25 octubre 2009

Lalama 2005

Después de los comentarios recientes tanto de José Luis en La trastienda de.. y de Sibaritastur sobre Lalama, me ví irremediablemente llamado a buscar una botella de Lalama 2005 que llegó a casa acompañada de otra de Lapola 2006. Hoy nos centraremos en Lalama 2005 y dejaremos para otra ocasión el blanco.
Es un vino, el Lalama 2005, que podría describirlo como cuando menos complicado. Me explico: por un lado termina siendo un buen vino y con lo de termina quiero decir, después de mucho trabajo. Comienza con una nariz cerrada e incluso no limpia, sorprendentemente negativa, incluso después de muchos minutos abierta la botella. Pasamos al plan B, y decantamos, sigue cerrado. Después de más de hora y media de aireación tanto propia del decantador como de forzarla, empieza a mostrar una nariz más acorde y sobre todo más limpia.


En boca desde el principio nos ofrece mejor cara aunque también los minutos juegan a su favor.

Si nos centramos en la cata, es un vino que se presenta con color cereza oscuro con ribete granate oscuro y con notas moradas. En nariz muestra atisbos de reducción al principio e incluso cueros, según pasa el tiempo avanza hacia fruta madura, cacao, vainilla y tostados cremosos. Si le damos mas tiempo surge más cremosidad, galletas. En boca es largo, con taninos sabrosos, cremoso, con fruta madura, cacao. Al final resulta sabroso.

Después de tanta "pelea" con el vino llega lo bueno y lo malo. Por un lado es un interesante y buen vino incluso después de todo lo anterior y, por otro no es lo que busco en un Ribeira Sacra. Aquí está el lado negativo de este vino, no aporta lo que yo considero las bases de los vinos de esta DO: frescura, limpidez, expresividad de la mencía, sinceridad, etc.

Me resulta chocante encontrar tantas puertas cerradas durante tantos minutos y por otro lado, al abrirse con lentitud y timidez, surge tanta cremosidad y fruta madura en un vino de esta denominación. Ha sido curioso el encuentro con este vino, que mal empezamos, como terminamos, cuanto trabajo me ha dado y que sensaciones tan distantes de las esperadas. Es un vino que en una cata a ciegas y siempre considerandolo ya abierto jamás lo hubiera ubicado tan al noroeste.
No os olvideis del I CONCURSO ROCO&WINES

16 comentarios:

Mariano dijo...

Hola Carlos,

Efectivamente es un vino que requiere algo de trabajo para disfrutar en plenitud. No obstante, yo tengo bastante debilidad por él a pesar de mi gusto, también, por los mencías más jóvenes, sencillos y clásicos cuando están bien vinificados.

Y es que tal vez haya que tener en cuenta, digo desde la ignorancia, que el hecho de que sea un coupage con otras variedades autóctonas, así como su larga crianza, evidencian que se busca un vino complejo y distinto a los mencías clásicos...

Saludos,

Smiorgan dijo...

Hola Carlos.
No he probado este vino, pero coincido contigo en lo que esperas al degustar un Ribeira Sacra (frescura, limpidez) a lo que añadiría frutosidad intensa. Yo, además, aparte de lo esperable, eso es lo que me quiero encontrar en un Ribeira Sacra, sobre todo de la subzona de Amandi.
Saludos.

SIBARITASTUR dijo...

entonces con quién estas más de acuerdo?,jejeje.a mi como comenté me dejó un poco desconcertado,sin duda tengo q volver a probarlo

Smiorgan dijo...

Sibarita, me preguntas a mi? No lo pillo.
Saludos.

Jose luis Louzan dijo...

Carlos, como suele pasar, eres un "hacha". Lo has explicado como yo no supe... bravo.

Soy mas del criterio de Mariano en cuanto a que, aun buscando en la DO cosas mas en la linea de Priscillus, Viña Regueiral (aunque este tampoco sea, tal vez, prototipico) o Guimaro, no me hecha para atras toparme con rarezas singulares del tamaño de los Lalama...

En la cata vertical de hecho de estos vinos lo que quedo mas claro fue que cada añada era un mundo distinto, de un vino distinto y si me apuras de Do`s diferentes.... aunque esto ultimo siempre dentro de un marco de frescura y nervio muy atlántico (despues de tener un monton de paciencia claro)

Y no es Amandi, Smiorgan. Es de la subzona Quiroga-Bibei..

SIBARITASTUR dijo...

