. Gracias a Tood, de la propia bodega, he podido conocer tres de sus vinos: Terra de Cálago 2007, Igrexario de Saiar 2007 e Igrexario de Saiar Selección 2004.
El primero de los vinos, Cálago, digamos que es el buque insignia de la bodega. El segundo, el Igrexario de Saiar, es la apuesta ecológica.
Además poseen otros vinos que no he probado como el Pago de Xoan y Pago de Bemil ambos procedente de fincas de menos de 1Ha.

Respecto al Terra de Cálago 2007, me he encontrado un vino con bastante expresividad de la uva albariño, mucha. Es un vino con una alta acidez, muy elevada, con los números en la mano, pero que en copa no es exagerada, le aportará longevidad al vino y buena evolución en botella. Sé que el binomio acidez-albariño tendría su debate, pero debemos entender que esta uva posee unas características propias y entre ellas destaca la acidez elevada ahí entra el viticultor en juego para controlarla y llevar a cabo un buen vino.
En copa presenta amarillo pajizo muy suave con ligeras irisaciones verdosas.
En nariz presenta frescura, es herbáceo y floral, muestra fruta blanca en concreto manzana, algo de pera. Ligera dulzura y citricos de fondo.
En boca es de nuevo fresco, fruta blanca, muy varietal, largo, final muy persistente y final de citricos.
Es un vino que evolucionará bien botella, probablemente durante el 2009-2010 mostrará sus condiciones. Es un vino interesante en la linea del albariño tradicional más que en las líneas más modernas, ya que se muestra muy varietal pero sin estruendos de frutas exoticas tropicales aportadas por levaduras como en ciertos albariños modernos.


Por su lado, la apuesta ecológica, el Igrexario de Saiar 2007, mostró en copa un color amarillo pajizo suave. La nariz es fresca, menos intensa que el Cálago, mas discreta, con ligera bolleria y ligera fruta blanca y suaves citricos de fondo. En boca de nuevo es fresco, ligero, elegante y de nuevo la fruta blanca surge pero muy comedida. También posee buena acidez, es una apuesta ecológica que, según mi opinión, debe seguir evolucionando ya que los matices son interesantes pero se muestran de forma ligera y muy discreta. Muy bebible.


Para terminar el Igrexario de Saiar Selección 2004, en copa mostraba, en contra de los otros dos, un amarillo dorado de cierta intensidad y ligera untuosidad. En nariz como sus hermanos es fresco, floral, aporta hueso de fruta, ligera fruta blanca, citricos de nuevo y bolleria en cocreto matices de crema. En boca es fresco, untuoso, largo, varietal, surge la fruta blanca, es elegante, sabroso y sedoso. Recomendable si buscas menos expresividad que el Cálago.
De los tres vinos, y por hacer un pequeño ranking, yo me quedaria por este orden con: Cálago por su expresividad, luego con el Selección 2004 y por último con el Igresario de Saiar 2007.
Interesantes vinos, sobre todo el Cálago, que creo que es un vino a seguir en los próximos años.

04 junio 2008

Gago y Nino....

Ni Nino ni Gago son dos personas, podrian serlo perfectamente pero en este caso son dos vinos y además se tratan de esos vinos para compartir, disfrutar y sobre todo tener tiempo para beberlos.
Este pasado domingo tuve visita de mi padre en casa, y larga por cierto, así que era buen momento para abrir alguna botella de esas que me da pereza, rabia o no se qué abrir en soledad. Teniendo en cuenta su gusto por los vinos de Toro y la garnacha y no teniendo nada de esta última variedad en estos momentos (será por haber abierto tantas ultimamente) decidí abrir un Gago 2005 que tenía para acompañar cierto solomillo de buey irlandés... además no pensaba tener que abrir una segunda botella, de ahí el orden de los vinos.
El Gago 2005, se mostró camaleónico, evolucionó mucho con el paso del tiempo, comenzó cerrado, con ligera punta de alcohol aunque no molesta y depués de 2-3h abierto, un paseo por la playa con Roco de por medio, se mostró en plenitud y a un gran nivel. Disfrutamos y compartimos un buen vino que, si teneis oportunidad os lo recomiendo pero con tiempo, con pausa, con decantación y con compañía.
Mostró color cereza picota de capa alta con borde granate muy vivo.
En nariz surge la fruta negra madura en concreto ciruelas, cacao, aparece cremoso en concreto vainilla, tostados de la madera, ligeros cueros y ahumados.
En boca presenta buenos taninos, cremosos, presentes pero ya bastante pulidos, de nuevo la fruta negra, cremosidad aportada por notas de cacao, largo y persistente. Al principio muestra de forma comedida los 15% que posee y que la aireación elimina. Es largo y muy persistente.Es un Toro distinto y sabroso.

La gran sorpresa, para mí, de la velada fué el Nino Negri Le Tense Sassella 2004, Valtellina Superiore. Después de hace unos meses de disfrutar de un magnífico Nino Negri Riserva 1999, Nino Negri Riserva 99, perdón más bien monumental vino, decidí abrir esta botella. El resumen sería que de nuevo surge lo que en aquel día, elegancia y más elegancia.

Es un vino para compartir, para darse una pausa y sencillamente disfrutar.
En copa presenta color cereza vivo, precioso, con borde cobrizo-anaranjado.
En nariz rezuma frescura, elegancia, fruta roja de forma ligera concretamente guinda pero sin alcohol. Ligeramente especiado. Floral, delicado. Fantástica nariz.
En boca los taninos están equilibradisimos así como la madera y el alcohol. La fruta es elegante, ligera, el matiz especiado es ligerisimo, sabroso, delicado pero expresivo. Largo y persistente.
Dos vinos para recomendar y disfrutar, uno necesita paciencia para que pierda la timidez y el italiano nos puede deleitar en un momento de tranquilidad.