31 octubre 2008

Muscadet Martin Luneau 2007

Hacía ya unas semanas que no abria alguna de las botellas de Muscadet que me trajeron de Francia. Así que hace unos días decidí abrir este Muscadet Sevre et Maine Sur Lie de Domaine Martin Luneau 2007.
En un anterior post hablé más en detalle sobre los muscadet.
Este muscadet es un vino fácil de beber e interesante para olvidarnos de complejidades y disfrutar de un vino fresco y mineral.

En copa se presenta con color dorado pajizo suave con matices verdosos y algún cobrizo de fondo.

La nariz es fresca, mineral, floral con presencia de ligeras notas a manzana madura y a piel de manzana. Incluso el fondo se muestra cremoso.

En boca es fresco, muy mineral, la entrada es ligera y el final es persistente y largo. La fruta tiene menos presencia que en nariz. Predomina la mineralidad, las notas salinas y un ligero amargor. El conjunto es un vino fresco y muy fácil de beber.

Interesantes los matices de mineralidad y salinidad que puede llegar a aportar un muscadet. Es una manera de romper con las líneas habituales a las que estamos acostumbrados. Como comenté anteriormente, a veces hay que alejarse de complejidades y buscar el disfrute en pequeños matices bien definidos y en la frescura.

28 octubre 2008

Berberana Gran Reserva 1970 y Reserva 1970

Hace ya dos sábados que acudimos a la invitación para comer con mis padres y sorpresa... sigue lanzado abriendo botellas, llamemoslas clásicas. Además cuando llegas sobre las 14h las botellas siempre están abiertas con unas horas de antelación. Reconozco que cuando las ví no esperaba mucho, y al principio pensé que se trataban de 2 botellas de Berberana Gran Reserva 1970 pero al poco tiempo me di cuenta del pequeño "engaño", no por culpa del anfitrión, sino por el idéntico etiquetaje que podeis ver en la foto.

Teniamos una interesante pareja formada por un Berberana Reserva 1970 y un Berberana Gran Reserva 1970. Rápidamente me vinieron a la mente varias cosas, como que pocos quedan en la Rioja que elaboren como antaño (Lopez de Heredia, por ejemplo), como han cambiado las pautas de elaboración y la forma de hacer las cosas y... de nuestro amigo Iñaki de Baba O' Wines que creo recordar que me comentó una vez una estupenda experiencia con un Berberana del 24. (Iñaki corrígeme si me equivoco).

Cada vez disfruto más de los vinos con muchos años a sus espaldas, me aportan sensaciones que hace tiempo no sabía o no quería apreciar y debo reconocer que siempre quedará en mi memoria por ejemplo un Murrieta Reserva 1960 tomado casi hace un año.
Sólo es cuestión de tener suerte con la botella, muchas veces no tanta, existen auténticos vinos "clásicos" con mucha vida aún. Luego abrirlas y oxigenarlas con cariño y después disfrutar de esos matices tan particulares y distintos al día a día que nos ofrecen, como si aparcaramos el ritmo frenético y tomaros el tranvía del sosiego. Son vinos para beber despacio, con tiempo y con una larga conversación entre copa y copa.
El Berberana Gran Reserva 1970:
en copa se presentaron ante nosotros con claros matices cobrizos mezclados con tonos tostados y anaranjados ya apagados. En nariz nos ofrece notas tostadas, madera y fruta licorosa como guindas. En boca sigue presente la guinda acompañada de ahumados y los tostados. Es largo y en el final aparecen algunas notas a aceituna. Aún poseía cierta intensidad.
Por su lado el Reserva 1970, se comportó practicamente igual, con los mismos matices que el Gran Reserva , un poco más discreto pero casi idéntico, podría haber pensado perfectamente que se trataba de dos botellas del Gran Reserva.

Pues bienvenidas todas estas últimas viejas botellas y las próximas que nos esperan.

Para acabar el post os dejo con una foto, que está en sintonía con las sensaciones que nos dejan las botellas clásicas y más ahora en Otoño, titulada "Otros tiempos" y realizada por mi amigo Marcelo, podeis encontrarla en su web: Aelygon.

