04 enero 2009

El afinamiento, la Petit Verdot y la sorpresa

La Petit Verdot es una variedad de uva a la que le tengo cierto, digamos aprecio, me gusta encontrarme con buenos monovarietales, con buenos ejemplos de expresión de sus cualidades. Uno de los mayores problemas para disfrutar más asiduamente de este tipo de vinos, es por un lado los pocos ejemplares que podemos encontrar en nuestras vinotecas habituales, sobre todo ejemplos nacionales, y por otro, el eterno dilema de las añadas recientes. Algo parecido le ocurre, por ejemplo entre otros, a los monovarietales de Shiraz o Syrah, que debes comprarlos según salen al mercado, es decir excesivamente jóvenes y tener la paciencia necesaria con la guarda para poder consumirlos en su momento adecuado.
Al hilo de esto último, hace unas semanas escribía lo siguiente para uno de los portales en los que colaboro:

“La forma de elaboración y el mercado, ha dictado nuevas normas en el mundo del vino. En los últimos años, desde los años 80-90 hasta hoy en día, han cambiado muchas cosas en el mundo vinícola. Una de ellas es la rapidez con la que llegan al mercado y por tanto a nuestras manos, cada vez más un elevado número de vinos de forma temprana y lejos de su mejor momento de consumo, aún lejano en el tiempo.
El llamado afinamiento en botella del vino para alcanzar el momento idóneo de consumo se está dejando en manos del consumidor final en lugar de la bodega elaboradora.
Es una cuestión no diría que preocupante pero sí lejos de toda lógica. ¿Qué sentido tiene lanzar al mercado un vino que necesita pulir al menos durante 3 o 4 años? ¿Dan por seguro las bodegas que todos sus clientes conocen dicha situación y, de conocerla poseen lugar en sus casas para realizar una buena guarda?
Este hecho se produce no sólo en las denominaciones principales sino en prácticamente todas las denominaciones de este país, y tanto en vinos blancos como en vinos tintos.
Cada vez más adquirimos vinos pensando en guardarlos unos cuantos años, y no por el hecho de que posean una buena evolución con el paso del tiempo, cosa totalmente distinta al afinamiento mínimo, sino que sabemos que abrir ciertos vinos cuando son recién adquiridos implicará un no disfrute del mismo y que hasta que pulan ciertas aristas no podremos obtener de ellos todos sus matices. Con lo que volvemos a lo del principio: es el cliente final quién realiza la crianza en botella en su hogar.
Pero, me pregunto: al adquirir un vino de media-alta gama o alta gama, pagar un alto precio por él ¿no debería el vino en cuestión estar al salir al mercado en un momento óptimo de consumo? Probablemente, más de una bodega nos contestaría que si ha salido al mercado es que ellos consideran que está en un momento óptimo pero, no nos llevemos a engaños todos sabemos de muchos vinos que compramos y que debemos por obligación guardar unos años.
Es una situación que cada vez se produce con más frecuencia, el mercado prima y el marketing también y ninguna bodega quiere quedarse atrás pero la lógica dicta todo lo contrario”

Estas líneas me sirven de antecedente para escribir sobre el último Petit que he abierto, se trató de un Casa de La Ermita Petit Verdot 2003, DO Jumilla. Se trata de un monovarietal que proviene del “Pago de El Carche” y que posee una crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble francés y americano.
De entrada adelanto que después de darle una guarda de, creo recordar, prácticamente un año y de ser una botella que llega a mi bodega por las estupendas sensaciones que me dejó hace ahora 2 años y que citaré más adelante, me encontré con un petit muy lejos de lo que esperaba, no por defectos sino por las sensaciones que me transmitió. Buscaba de nuevo aquella complejidad, fruta madura y potencia y no surgió ninguno de esos matices.

En copa se presenta con color cereza oscuro con borde granate muy vivo y lágrima media.
En nariz se muestra cremoso y caramelizado, con notas de caramelo werthers (vainilla). Además la potencia está sustituida por frescura, notas minerales y torrefactos junto con tostados ligeros. La nariz no denota complejidad, y se ve abrumada por las notas acarameladas que presenta.
En boca los taninos son suaves y resulta fácil de beber. De nuevo es fresco y caramelizado, no es intenso ni presenta potencial. A su vez tampoco es largo y el final además es algo amargo pero sin molestar. Acompañan también matices herbáceos. En boca lo definiría, lo escribí tal cuál en mis notas, como un petit light. Me sorprendió, y no positivamente, la falta de presencia e intensidad y la sobremanera en que aparecen los matices anteriormente señalados de caramelo.


