28 febrero 2009

Domaine Leon Barral 2005

Domaine Leon Barral pertenece a la Appellation Faugeres Controlee, dentro de la región de Languedoc-Rousillon, situada en la vertiente mediterránea de Francia, con el foco urbano próximo de Montpellier. Por tanto estamos a priori ante un vino de claro caracter mediterráneo. El siguiente mapa refleja de forma clarificadora dicha zona:

Fuente: Wikipedia

Dicha zona de Languedoc-Rousillon es una amalgama de zonas vinicolas, como queda reflejado en la anterior figura, entre las que podemos citar como las más representativas las siguientes: Faugeres, Coteaux du Languedoc, AOC Corbieres, AOC Minervois y Saint-Chinian. También es amplio y variado el espectro de variedades presentes desde la merlot a la monastrell pasando por la cabernet sauvignon, la chardonnay (la mayoritaria entre las variedades blancas), la garnacha, la syrah, la cariñena y la viognier entre otras.
En el caso de este Domaine Leon Barral 2005, creo que está elaborado con syrah y probablemente cariñena y puede que con un aporte de garnacha pero aquí juega más la intuición.

En copa se presenta con color cereza con borde muy matizado que según avanzamos hacia el exterior se va potenciando más dicha matización. No posee viveza.

En nariz resulta muy especiado y mineral. Acompañado de aromas tostados, fruta roja, cueros y ligeros balsámicos. Notas alcohólicas pero no excesivas.

En boca los taninos están pulidos, el final resulta especiado incluso con un toque picante, existen de nuevo los tostados suaves, la fruta roja de nuevo presente y de forma ligera. Necesita tiempo de aireación, es fácil de beber, sin complicaciones ni estridencias.

Su precio es de 12€, que está acorde con el nivel exhibido por este vino. Le falta probablemente un toque de personalidad y un grado de complicación.

24 febrero 2009

Un par de sorpresas

En muchas ocasiones me pregunto si vale la pena desgranar un vino tomando notas y más notas. Me pregunto si vale la pena coger papel y boligrafo anotar en mi libreta, o en una servilleta o incluso en el telefono. Pero probablemente, esta es la única forma de poder transmitir de una manera lo más aséptica y transparente posible los matices que ofrece un vino.
Pero hay ocasiones que no puedes tomar apuntes, o no debes, o simplemente no quieres. A veces lo hago, me niego a mi mismo hasta 3 veces y no tomo notas sólo quiero disfrutar del conjunto de matices que pueda ofrecer un gran vino. No lo digo por el hecho de escribir sino por la desviación del disfrute en sí que puede provocar estar tomando notas.
Por ello, los vinos que citaré hoy como sorpresas, por un lado son eso: dos estupendos vinos, por razones bien distintas, pero no habrá más que comentarios globales y algún que otro matiz que pueda recordar pasados algunos días. Probablemente entra aquí mejor el concepto de sensaciones que el de matices.
El primero de ellos es un vino de la DO La Mancha, más concretamente procede de Cuenca, se trata del Venta La Ossa, dudo si era la añada 2004 0 2005 (está visto que tengo que tomar notas). Lo primero que destaca es el etiquetaje, que independientemente de lo llamativo que es, cumple una función primordial: aunque no te acuerdes del nombre es una botella que vas a reconocer de forma inmediata.
Este Venta La Ossa, me sorprendió por sus matices especiados y golosos, formando un interesantisimo conjunto equilibrado con notas de fruta roja y regaliz. El alcohol estaba muy integrado, sorprendentemente mucho. Con el paso de los minutos simplemente invitaba a beber un poco más. Un ejemplo de que en La Mancha se pueden hacer grandes cosas. Repetiré seguro.

El otro vino se trata de Sel de su Merced Reserva 2004, que este pasado domingo se enfrentó en formato magnum a un magnífico cocido a base de cerdo ibérico. Al principio se mostraba un poco tímido, aportando unos toques de guinda que con el tiempo se disiparon y las sensaciones se tornaron en matices y sabores equilibrados sin ser ninguno discordante. El conjunto resulta un Rioja de corte moderno, envuelto bajo aromas y sabores a fruta roja fresca, cierta golosidad, tostados cremosos y marcando distancias respecto a conceptos más maderizados. En boca recuerdo que resultaba facil de beber, no confundir con sencillo, y de nuevo los matices formaban más un todo que una suma de ellos, un conjunto equilibrado y sabroso.
Hace un tiempo disfruté, también de la misma bodega Viñedos del Ternero , de su Picea. Dos vinos a seguir y a tener muy en cuenta dentro del DOC Rioja.