25 octubre 2008

Furgentini

Pocas veces, contadas ocasiones, he realizado comentarios sobre productos que no fueran vino, pero cuando se cruza en tu camino un producto de calidad como este magnífico aceite, no debemos quedar indiferentes. Este el caso.
Como comenté en el post anterior, Comeral, tuve el placer de conocer a Francesc Collell y por ende una pequeña representación de sus productos, entre estos últimos se encuentra este aceite Furgentini : procede de Sicilia, Italia más concretamente de Azienda Agro Biologica "Giorgio Avola" Località Frigintini - Via Calanchi, Modica. Es un aceite extravirgen procedente de agricultura biologica y está elaborado con las variedades Moresca y Verdese. Os dejo el link: Furgentini
Se trata de un aceite que nos ha sorprendido y deleitado, debo reconocer que probablemente, con seguridad se trata del mejor aceite que he probado. Es una auténtica delicia. Posee unos matices elegantes y suaves, y los muestra a tus sentidos de una forma increiblemente delicada.
La nariz es elegante, suave y delicada. Con matices de tomate presentes pero de forma equilibrada y suave. Se muestra afrutado como si estuvieras oliendo tu mano llena de olivas de primerisima calidad. Posee matices herbáceos.
En boca es largo y muy persistente y de nuevo te seduce con las sensaciones de tomate acompañadas por ligeras muestras de alcachofa. Posee un final ligeramente especiado incluso algo picante. La boca es un conjunto elegante y sabroso de esas sensaciones que llenan tu boca de matices.
A la vista presenta un color dorado con clarisimos matices verde esmeralda que conforman una tonalidad limpia y muy cercana a dicho color verde.
A veces los placeres de la vida son sencillos, me refiero a que con un pan hecho en casa y un magnífico aceite, como si de hace siglos se tratase disfrutamos de una auténtica delicia, pan y aceite. ¿Que bebimos? Abrimos un Barzen Beerenauslese que combinó a las mil maravillas con el pan y hacía un conjunto interesante con sus matices dulces y las sensaciones del aceite.
Lo complejo que puede resultar la sencillez.

24 octubre 2008

Comeral y el V Salón de las Denominaciones de Origen y Delicatessen Vigo 2008

Este jueves finalizó el V SALÓN DE LAS DENOMINACIONES DE ORIGEN Y DELICATESSEN VIGO 2008, celebrado en el recinto ferial de Vigo (IFEVI). Este año he tenido la suerte de poder disfrutar de la feria de la mano de Comeral Vigo, distribuidora de vinos y productos delicatessen en la provincia de Pontevedra. Entre otros distribuyen Marqués de Riscal, Marqués de Griñón, Raimat, Arrayán, Allende, Casa Castillo, Dominio de Atauta, Protos, Pujanza y un largo etcetera. Entre sus productos delicatessen debo reconocer que me han sorprendido por un lado el Foie Rougie y, por otro, los productos y la persona de Francesc Collell, y sus increibles aceites, sales, arroces y especias traidas de los rincones más lejanos del mundo.
De la Feria, simplemente indicar que esperemos que en años sucesivos crezca y que alcance el nivel que creo que se merece una ciudad como esta.
Simplemente indicar desde aquí mi agradecimiento a Comeral y en particular a Jorge, a Raúl y a sus compañeros por el exquisito trato dispensado y las oportunidades brindadas de catar sus mejores productos así como de conocer a distintos personajes ligados de una u otra manera a Comeral y al vino.
Sabeis quienes seguís este blog, que la publicidad brilla por su ausencia y que es un cuaderno de vinos y catas independiente pero que no debe quedar indiferente ante el buen trato y la calidad de ciertos productos, por eso este pequeño agradecimiento a Comeral.
En un próximo post, hablaré, creo que se lo merece sin duda alguna, de alguno de los productos de Francesc Collell, estoy desde ayer, perdón estamos, como diria mi sobrino, alucinando con uno de sus aceites: Furgentini, pero se merece un post único.
Lo dicho.... mil gracias.

21 octubre 2008

Siete Vin (7Vin)

Siguiendo con lo prometido en un anterior post, en concreto el vinculado al vino Vinana 2007 , me quedaba pendiente probar el Siete Vin o 7Vin para completar el dúo de vinos que forman Vinana y este 7Vin y elaborados por Bodegas Kieninger y comercializados por Vinos de Ronda.

El 7Vin tiene la particularidad de estar elaborado con las variedades austriacas, Blaufränkisch y Zweigelt en la Serranía de Ronda. Está catalogado como vino de mesa ya que estas dos variedades no están incluidas dentro de la DO Sierras de Malaga-Serrania de Ronda.
Respecto a las variedades existe información a lo largo de la red, como por ejemplo en Wikipedia. Son variedades presentes en Centro Europa, y en concreto la Zweigelt según la información que he podido consultar es un cruce de la Blaufränkisch y la St. Laurent (familia de la Pinot Noir).
Como podeis ver, es un coupage absolutamente distinto y llamativo dentro del panorama vinícola español.
Antes de entrar en detalle debo reconocer mi grata sorpresa, muy agradable con este vino, del que se elaboran sólo 700 botellas.

