13 marzo 2009

Recuerdos a través del vino

Es curioso como buscamos matices y sensaciones en cada copa de vino que se ofrece a nuestros sentidos. Esto me ha recordado mientras escribo, como en ocasiones un vino te puede retrotraer a tiempos pasados y sensaciones olvidadas, que no son tales ya que, precisamente ese vino consigue que dichas sensaciones surjan de nuevo y sin previo aviso. Más sorprendente aún, es como la universalidad del vino puede hacer que un vino de miles de kilómetros allende del origen de nuestro recuerdo consigue hacer brotar esa sensación. Y más sorprendente aún es como a veces puedes encontrar esos recuerdos en un vino a priori sencillo y económico.
Eso mismo me ocurrió con un Cotes Du Rhone llamado Parallele 45 2006 elaborado por Paul Jaboulet Ainé . Es un vino elaborado con garnacha y syrah, en un equilibrio de 60% y 40% respectivamente. El vino lo adquirí por aproximadamente 7€.
El recuerdo que me trajo fué como aquel mencía, Ribeira Sacra, que probaba hace años ya, en la bodega familiar, la que ahora es Viña Regueiral, y que al probar este Parallele 45 me acordé de aquellos matices tan, no sé como definirlos, tan de casa, esa mezcla de los matices de la mencía mezclados con la elaboración tan artesanal. Es curioso como en lo profundo de mi memoria afloró el recuerdo y no puedo describirlo con palabras, esa mezcla de rusticidad, de olores de la bodega, de la mencía de antaño, no sé.


Este Parallele 45 2006 se puede definir como un vino de muy buena RCP, sin estridencias, bien elaborado y que cumple con creces lo que esperas de él, y sí, con ese matiz algo rústico que a mí me gustó.
En copa el color es cereza ligeramente oscuro con un borde muy vivo, casi fresa.
En nariz destaca la garnacha, la intensidad junto con ligeros especiados, una golosidad comedida, cerezas, regaliz y frescura.
En boca posee buenos taninos, es sabroso, largo, con cierta rusticidad, con personalidad, muy bebible, auvado, con leve golosidad, fruta roja en concreto fresas y cerezas, mantiene los especiados que nos indicó en nariz, y el conjunto posee frescura. Un vino interesante, sencillo, equilibrado, disfrutable y de buena RCP.
Así que a veces las cosas en esto del vino son más sencillas de lo que parecen, perdón, más complicadas: un vino francés de 7 € que alegra mis recuerdos de vinos ya olvidados e imposibles de repetir, en fin no le busco explicación ya que no la tiene.

6 comentarios:

Mariano dijo...

Tiene muy buena pinta, una denominación con dos uvas que me encantan. A ver si me paso por Barolo un día de estos...

... Y muy buen vino el Regueiral. A ver que pasa este año porque la cosa promete. Y he oido hablar de unas pruebas con madera más que interesantes.

Saludos

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Mariano, no sé si en Barolo lo tienen yo lo compré en verema.com. No todo lo compro en Barolo, jajaja.
Gracias por lo del Regueiral, este año parece ser que promete mucho mucho esperos que nada se tuerza.
Y que bien informado te veo, efectivamente existe una estupenda idea que se está madurando, esperemos que se lleve a cabo tanto Juan como yo estamos convencidos de dicha idea. Si todo va bien y se hace, ya contaré algo.
Saludos
Carlos

Mariano dijo...

Ja Ja! No, que lo de Barolo lo decía porque precisamente vi ese vino en su tienda virtual el otro día y me llamó la atención por su precio.

A mi también me gusta variar de proveedores ;)

Carlos Rodriguez dijo...

Tomo nota, voy a ver que precio tiene en Barolo ahora mismo.
Saludos

kerote dijo...

Hola, me gusta tu blog y seguro que lo visitaré con frecuencia. Lo enconté gracias a google buscando por la fiesta del vino de Amandi.

Realmente, a mi también me gustan este tipo de vinos: caseros, sabrosos, poco alcohólicos ...

gracias y un saludo

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Kerote, gracias y espero verte por aquí. Si te gustan los vinos con personalidad, sin potencia alcohólica y con un toque de antaño seguro que en la Feria de Amandi encuentras mas de uno.
Saludos
Carlos