Esperaba mucho más, y teniendo en cuenta como decía unas líneas atrás, que hace ahora exactamente dos años escribía lo siguiente sobre este mismo vino después de una muestra catada en una presentación de varias bodegas de una distribuidora de vinos: Casa de La Ermita PV 03 en Roco&Wines en 2007.

Lo cuál rompe todos los razonamientos anteriores, con lo qué me da lugar a muchos pensamientos: ¿mala evolución? ¿botella no representativa? ¿mala suerte?..... una vez más nos encontramos ante un elemento vivo que tiende de vez en cuando a jugarnos una mala pasada.

16 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

Estoy de acuerdo con tus comentarios, Carlos.
El año pasado un gran bodeguero riojano me confirmaba que él, con sinceridad, se estaba planteando en serio lo de guardar los vinos en bodega hasta su consumo optimo, con el riesgo que eso conlleva de inmovilizado, pero...
Personalmente estoy disfrutando muchisimo con añadas de vinos que, con paciencia, guardé en su día con la esperanza de una mejoría y una evolución lógica y positiva.
Ahí el riesgo de inmovilizado lo tengo yo.
Pero, ¿quien nos asegura que esos vinos aguantarán el paso del tiempo?. Antes debemos probarlos para comprobar que tienen el esqueleto y el músculo necesario, con lo cual gasto doble.
Las bodegas deben pensar en el consumidor. Ya lo hacen algunas sacando unos vinos al mercado que estoy seguro no duran dos años. Maduros y comerciales pero carentes de alma y caracter. Vinos fugaces para descorchar "hoy mejor que mañana".
Puede que sea lo que te ha pasado con el petit verdot.
Acabo de conseguir uno para Vinarium de Bodegas Santa Margarita, Hoya Hermosa PV, de momento está pletórico, potente y aromático, de precio anda alto pero al menos tengo otra opción al del Marqúes de Griñón. En su día probé este de Casa de la Ermita y el de Alfonso de Hohenloe, Andalus.
Saludos y Felices reyes.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Guarda, coincido contigo, es una mezcla de mercado,marketing, inmovilizado y un sinfin de matices que cada vez superan al mero hecho de hacer vino.
Tomo nota de tu recomendación, ya que si tengo que decantarme de momento, sin haber probado el que comentas, creo que el PV en este pais es el del Marqués de Griñon. El Andalus, en su momento lo probé y me causó buena impresión, a pesar de creo recordar un ligero TCA en aquella botella, voy a buscar las notas....
Saludos
Carlos

Oscar Gallifa dijo...

Carlos, has escrito una muy buena entrada donde cada uno puede pensar bien diferente. Yo me quedo con tu opinión y coincidimos casi en todo... déjame pues mencionar un par de cosillas.

Sobre la "comparación" del Petit Verdot (PV) y el Syrah, decirte que ultimamente he podido comprobar en mis carnes las dos variantes del tema: gran vino recién sacado al mercado (con tu permiso: http://www.vadebacus.com/2008/09/lo-bueno-se-hace-esperar.html) y otro de gama media con 7 años encima ( http://www.vadebacus.com/2009/01/el-syrah-de-barcelona.html). Tu mismo puedes ver como el resultado se decanta hacia el guardado a conciencia, muy resultón y totalmente integrado en todos sus facetas.
Con eso quiero decir que efectivamente, hoy en dia la mayoría de vinos salen al mercado muy necesitados de guarda en vidrio.


Centrándonos en el/los monovarietales de PV decir que particularmente me agradan bastante también, pero tienen un pero muy cuestionable. Parece que los pocos que se encuentran en el mercado (la inmensa mayoría pertenecen a la zona de Levante)poseen demasiada arrogancia en sus días de estreno y un marcado declive (quizá declive suene duro, más bien ¿desequilibrio?) en sus momentos más maduros. Es por culpa de la variedad? es culpa de la zona que los cria?? es lo que pretenden los elaboradores??? yo lo tengo claro, para hacer vinos monovarietales hay que tener unas condiciones ideales de terreno y variedad afín, bajo riesgo de quedarnos con "agua de borrajas".

Me quedo de lejos con el PV de Valdepusa, el Andalus me dejó bastante indiferente.


Saludos y a guardar vino...:-))


OG

Mariano dijo...

Hola Carlos,

Desde mi ignorancia, yo tengo una visión un poco distinta del tema, aunque coincidamos en lo principal.

Creo que en España, hasta hace no mucho, estábamos bastante mal acostumbrados; es decir, si miramos a Francia, los buenos de Burdeos y Borgoña comercializan sus vinos poco después de ser embotellados, cuando sabemos que abrirlos inmediatamente implica un infanticidio, que la guarda es imprescindible y el comprador lo sabe. Sin embargo aquí, sobre todo en las DO más clásicas (Rioja, Ribera...) las normas de crianza y reserva implican un tiempo de botella en la propia bodega comercializando el producto (teóricamente) listo para consumir.