En copa presenta color cereza intenso muy vivo, con borde granate y notas violáceas.
En nariz es especiado, con notas lácteas, claros matices de cerezas y moras frescas. Resulta una nariz cremosa, con aromas a vainilla y ligeros tostados. Goloso. Incluso ligerisimos ahumados. Muy buena nariz.
En boca los taninos están integrados, es fresco, muy largo. Con un fondo especiado y cremoso. De nuevo aparece la fruta roja de forma fresca. Las ligeras notas de alcohol del comienzo se disipan rápidamente para confeccionar con los minutos un conjunto muy sabroso, fresco, muy bebible y disfrutable. Sus 14,1% están perfectamente integrados. Toda una gratisima sorpresa.

Lo que comenzó como un gran enigma por mi desconocimiento sobre estas 2 variedades dió paso a un conjunto muy interesante. Un vino muy recomendable.

18 octubre 2008

Laurent Perrier Millésimé 1999

El champagne es un vino único y que desde hace siglos encandila de forma sugerente a personas de toda clase y condición. La historia del champagne, que podemos ubicar en el eje Reims-Troyes en el noreste francés, concretamente en los departamentos de l'Aisne, Marne, Seine et Marne, l'Aube y Haute-Marne, se remonta allá al siglo XVII donde se elaboraban vinos blancos a los cuáles se les comenzó a añadir variedades tintas en su elaboración y con el paso de los años añadieron la técnica de la efervescencia lo que ayudó junto con el terruño tan definitorio donde están ubicados los viñedos a crear la identidad propia del champagne y con el devenir de las décadas convertirse en uno de los tipos de vinos más importantes y reconocidos a nivel mundial.
El terruño de Champagne es particular, de ahí que se pueda considerar terruño, posee unas condiciones muy definitorias: posee una situación septentrional, con difíciles condiciones climáticas que junto con su subsuelo calcáreo le imprime unas características propias y únicas al champagne.

Fué allá por 1927 donde se definieron y limitaron las características y bases de la denominación y además se permitió sólo la utilízación de tres variedades: la pinot noir, la pinot meunier y la chardonnay. Pero fué más allá y contempla aspectos desde rendimientos, densidades, poda, etc.

Debemos tener en cuenta que sólo los champagnes elaborados con 100% chardonnay y con ello sin la participación de las otras 2 variedades tintas, contemplan el calificativo de "Blanc de Blancs". Así siguiendo el símil, se utiliza el calificativo de "Blanc de Noirs" para los elaborados sólo con las variedades tintas, pero siguen siendo blancos.

Ya en este punto y después de comentar las variedades utilizadas y permitidas, podemos resumir los aspectos definitorios en la elaboración de los champagne: el ensamblaje, el licor expedición y la crianza.

El ensamblaje puede ser como he descrito a partir de variedades, también puede ser de crus y por otro lado de distintas añadas.

Una vez concluida la crianza, que hoy en día es de 15 meses como mínimo y en el caso de los millésimé de 3 años llegando en los cuvees a varios años más, se añade el licor de expedición lo que le otorgará su característica más o menos dulce. El siguiente listado es clarificador:
  • Dulce, más de 50 gramos/l de azúcar residual
  • Semiseco, entre 33 y 50 gr/l
  • Seco, entre 17 y 35 gr/l
  • Extra seco, entre 12 y 20 gr/l
  • Brut, menos de 15 gr/l
  • Extra brut, entre 0 y 6 gr/l
  • Para una dosis de menos de 3 gr/l, se conocen como pas dosé, brut nature, o dosage zéro.
Nombrados los términos de millésimé y cuvée, no queda otra cosa que definirlos. Los millésimé son los champagne de añada y se elaboran sólo con vinos de un mismo año y sólo en añadas excepcionales a diferencia de los que no poseen este calificativo que pueden ser un ensamblaje de varios años e incluso de varios crus. Los cuvée por su parte son digamos los top de ciertas bodegas y se caracterizan por su elevada calidad y larga crianza.