Así que de vez en cuando dejemos el bolígrafo aparcado y simplemente disfrutemos del silencio de las sensaciones que nos puede transmitir una copa de buen vino.

20 febrero 2009

A Coroa 2007

Galicia es más que la DO Rias Baixas, mucho más, en lo que al aspecto vinícola se refiere y en concreto a los vinos blancos. La hermana menor de los blancos gallegos es la DO Valdeorras (por supuesto no ve olvido de la DO Ribeiro pero hoy en día en mi opinión me resulta más atractiva la primera) donde podemos disfrutar de la máxima expresión de la variedad godello. Aún debemos reconocer que se encuentra lejos del potencial de su hermana mayor, Rias Baixas, pero también es una denominación sin el apoyo y la fuerza de la que han disfrutado en el corazón del albariño. Las cosas se están haciendo bien, y creo como un día me comentaban en la DO que la máxima expresión de la godello está por llegar, cuando la mayoría de las cepas adquieran más años.
Hace ya dos años, escribía en este blog una serie de articulos sobre dicha variedad con el único fin de aportar un granito de arena en su promoción:

Buenos ejemplos de godello se han cruzado en mi camino, sobre todo los criados sobre lías, uno siempre viene a mi cabeza: Galgueira Seleccion, no solo por ser uno de los mejores blancos que he probado sino por ser probablemente el mejor godello que hasta la fecha ha pasado por mis copas. Hace pocas semana nuestro amigo Iñaki en su Baba O ' Wines en sus nominaciones a los vinos del año, lo cita en la categoría de blancos, Galgueira en Baba O' Wines.

En esta ocasión, el godello probado se trata de A Coroa 2007. El resumen antes de entrar en detalles sería que posee una buena nariz frente a una fase gustativa algo decepcionante.

En copa se muestra con color dorado pajizo suave, casi translúcido, con claros matices verdosos.
En nariz ofrece intensidad frutal, con notas de melocotón, manazana, pomelo y pera. Otorga profundidad y frescura. Acompañan cítricos y notas herbáceos.
En boca es fresco, largo y untuoso, la fruta que aparece viene más en forma de hueso de fruta que por los matices que nos ofrecía la nariz. Mineral. La boca posee sequedad final, acidez y el conjunto no es lo suficientemente elegante ya que se muestra seco y alcoholico. Pesan sus 13,5%.

17 febrero 2009

La Diva

no suele leer lo que escribo en este blog, palabra algo fría para un formato que conjuga tantos aspectos o eso quiero pensar con este reflejo tal cuál espejo que a veces creo que resulta de mi y de mis experiencias. Es curioso, me soporta a mí y a mis chaladuras vinícolas (yo las veo mas bien como curiosidades) y creo que es de las mujeres que conozco que menos disfruta del vino y más sabe.
Mañana, ya casi hoy, me imagino que tampoco lo leerá, intuyo que al final de la jornada con alguna botella que me hubiera gustado compartir con ella (seguro que sería algún riesling) le enseñaré estas pocas líneas. Ahora reconozco, que nunca una botella sin compartir me dará tanta satisfacción como no hacerlo por culpa de la cigüeña.
Hay, creo, pocas cosas importantes en la vida, probablemente se cuentan con los dedos de una mano y me sobrarían alguno de ellos. Dentro de no mucho, podré contarlas con un solo dedo.
Es sencillo, mucho más que este complicado mundo del vino, mucho más. Es tan sencillo y complejo como puede ser la riesling, la diva (que apelativo tan acertado para ella), al principio puede resultar una desconocida, sentirla como algo lejano, extraño e innacesible y después de probar tan lujurioso vino descubres que jamás encontrarás nada igual.
Es tan sencillo y complejo como un monovarietal de syrah, donde el indomable e inmasticable caracter juvenil, con cariño y tiempo se vuelve un elixir lleno de matices y sorpresas.
Es tan sencillo y complejo como una vieja garnacha que simplemente, endulza tu vida entre cacaos y frutas sutiles.
Es tan sencillo, complejo y de aquí, como un magnífico albariño que, espero no ocurra nunca, podría hacerme sentir el atlántico en mi piel aunque en el mismisimo desierto del Sahara me encontrara.
Así que a mi profundo albariño, a mi dulce garnacha, a mi personal syrah y a mi diva...simplemente desearle la mayor de las felicidades en su dia, en su cumpleaños y como decía, la vida está formada de infinitos cuantos sin la mayor importancia, los átomos de la vida son realmente contables, a saber: felicidad en el amplio sentido del término y los átomos que me sobran los regalo.
Así que, hoy Carol, toma esto como un regalo de cumpleaños, jamás comparable al mayor de los regalos que tu me vas a dar, Diva. Muchas Felicidades.