En mi opinión eso está cambiando por varias razones, primero, por exigencias del mercado, cada vez más competitivo y dinámico. Por otro lado hay muchas bodegas relativamente nuevas, pequeñas, con muy bajas producciones y con ganas de hacer las cosas bien, pero que no pueden permitirse (aunque me consta que les gustaría), guardar sus vinos para comercializarlo en el momento óptimo de consumo, ya que el coste de no vender un año sería cerrar o subsistir con un producto de menor calidad.
En el lado positivo de la balanza creo que el consumidor medio está cada vez más informado y con más capacidad para decir si a un vino le falta botella o no (incluso creo que venden aparatos para simular guarda en la misma copa).
Sin embargo, también es cierto que hay bodegas fuertes (y sobre todo en el nuevo mundo) que si pueden permitirse ese lujo, por lo que no sabemos, en definitiva, qué modelo se impondrá.

En cuanto a la petit verdot, hasta donde yo sé, las escasas cepas que tenemos en España son muy jóvenes, por lo que yo diría que hay que tener un poco de paciencia y seguro que conforme vayan madurando iran mejorando bastante. Creo que por esa razón en Pago del Vicario decidieron con buen criterio hacer un rosado (que más bien es un clarete), pero explotando así las características de esas viñas nuevas y dejando para el futuro la elaboración de tintos de calidad.

Quiero insistir en que esto es una mera opinión desde mi analfabetismo y que seguro alguien con mejor criterio corregirá, y aprovecho también para pedir disculpas por el tostón y felicitarte por tu excelente blog del que aprendo muchísimo para el mío que también es muy joven.

Saludos,

Oscar Gallifa dijo...

Mariano,

Permíteme una puntualización a tu opinión sobre esas denominaciones más clásicas como Rioja y Ribera.
Citas unas normas que, efectivamente, obligan a los Crianzas, Reserva y Grandes Reservas a tener un mínimo de crianza en madera y en vidrio. Hasta ahí todo correcto (eso, entre otras cosas, nos asegura un producto medianamente homogéneo año tras año), pero... hecha la ley, hecha la "trampa". No se si te has fijado que en la actualidad la practica totalidad de los vinos de esas zonas salen al mercado con la contraetiqueta de COSECHA, lo cual les permite hacer lo que les de la gana. Entre otras cosas deja de influir en el tiempo mínimo obligatorio de crianza en madera pero sobretodo en botella.
De ahí que tengamos el mercado repleto de vinos "inmaduros" que aportan otra dimensión al consumidor que prefiere beber antes que guardar (bajo riesgo muchas veces de encontrarte un vino que no acepataba tal guarda..), o lo que es lo mismo, potencia jovial a equilibrio futuro.

Saludos.


OG

Mariano dijo...

Oscar,

Totalmente de acuerdo con lo que dices, aunque entramos entonces en el (a veces oscuro) mundo de los vinos de “alta expresión”, donde encontramos desde joyas únicas a auténticos guisotes, o, dicho de otra forma, los que quieren hacer bien algo distinto (más fruta, color...) pero que no alcanza los mínimos de barrica exigidos en cada caso, o los que se amparan en la etiqueta "de autor" para vender la misma maderaza, más rápido y más caro. Yo quiero creer que prosperarán los primeros.

En cualquier caso la guarda, como bien dices, queda al buen criterio del consumidor.

Saludos,

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Oscar, como estamos de acuerdo en lo fundamental me voy a ceñir a tus ultimas lineas respecto a la petit y el levante.
Efectivamente, las variedades dependen absolutamente del terreno en el que viven, o preguntemosle a Petrus porqué tiene merlot y no otra variedad, entre otras cosas.
Claro está, que si no se dan las condiciones idóneas no tendremos un,en este caso,monovarietal de petit que sobresalga del resto.
En esto, te doy toda la razón
Es absolutamente definitorio el binomio terroir - variedad, y te puedes empeñar en plantar albariño en Castilla o plantar cabernet en Galicia, tu mismo, tendrás un albariño y un cabernet, pero de que calidad??
Oscar.
Un abrazo,
Saludos
Carlos

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Mariano,
como apuntas hay otras razones por las que debes lanzar el vino al mercado antes del momento probablemente deseado por la bodega, es como digo en el post, una cuestión de mercado y efectivamente a veces el grande se come al pequeño, o al menos lo intenta.
En el caso de la petit, es como le comento a Oscar cuestión probablemente de mala sintonia entre el terreno y esa variedad y como dices influirá también, sin duda, la edad de las cepas y la falta de traición en España de variedades como esta petit.
Respecto al tostón, Mariano, ojalá de más comentarios extensos como el tuyo, este blog está para eso y para más.
Gracias por tus palabras.
Saludos
Carlos

Carlos Rodriguez dijo...