Después de esta pequeña introducción sobre las características más básicas de champagne, es momento de hablar del Laurent Perrier Millésimé 1999. La bodega se encuentra ubicada en el pueblo de Tours-sur-Marne desde 1812 donde fué fundada por Alphonse Pierlot. No voy a describir la historia de la bodega que podeis consultarla en su Laurent-Perrier, de donde he extraido las siguientes líneas, pero sí como se llega al nombre de marca actual: "Alphonse Pierlot lega el negocio a su jefe de bodega Eugène Laurent, miembro de la tercera generación de una familia de viticultores. Éste dirige la finca junto con su esposa, Mathilde-Emilie Perrier. A la muerte de Eugène, en 1887, su viuda Mathilde asume sola el control de la propiedad asociando su apellido de soltera al de su esposo. Nace así la marca Veuve Laurent-Perrier & Cie."


Este Laurent Perrier Millésimé 1999, está elaborado con un 52% de chardonnay y un 48% de pinot noir y posee un envejecimiento mínimo en bodega de 7 años.
En copa se presenta dorado pajizo con burbuja fina, muy fina y persistente.
En nariz es fresco, floral, herbáceo con claros matices a bollería y pastelería. Es una nariz elegante.
En boca de nuevo la burbuja es fina, se muestra fresco, elegante como en nariz, muy disfrutable, fácilmente bebible. Con notas a crema pastelera, notas florales y es una réplica de los matices presentados en nariz. Sedoso y largo.
Un estupendo champagne del que aún conservo una botella y del cuál compraré algunas más, y lo compararé con un Gimonnet & Fils Brut 1er cru 2002 y un Pierre Peters Millésimé 1998 que acaban de incorporarse a mi bodega y en breves semanas serán abiertos.
Por cierto, Laurent Perrier es distribuido en España por Herederos del Marqués de Riscal.

14 octubre 2008

Iberoamerica en cata 12: un vino de Otoño, PICEA 650

El ciclo de las propuestas de Iberoamerica en Cata ha vuelto al origen, al comienzo, es decir al blog de Joan, y nuestro amigo optó por hacernos buscar un vino que nos recuerde al otoño.
Debo reconocer que no he buscado un vino en concreto pero tampoco hice el esfuerzo ya que creo que en mis notas de las últimas semanas tengo un vino que puede ir como anillo al dedo.

Soy más amante de tintos que de blancos, aunque cada año pruebo más y más blancos y últimamente alguno de los mejores vinos que he bebido son de este color, y porqué comento esto por la simple razón de que el otoño marca entre otras cosas, el fin del verano y con ello la reducción en los blancos y la vuelta a la mayoría de los tintos. El cuerpo te pide de nuevo color oscuro en la copa. Por otro lado, la vendimia marca su fin y de nuevo, como nosotros, el ciclo de la vida comienza de nuevo. El Otoño en mi vida siempre me ha traido grandes cosas: gratos recuerdos de niño buscando setas (níscalos, seta de los caballeros y macrolepiotas), más mayor, si esa es la palabra, me trajo a mi mujer, ahora me trae un gran giro en mi vida, veremos que nos trae el siguiente otoño.

Por eso buscando en mi libreta, encontré un buen tinto que al igual que las cosas que me trae el Otoño, era novedoso para mí y que además se llama PICEA 650 2004, y debe su nombre a la presencia de la especie Picea Abies en el enclave de "El Ternero", lugar donde se encuentra la bodega. Según wikipedia: "Picea abies (picea de Noruega) es una conífera de la familia de las pináceas que no pertenece realmente al género Abies, los abetos, por lo que en ocasiones se le llama también "falso abeto". Originaria de toda Europa, desde los países nórdicos hasta los Balcanes, suele formar bosques en altitudes superiores a los 800 m, conviviendo frecuentemente con el alerce.
En muchos países del norte de Europa se le considera el abeto típico de Navidad. Es muy apreciado en jardinería, ocupando un lugar destacado en parques y jardines europeos y también es utilizado para reforestación debido a su madera, de color claro, muy trabajable y de fino acabado; ideal para ebanistería o para confeccionar instrumentos musicales, los famosos violines Stradivarius fueron fabricados de este tipo de árbol.
La picea de Noruega se regenera a partir de su sistema de raíces, que se conserva vivo cuando el tronco muere. La característica de esta pícea es su copa piramidal, muy regular. Puede alcanzar los 70 m de altura, aunque generalmente no sobrepasa los 30-50 m. Para adaptarse a condiciones de climas más fríos una Picea puede disminuir su porte en sucesivas generaciones que renacen de las raíces hasta parecer apenas un arbusto. En abril de 2008 científicos de la Universidad de Umeå (Suecia) descubrieron un ejemplar de Picea con un sistema de raíces de 9.550 años de antigüedad. La longevidad de la pícea se debe por un lado a su doble capacidad para clonarse a partir de las reservas de la raíz, y por otro a adaptarse a los cambios climáticos, evolucionando de árbol a arbusto.
Sus ramas crecen horizontalmente, excepto en la zona alta, en que se disponen de forma ascendente. De tronco recto y corteza pardorrojiza que se escama ligeramente con la edad. Presenta hojas aciculares de entre 1 a 2,5 cm de longitud, rígidas y puntiagudas, dispuestas en verticilos y de color verde oscuro brillante. Las ramas nuevas que brotan en primavera son amarillo verdosas.
Los conos (piñas), al igual que en el resto de las especies de píceas, son colgantes, de forma ovoide y de entre 10-18 cm de largo; las piñas jóvenes son verdes, al madurar pasan a ser de un color marrón parduzco o purpúreo.".
Pena, que yo sepa, son perennes, que sino sería el vino perfecto para asociarlo al Otoño.

