07 junio 2009

Marqués de Griñón Petit Verdot 2004

Escribo hoy probablemente del último vino disfrutado con el amigo Roco y se trata además de uno de los vinos que añada tras añada muestra todo su potencial y le lleva, en mi entender hasta que encuentro otro petit verdot nacional, a ser el monovarietal más interesante de petit verdot que podemos encontrar en España: Marqués de Griñón Dominio de Valdepusa Petit Verdot 2004.

Ya en alguna ocasión había comentado este vino: Marqués de Griñón Dominio de Valdepusa PV 2002.

Se trata como indicaba en aquella ocasión y me reitero de nuevo con esta añada 2004, de un excelente vino, de un vino para disfrutar, de un vino para beber despacio, de un vino para pensar, disfrutar y dejarse seducir por las sensaciones que puede transmitir una copa de buen vino. Un buen vino, independientemente del que nos traemos entre manos en esta ocasión, debe poder ofrecerte tiempo, debe conseguir alargar las copas, tiene que recordarte sensaciones y matices de otro tiempo, otros lugares y otras situaciones vividas. Para mí este Marqués de Grinón PV me traerá siempre un grato recuerdo de él y de la companía con quién lo disfruté, si el vino no hubiese estado a la altura de las circunstancias, pasado el tiempo sería imposible recordarlo y sería uno más de los cientos de ellos que pasan por mis copas, y por ende es lo que debemos exigir a todo buen vino que se precie o jacte de serlo.
Este Marqués de Griñón Petit Verdot 2004 se presentó en copa con color picota de capa muy alta, profundo, cuasi impenetrable con un ribete granate vino e intenso.
En nariz surgen los matices de fruta madura, de compota de moras y ciruelas le acompaña el chocolate, la vainilla, los arándanos, la cremosidad junto con un toque de frescura y mineralidad.
En boca los taninos están presentes pero pulidos, es largo, sabroso, denso y llena la boca. Los primeros minutos se muestra con cierta calidez que desaparece con los minutos. De nuevo nos aborda la fruta madura, las ciruelas y el chocolate suave. La madera y el alcohol están integrados. Está perfectamente conjuntado y equilibrado.
Como decía anteriormente, se trata de un muy buen vino, un estupendo ejemplo de Petit Verdot, de un vino para disfrutar, lo cuál no es poco en los tiempos que corren.

2 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

yo probé el 2003 y me gustó mucho, aún lo recuerdo

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Sibaritastur, es una característica de los vino de Valdepusa, año tras año, están siempre en gran línea. Yo por su lado recuerdo muy gratamente el PV2002.
Saludos
Carlos