Mariano, donde pone traición deberia ser "tradición"
jeje
Carlos

Mariano dijo...

Me ha TRAICIONADO el subconsciente, je je.
Gracias

CarlosGonzalez dijo...

y ya que estais con el tema variedad-terreno, es igual la monastrell LEVANTINA que la del sur de francia?
No se, pregunto, eh? ;-)

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Carlos, pues la respuesta es que el resultado obtenido de ambas monastrell NO es igual.
¿O es igual el albariño de las Rias Baixas que el de Raimat en Cataluña, p.ej.?
Saludos
Carlos

samuel cano dijo...

Puf, en menudo lio me voy a meter, porque tengo Petit Verdot y vinos demasiado jovenes en el mercado.

Empecemos al contrario, con la Petit, es una variedad que me gusta mucho y que creo que con facilidad va dar grandes resultados, pero tiene complicaciones con el verano, el estres y el punto de maduración alcoholica y fenolica. Supongo que ese 2003 el problema es la viña joven que puede dar malas sorpresas en años calurosos como fue el que está en cuestión. Suelen ser vinos potentes y complejos, un puntito golosos y muy tánicos y corpulentos que parece que necesitan botella, pero que no aguantan muchos años porque el ph y la acidez de la viña joven es complicado que esté equilibrado con tanto calor. De esta misma bodega el 2004 me parece un vino que va a aguantar mucho mejor el paso del tiempo, ya veremos. Y en cuanto a otros PV, no he catado el de Abadia Retuerta pero me han hablado muy bien de el. De los demas me gusta el del Marques. Aunque para mi, aunque puede dar grandes monovarietales, puede funcionar mucho mejor en ensamblajes, pero eso es porque a mi no me gustan los monovarietales, pero son manias.

En cuanto al poco tiempo en botella con que sale el vino al mercado. En parte si y en parte no. Creo que las nuevas bodegas y las antiguas que quieren hacer nuevos productos si sacan vinos con menos botella al mercado (en rioja con la denominación Cosecha, en ribera con el joven roble, en mancha con VT Catilla o con joven roble, etc, etc). Aun asi, creo que se venden muchisimas más botellas en los mercados hechas y muy hechas que botellas verdes, y sino miremos los numeros de botellas de rioja crianza, reserva y gran reserva (muchos de ellós salen muertos ya al mercado y aún asi se siguen vendiendo porque hay consumidores que los compran) o de la mancha los reserva o crianza que hay en el mercado y que, en numero de botellas superan con creces a los vinos con poca crianza que salen al mercado.

Salud y buen vino.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Samuel,
respecto a la primera parte de tu comentario, totalmente de acuerdo, es cierto que la petit es una variedad dificil de trabajar, tú lo sabes mucho mejor que yo, y que necesita botella pero no posee una gran longevidad.
Respecto a la segunda parte,pena de que no tengamos cifras,pero no es posible ya que considerar un vino inmaduro o maduro es cuestión de gustos, y ahí las cifras no valen, ¿verdad?. Yo con el post, queria hacer hincapié en que existe una corriente más acusada que antaño en este tipo de vinos demasiado verdes para mi gusto, que no quita que en el mercado exista un mayor numero de vinos maduros, pero lo dicho cuestión de cifras y gustos.
Espero que la pasada vendimia te haya ido muy bien y los resultados sean de tu agrado y del nuestro.
Saludos
Carlos

Anónimo dijo...

Posiblemente llegue bastante tarde para vosotros, y quizás no actualice ninguno de vuestros datos pero... habéis probado el Vetas Petit Verdot?? Su enólogo, Juan Manuel Vetas, es el enólogo de Ándalus, el primero que plantó Petit Verdot en España, incluso fue él el que se las llevó al Marqués de Griñón, que participaba en el proyecto del Príncipe Alfonso de hohenlohe. La primera cepa de Petit Verdot en España está en Ronda, y Juan Manuel la trajo. Hace 10 años tiene su propia bodega, y la verdad es que quizás sea el más idóneo para hablar de esa variedad. El rey de su bodega es el monovarietal de Petit Verdot. Espero que tengáis la oportunidad de probarlo y comentarme. un saludo a todos.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola, nunca es tarde si la dicha es buena. Tomo nota de la referencia que comentas ya que no la conozco, intentaré buscarla y probarla.
Gracias