Este Picea 650 2004, lo compré sin conocerlo, pertenece a la DO Rioja pero con la curiosidad de que Viñedos del Ternero es la única bodega burgalesa de la DO Rioja. El número de 650 hace referencia a la altitud de los viñedos. Es un interesantísimo vino elaborado a partir de la variedad tempranillo en un 95% y con un 5% de mazuelo. Criado con mimo en barricas nuevas de roble francés, de grano fino, durante 16 meses y posterior afinado en botella durante 10 meses. Antes de entrar en detalles debo confesar que me gustó y repetiré, por cierto su precio es de 20€ lo que lo convierte en una muy buena opción de compra. Por cierto está catalogado como cosecha.
En copa presentó color cereza picota de capa alta con borde granate oscuro y se mostró denso, diciéndonos que el verano toca a su fin y llega una gran época de tintos.
En nariz denota ligeros ahumados, buenos tostados. Presencia de chocolate negro y de moras y de ciruelas maduras acompañadas de vainilla y un claro torrefacto casi caramelo de toffee, e incluso de fondo un ligero especiado. Gran nariz.
En boca los taninos están integrados, con buenos tostados de la madera, se muestra cremoso, largo, denso, sabroso y la fruta madura está presente de nuevo pero más comedida que en nariz. Con el tiempo surgen cerezas.
La nariz me recordó al viñedo, me llevó a otros tiempos en los que tenía más contacto con la naturaleza, y con los minutos sumó notas cremosas e incluso algún lácteo a las comentadas anteriormente.
Creo que es un buen ejemplo y un buen pistoletazo de salida para la carrera del Otoño, y por supuesto un buen vino.

12 octubre 2008

Tares y el Buen Amor

podría ser un buen título para comentar dos vinos de Castilla-León, uno perteneciente a la DO Toro y otro de la DO Bierzo. Por un lado me referiré al Vino del Buen Amor 2006 elaborado por Bodegas Nuntia Vini en Zamora y se trata de un vino procedente de la Agricultura Ecológica. Es el hermano pequeño de un muy interesante Toro, Volvoreta Probus. Reza la etiqueta de este Buen Amor lo siguiente: "Donde hay vino de Toro, no beben de baladí" (Libro del Buen Amor V-1339).
Es uno de los vinos más dificiles de definir que ultimamente me he encontrado, si hubiera sido una cata ciega, jamás (aunque no deberiamos decir nunca esa palabra), creo que hubiera apostado por la DO Toro. El motivo es que predominan las sensaciones y recuerdos a caramelos de cuando era niño, diria que de café con leche y además, el vino se muestra muy goloso, acaramelado. Lo dicho curioso.

En copa nos recibe con color cereza oscuro, con notas de moras.
En nariz, como indicaba, es peculiar, distinto, me recuerda a caramelos de mi niñez, muy dulces, a caramelos de café con leche. Es sorprendente. Me he acordado también de crema de cacahuete. La nariz es muy golosa, muy de caramelo.
En boca los taninos están pulidos, es largo y fresco. Surge otra vez ese matiz peculiar de cacahuete más caramelo y helado de café con leche. Estos matices predominan sobre cualquier otro. Incluso diría que de fondo surgen sensaciones florales, pero quedan mitigadas por las anteriores.

Me ha resultado dificil de definir y creo que los matices acaramelados lo convierten en boca en un poco empalagoso pero es tan peculiar, que no me atrevo ni a recomendarlo ni a no recomendarlo, es de esos vinos que cada uno debe probarlo y encajarlo o no en sus gustos.