Smiorgan, le preguntaba a Carlos.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Mariano, efectivamente me imagino que lo que se busca es un vino distinto y mas complejo, pero la complejidad en este caso se ha vuelto dificultad. Claro que no todos los R.Sacra deben ser frescos y monovarietales de mencía pero en este caso, en esta añada los moldes se han roto de verdad.
Esta añada, ¿no las has encontrado cerrada como yo?
Saludos

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Smiorgan, los patrones están para romperlos pero claro que en los Amandis lo que me espero es la maxima expresividad de la mencia del Sil, con ese aporte tan caracteristico de autenticidad.
Saludos

Carlos Rodriguez dijo...

SB, sabeis que soy partidario de vinos auténticos, personales diria yo y fuera de todo patrón artificial o creado por modas, pero creo que siempre tiene que existir un poso caracteristico de la viticultura de la zona tanto por tradición como por terreno, aunque el paso del tiempo nos ayude a perfeccinarlo. Si me dices que prefiero, prefiero muchos amandis a vinos como este Lalama 05

Carlos Rodriguez dijo...

Jose Luis, gracias por lo de hacha, jaja. Repito que las novedades y las apuestas serias son bienvenidas pero el "cerramiento" de este vino es muy llamativo. Por tu post, veo que cada añada de este Lalama ha sido un mundo. Y sí, incluso, no hubiera apostado que era un R.Sacra. Efectivamente es de la zona de Quiroga-Bibei, cuando hablo de Amandis me refiero a vinos como el Regueiral para ponerlo en contraposición a este Lalama. No dudo del proyecto y de la calidad, que el vino al final si que la mostró pero con mucha dificultad.
Por ejemplo hoy hemos bebido el Regoa 07 y me ha gustado, me ha devuelto a años atras, me ha sabido a autenticidad, pena de la cantidad de posos que tenian ambas botellas.
Saludos

Smiorgan dijo...

José Luis, lo se. Lo que quería decir es que tengo la sensación de que esas características que Carlos mencionaba y yo compartía (frescura, limpidez, frutosidad), las noto más presentes en los RS de la subzona de Amandi.
Carlos, estoy de acuerdo, claro que hay que romper moldes y probar cosas, pero les tengo mucho cariño a esos mencías tal como son...
Por cierto, comiendo hoy con unos amigos, en Elche, oh sopresa, estaba expuesta una botella de este Lalama, lo que pasa es que hoy tocó comer con cerveza.
Saludos.

Jose luis Louzan dijo...

Es uno de los defectos que José María tendrá que resolver en Regoa con el tiempo (lo de los posos) ... o no.

Régoa es esa otra dimensión la "de verdad" de la Ribeira Sacra... la de Amandi, si...Lalama (y Lacima mas aun) es otra corriente distinta y para mi enriquece una DO que, cada añada, va a tener que dar pasos mas grandes en ofrecer calidad como en los últimos tiempos, innovación sin olvidar la tradición y diferencia... esa diferencia es Lalama.

Dicho esto, en la cata vertical de hace quince días el 2005 fue de lo que menos gusto... 2006, de hecho, con menos botella y por terminar obtuvo mayores parabienes... y se abrió antes (increíble pero cierto)

Carlos Rodriguez dijo...

Lo mas importante es que hay multiples ejemplos que deben hacer que la DO R.Sacra siga creciendo y que poco a poco gane terreno y posiciones, como bien se merece.
Me gusta que se hable de ella como está ocurriendo en los últimos tiempos, que exista gente que la descubre como si fuese una gran novedad, que siga encontrando vinos que hagan acordarme del que elaboraba mi abuelo. Amigos, la R.Sacra lo tiene todo: vino, naturaleza,dureza, tradición.
Saludos

Mariano dijo...

Carlos,

Me habéis picado y al final he adelantado un post sobre Régoa que tenía para dentro de unos días, je je.

No, en serio, que aunque me parece un pelín por encima de Lalama 2005, también está mucho más joven, y desde luego yo lo encuentro con dificultades de apertura bastante similares.

Ojo, vinazos ambos...

Olaf dijo...

Pues lo que comentaba en La Pola. El domingo pasado abrí con amigos una botella de La Lama 2005. La descorché como a las 12 del mediodía y la dejé abierta en la bodega. Cuando comenzamos a cenar vi que segía cerrado y le di decantación, la bebimos una hora después, como a las 9 de la noche. Así que los aromas sucios ya me los perdí. Nada mas servirlo, estaba rico, no era de muchísima intensidad, pero si con bastantes capas. En boca me gustó mucho también, buen equilibrio, taninos suaves y acidez muy digna. Se bebió bien y a la gente gustó bastante.
Saludos

Olaf

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Olaf, me gusta ver que coincidimos. Esta añada y por el momento necesita mucho trabajo y aireación, movimiento diria yo.
Detrás de todo ello hay un buen vino pero necesita cariño, como para pedirlo en un restaurante y tener hora y media...
Saludos