09 agosto 2009

Miscelanea

Se me acumula el trabajo, estoy de vacaciones y pruebo y abro muchos vinos, pero ahora con Elena no tengo tiempo de escribir todo lo que quisiera, así que hoy haremos una miscélanea en lugar de los habituales post individuales que tanto me gustan.
Tendremos un Chateau du Cedre, un Domaine de Cristia, un Bole y un Masia Pere Rius. Un Cahors, un Chateauneuf du Pape, un Somontano y un Cava, que viéndolo friamente es una buena miscelánea y terminaré citando uno de la tierra, un Zárate Balado 2006 en formato magnum.
El Chateau du Cedre "Le Prestige" 2005 Appellation Cahors Controlee, resultó uno de esos vinos correctos que no enamoran y que se mueve en 14€. Cahors, es una etapa importante del camino francés de Santiago y pertenece al departamento de Lot, región de Mediodía Pirineos, podriamos decir que cuasi equidistante entre el Atlántico representado por el Cantábrico y el Mar Mediterráneo. Elaborado mayoritariamente con Malbec.
En copa presentó picota de capa muy alta con ribete cardenalicio muy intenso acompañado de notas violáceas.
En nariz ofrece fruta madura como ciruelas, tostados, notas especiadas, ligero cacao y violetas.
En copa taninos pulidos, es largo, final especiado, de nuevo compota de fruta madura, tiene presente madera y notas de caramelo. Demasiada presencia de posos y absoluta corrección, sin más.
Sigamos con el Domaine de Cristia 2005, elaborado mayoritariamente con garnacha complementada con syrah y monastrell que yo sepa.

En copa presenta tonos cereza de intensidad media con ribete granate suave y anaranjado.
En nariz muestra notas pasificadas, ligeros aromas de vainilla, guinda, mentolados, tostados, con el tiempo aparece chocolate blanco y disminuye esa presencia de guinda asociada al alcohol.
En boca taninos presentes, final ligeramente cálido, de nuevo la cereza guinda, tostados, fondo de vainilla, necesita tiempo y con él se muestran notas melosas y de nuevo el chocolate blanco, disminuye la calidez y muestra más fruta como moras y cerezas. Otro que no encandila y que la garnacha a pesar de ser cercana al 80% no sé donde está, se muestra tímida por decirlo de alguna manera.

Seguimos, pero regresamos a España después del infructuoso paseo por el país vecino y hablamos del Bole 2007, de Bodegas Borsao y que adquirí creo recordar por aproximadamente 7€, pensando en encontrarme otro interesante producto de esta bodega de vinos de gran RCP, pues no. Siempre he hablado bien de sus vinos, pues hoy toca lo contrario. Este Bole me da la sensación de ser un producto pensado para el mercado exterior y que no sigue la línea en mi parecer de lo que nos tenía acostumbrados Borsao.
En copa se presenta con picota de capa media, con viveza y con ribete granate intenso.
En nariz se muestra excesivamente especiado, fresco, mentolados, tostados, con notas de cerezas y mucha pimienta blanca.
En boca taninos pulidos, de nuevo especiados, mentolados, cierta persistencia, tostados, fruta comedida y poco más, se trata de un vino joven, sin complicaciones ni aportaciones, es decir como en el último post ni fu ni fa.

Elaborado con garnacha y syrah, y otro más donde sigo buscando la garnacha y no la encuentro, ¿se habrá caido debajo de la alfombra del salón?
Avanzamos hacia Cataluña y comento el Masia Pere Rius Gran Reserva, se trata de un cava que ha llegado a mis manos entre otros gracias a ML Asociados.

En copa se muestra dorado intenso, con burbuja fina, escasa pero persistente.
En nariz ofrece manzana, mucha manzana, es auvado, con notas de piña, pera y piel de manzana junto con un toque herbáceo, pero predomina si duda la manzana.
En copa la burbuja está integrada, no molesta, de nuevo la manzana, es denso, cremoso, le falta quizás un toque de más elegancia, pero podemos decir que se instala en una capa media del panorama de los cavas por encima de muchos más comerciales.


Termino citando el magnum de Zarate Balado 2006 que hemos disfrutado hoy y del cuál solo de elaboraron 50 y que, el que busque potencia frutal o intensidad a raudales no la encontrará pero sí el que busque elegancia, suavidad, disfrute, notas salinas, fruta comedida y que se hizo querer, fácil de beber y que demuestra que los años sientan bien a los buenos albariños y que después de un largo tiempo en la vinoteca se ha comportado a un gran nivel.
Hace un año, ya hablaba de este vino y en el mismo formato: Zarate Balado en Agosto 08

2 comentarios:

Viñedo Bosco dijo...

Entonces, el Bole es puro arte exterior? =D

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Bosco, es para el exterior en mi opinion pero no puro arte.
Ahora en serio, creo que no está a la altura de otros vinos de la bodega e incluso mas economicos, dejando de un lado su estupendo Tres Picos. Me da la sensación, por los matices, que es un vino enfocado a otro tipo de mercado lease USA o similares mas que al español, a lo mejor me equivoco de largo pero es una sensación que me dejo este vino.
Saludos