El otro vino objeto de este post es el conocido Dominio de Tares Cepas Viejas 2005. En su día comenté la añada 2003 de este mismo vino: Dominio de Tares Cepas Viejas 2003. Está elaborado por Dominio de Tares con mencía procedente de viñedos de más de 60 años y posee una crianza de 9 meses en barricas de roble americano y francés.

Debo reconocer que hace ya años fué uno de los vinos que me descubrió el Bierzo con todo su potencial y que con el paso de los años, sea por conocer y probar cada vez más vinos o quizás pueda ser que las últimas añadas no estén a la altura de aquellas que pasaron por mis copas hace tiempo, debo decir que ya no me sorprende tan gratamente como hizo entonces.

En copa aparece con color cereza oscuro con borde muy vivo.
En nariz es herbáceo, con notas balsámicas y fruta roja madura en concreto cerezas y ciruelas. Acompañan matices especiados y ahumados.
En boca es fresco y fácil de beber. Los taninos están pulidos y se muestran ensamblados. Las sensaciones principales son de especiados, de tostados ligeros y de nuevo de fruta roja madura.
Posee un final demasiado especiado incluso resulta algo picante. Hubiera agradecido que todos los matices anteriores tuvieran más intensidad para que subiera un peldaño en calidad y fuera más interesante.

Lo dicho, no es aquel Dominio de Tares de hace años que guardo en mi memoria.

10 octubre 2008

Les Terrasses 2004

Después de la decepción que me supuso hace ya un par de meses Clos Martinet 2003 decidí darle un oportunidad a otro Priorat que también rondaba por la vinoteca desde hace tiempo: Les Terrasses 2004.
Ultimamente mis encuentros con los Priorats no son lo que me esperaba y en este caso con este Les Terrasses me ha vuelto a ocurrir. Logicamente que nadie entienda una generalización sobre esta denominación, faltaría más, además generalizar en muchos aspectos de la vida y sobre todo en el mundo del vino es absolutamente contraproducente.
Pero tanto Martinet como Terrases son buenos ejemplos de la denominación (logicamente lejos de los hermanos mayores de este Les Terrasses) y en ambos casos no me he encontrado la complejidad ni el envejecimiento ni la evolución que deberían hacer tenido.
Este Les Terrasses 2004 en copa se mostró con color cereza ligeramente oscuro con borde granate y en conjunto con viveza.
En nariz se muestra fresco con matices minerales (grafito, pizarra) acompañados de fruta ligeramente madura como moras y cerezas. El fondo de la nariz es algo cremoso. Surgen matices tostados de la madera y notas térreas.
En boca los taninos están equilibrados y nos encontramos de nuevo las notas minerales y térreas. Es largo. La fruta aparece de forma ligera, en concreto la cereza. También surgen los tostados igual que en nariz. El alcohol tiene una cierta presencia de fondo que se mitiga con la aireación y el control de la temperatura. Facilmente bebible.

Hasta aquí los matices parecen correctos y que nos ofrece lo que debería ser pero el problema es que dichas sensaciones son ligeras y de forma plana, lo que hace que se presente el vino ante nosotros como interesante, sabroso, bebible pero falto de complejidad y sin presencia en los matices definitorios.

07 octubre 2008

Prima 2006

Hoy volvemos a la normalidad que últimamente pasa tanto por mis manos. Tengo una serie de notas pendientes de las últimas semanas y entre ellas se encuentra la de este Prima 2006.

Lo primero que me llamó la atención es quién está detrás de este vino: Bodegas Maurodos. Sabeis que tengo cierta predilección por vinos como su San Román y por el elaborado por su bodega hermana Mauro, como es el vino del mismo nombre, Mauro .
Así que en principio esperaba encontrarme un vino joven de una gran bodega y por tanto un gran producto, pero....no, sorpresa. Sorpresa la que me llevé pero en la otra vertiente, no está a la altura de sus hermanos, por supuesto con las grandes diferencias que a priori deben existir entre todos ellos. Lógicamente no esperas un pequeño San Román ni un pequeño Mauro, pero sí me esperaba un vino distinto a otros vinos jóvenes, con ese toque de la bodega que incrementará la calidad media y nos ofrecerá un vino como, el que al menos yo me esperaba y no me encontré.
Es un vino que ronda los 10€ lo que en principio es un precio competitivo y en la línea de otros productos similares.
Está elaborado con 90% de tempranillo y 10% de garnacha y con crianza de 12 meses.

En copa muestra color cereza oscuro, pero vivo y con expresión de juventud.

En nariz es especiado con notas de cacao y de tostados de la crianza. Surge fruta roja, en concreto cerezas junto con ligeros balsámicos, matices de juventud y fondo ahumado.

En boca los taninos tienen peso pero ya comienzan a estar integrados, es largo y ligeramente cremoso. Se muestra demasiado joven y el final es cálido y especiado. La fruta roja aparece pero comedida quedando en un segundo plano. La boca podemos resumirla como demasiado joven, cálida, con matices cárnicos y especiado.
Reconozco como ya he dicho que me esperaba más, a lo mejor esperaba encontrar sensaciones que no debiera buscar en un vino como este pero, la calidad de la bodega que está detrás de este Prima 2006 me hizo depositar ciertas esperanzas y encontrar una de esas "joyitas" de RCP que tanto nos gusta que se cruze en nuestro camino.

05 octubre 2008

Vinana 2007

En los próximos días y mediante dos post, y este es el primero de ellos, desgranaré los vinos de la Bodega Kieninger, Vinana 2007 y 7Vin. Por anticipado doy las gracias a Salvador y a Vinos de Ronda por la oportunidad de probar sus vinos.
Son vinos ecológicos y de muy baja producción, sobre 700 botellas el 7Vin y 1100 botellas el Vinana.
En este primer post comentaré el Vinana 2007.
Este vino se elabora bajo la DO Sierras de Malaga Serranía de Ronda, con uvas de las variedades: Cabernet Sauvignon, Pinot Noir y Merlot, en porcentajes de 57%, 29% y 14% respectivamente.

El alma del proyecto es Martin Kieninger quién comenzó el proyecto de la plantación de este viñedo ecológico por amor a la naturaleza y al vino. De profesión arquitecto, experto en Bioconstrucción y Arquitectura sostenible, hace diez años, acompañado de su mujer, homeópata de profesión, se instalaron en Ronda en una finca llamada “El Corchero”.

En 2001, Martin plantó sus primeras cepas, en concreto Blaufraenkisch y Zweigelt, traidas de Austria, su pais natal, en una hectárea de viñedo con 3.000 plantas que dieron 700 botellas del 7Vin y 1100 botellas del Vinana.
El 7Vin, del que hablaré dentro de unos días, tiene la particularidad e interés de estar elaborado con las variedades austriacas Blaufraenkisch y Zweigelt, a partes iguales.

Vinana, nos ofrece en copa un color rojo cereza algo oscuro y vivo, con borde hacia matices de frambuesa. Lágrima media.
En nariz surgen aromas a cerezas, fresas y violetas. Es fresco con claros recuerdos a caramelo blanco y cierta golosidad. Surgen ciertos balsámicos así como tostados cremosos junto con matices especiados. Es una buena nariz.
En boca posee buenos taninos, integrados ya. Resulta largo y sabroso. La fruta presente en nariz se muestra algo más comedida aquí. Aparece de nuevo el matiz a caramelo blanco junto con aquella golosidad y un ligero especiado. El alcohol y la crianza de 6 meses están integrados. Posee buena acidez y se muestra aún joven, le aguarda un buen envejecimiento y aún mostrándose interesante hoy en día creo que queda lo mejor de él por llegar.

En resumen se trata de un vino sabroso, con muestras de juventud que pulirará con el tiempo, para disfrutar con calma y beber despacio, por lo menos yo así lo hice.
Dentro de unos días hablaré, ya que aún me queda por probar y espero beber, del interesantísimo a priori 7Vin con su más que curioso ensamblaje por estos lares a base de variedades austriacas.

03 octubre 2008

Cata de Herederos del Marqués de Riscal en Vigo

El martes día 30 en el Hotel NH de Vigo y de la mano de D.Pedro Aznar (Director Comercial Técnico y enólogo de la bodega) y D.Jorge Vigo (cabeza visible de la bodega por estos lares), tuve el placer de asistir a la cata de 4 de sus vinos.
Resultó un evento en mi opinión, interesante y bien dirigido por Pedro Aznar y que sirvió de presentación a través de cata comentada de 4 de sus vinos:
  1. Marqués de Riscal Reserva 2004
  2. Marqués de Riscal 150 Aniversario 2001
  3. Barón de Chirel Reserva 2003
  4. Frank Gehry Selection 2001

¿Quién en el mundo del vino no conoce Marqués de Riscal?. Esta bodega lanzó su primer vino allá por 1862 y, acercandonos a hoy en día, su primer Barón de Chirel en 1986.

Digamos que disfrutamos de 4 interesantes vinos, 2 de ellos ejemplo y expresión de terruño o terroir: Barón de Chirel y Frank Gehry.

Marqués de Riscal Reserva 2004:

Es un vino elaborado con 90% tempranillo y 10% de graciano y mazuelo. La añada 2004 se caracterizó por elevadas precipitaciones al comienzo seguidas por nieve en Febrero. En el mes de Abril se recogieron precipitaciones de 300 l/m2. Además de producirse frios intermitentes. Llegado el mes de Septiembre y con la vista puesta en la vendimia, volvieron las lluvias que rondaron los 100l/m2 lo que implicó retrasos que ligado a la llegada de un calor seco llegó a producir ejemplos de botritys. El resumen de esta añada es que se puede calificar de excelente ya que las denominadas viñas medias estuvieron en una media de calidad excelente lo que en conjunto llevó a dicha calificación global.

En copa presentó color picota de capa media sin evolucionar con un borde granate oscuro. En nariz nos ofrece matices de fruta madura, en concreto cereza, acompañados por notas de tostados de la madera y ahumados, lo que indica su capacidad de desarrollo. En boca los taninos están presentes pero ya bastante integrados. Es largo, surgen de nuevo los tostados, más matices de juventud. Posee acidez, cierta calidez y como resumen podriamos decir que necesita de 6 a 12 meses en botella que le llevarán a estar por encima de la añada 2003.

Marqués de Riscal 150 Aniversario 2001:

En este caso se trató de un año que trajo vientos cálidos en Septiembre lo que implicó una madurez excelente de la tempranillo. Está elaborado con un 85% de tempranillo, 5% de cabernet sauvignon y un 10% de graciano y mazuelo. Llegados a este punto, alguno podeis preguntaros como es posible que posea un 5% de cabernet si las variedades permitidas por el Consejo Regulador de la DO Rioja son la tempranillo, garnacha, mazuelo y graciano. Es sencillo: Marqués de Riscal, por su historia tiene derecho preferencial a utilizar esta variedad debido a la antigüedad de sus viñedos. El uso de la cabernet en este caso le va a proporcionar aroma y envejecimiento al vino.

En copa presentó color picota de capa alta con borde granate oscuro, casi impenetrable, sin eolucionar. En nariz no prima la fruta, pero la que surge es madura. Se trata de una nariz compleja, cremosa y especiada junto con aromas ahumados. En boca posee un ataque agradable con taninos maduros e integrados. Es largo, complejo y de nuevo surge la fruta madura con un toque licoroso. La madera de roble americano está presente pero no adquiere importancia ni apabulla.

Estamos ante un vino con una larga vida.

Barón de Chirel Reserva 2003:

Es un vino elaborado a partir de cepas de más de 30 años con un coupage de 80% tempranillo y 20% cabernet sauvignon y con una crianza de 22 meses en roble americano. Fué una añada que se caracterizó por elevadas precipitaciones en otoño e invierno y con un mes de Agosto moderado y lluvioso que implicó una maduración rápida.

En copa presenta color picota de capa alta con borde granate oscuro, sin evolucionar. En nariz nos aporta fruta roja, ligeros matices licorosos, tostados, cierto toque caramelizado, especiados y cueros. En boca posee un buen ataque, con taninos presentes pero ya integrados, es largo, agradable, elegante. De nuevo aparecen las sensaciones de fruta roja y cierta licorosidad así como ligeros tostados.

Es un vino aún joven, con años por delante pero con menos longevidad que otras añadas anteriores.

Frank Gehry Selection 2001:

Por último catamos el vino de la noche. Es un vino que se elaboró para celebrar la inauguración de la bodega diseñada por el famoso arquitecto F. Gehry. Es un vino que no se ha comercializado, por lo que probarlo es todo un lujo. Es una representación viva de la tempranillo, es monovarietal y posee una crianza de 22 meses. Sólo se elaboraron 5000 botellas.

En copa nos ofreció un color picota de capa alta con borde con matices cobrizos y anaranjados, muy ligeros. Sin evolucionar. En nariz la fruta está presente de forma muy madura, casi en compota, acompañada de balsámicos. Se trata de un vino fresco y que ya en nariz se intuye que la madera está integrada. En boca nos recibe con taninos integrados, con elegancia, de forma sutil. Se trata de un vino muy varietal, largo, con presencia de fruta madura y ligeros tostados. Un muy buen vino.

Desde aquí agradecer a Pedro y Jorge su invitación y su dedicación en dicha cata. Gracias.