15 febrero 2009

Allende Graciano 2004

Hace unas semanas escribia sobre una reunión en el restaurante El Soriano en Vigo de la mano de Comeral Vigo con Miguel Angel de Gregorio y con los vinos de Finca Allende como protagonistas. Link a dicho post: Miguel Angel de Gregorio.
Revisando las notas de dicha noche, noté que faltó el Finca Allende Graciano, así que no dudé en adquirir una botella de su añada 2004 para valorar lo que pueda dar de sí un monovarietal de graciano en las manos de Miguel Angel.
No es habitual encontrarse un monovarietal de esta variedad, así que por ello resulta interesante y atractivo sentarse ante una botella de este vino.
Es un vino elaborado exclusivamente con la variedad graciano, procedente de un viñedo con una edad media de 20 años. Posee una crianza de 24 meses.
A priori, las sensaciones que comentaré en las próximas líneas se ven distorsionadas o digamos, mejor, supeditadas, por su precio el cuál ronda los 25-30€. Es un vino de una produccion muy limitada, que yo sepa ronda las 3000 botellas.

En copa presenta color rojo picota de capa alta.
En nariz nos ofrece cierta golosidad proveniente de notas de cacao. Los tostados que aporta así como los ahumados están equilibrados. El fondo es especiado. La fruta roja se presenta de forma madura acompañada de regaliz. Es una nariz equilibrada.
En boca los taninos están equilibrados. En conjunto es sabroso, largo y especiado de fondo. Vuelve el toque goloso. La fruta se presenta en boca madura acompañada de notas terreas y regaliz negra. Resulta disfrutable. Le favorece el control de temperatura, mas bien bajas.

En conjunto resulta un vino interesante pero, como decía anteriormente, cuando ves la factura, la relación calidad-precio no puedes calificarla de buena, ya que aunque es un vino interesante, en mi opinión, no llega a alcanzar los niveles que puedes esperar a esos precios.

11 febrero 2009

Casa Castillo Pie Franco 2005

A veces un vino te sorprende, y las menos te muestra hasta donde se puede llegar con una variedad. Eso fué, lo que nos ocurrio el pasado sábado a Juan y a mí, con una botella de Casa Castillo Pie Franco 2005. La sorpresa, agradable y mucho, es tan sencilla y a la vez compleja como que este Casa Castillo, monastrell de cepas viejas, y después de muchos vinos monovarietales de esta variedad nos ha abierto los sentidos para demostrarnos el equilibrio y la elegancia que se puede alcanzar con la monastrell, lejos de los habituales caracteres.

Reza en su pagina web: "que este vino proviene de la parcela La Solana donde se encuentra una plantación de Monastrell a pie franco plantada en el año 1941. Despalillado sin estrujado, encubado en lagares subterráneos donde tuvo lugar la fermentación alcohólica por levaduras autóctonas alrededor de 10 días a 26 ºC, bazuqueo manual, descube a barricas de roble francés nuevo, donde se completa la fermentación maloláctica en contacto con sus lías, y una posterior crianza de un mínimo de 22 meses, embotellado sin filtrar. Debido al escaso rendimiento de la parcela la producción es muy limitada por añada"
En realidad este 2005 posee 18 meses de crianza en barricas de roble.
Insisto, los matices elegantes y un equilibrio sutil, hizo que sucumbieramos ante este monastrell, y nos preguntaramos donde estaban la calidez y la potencia, por ejemplo.
Igual que en su día, fuí crítico con otro de sus vinos, Valtosca 2006, que precisamente se encontraría en el extremo opuesto de este Pie Franco, debo reconocer que este último es un vino que lo hemos disfrutado, y hemos dejado de lado llegado el momento la libreta de catas para simplemente disfrutar de un vino que debe mostrar a quién quiera verlo donde están los límites de la monastrell, y que estos, se encuentran más lejos de lo que muchos se pueden imaginar.

En copa presenta color picota de capa alta con borde granate intenso.
En nariz denota frescura, fruta roja fresca, ligeros aromas cremosos (cacao) y suaves tostados. Sorprende el poco peso que tiene la madera, acompañado de suaves torrefactos y comedidos tostados. Elegante.
En boca los taninos nos sorprenden por encontrarse muy pulidos, y de nuevo la madera y el alcohol (14,5%) están muy integrados. La golosidad surge pero de igual forma que en nariz, comedida, suave, integrada. Resulta sabroso, largo, elegante, equilibrado. Un gran vino, un interesante conjunto de elengancia y equilibrio.
Su precio ronda los 25-30€, para mí bien pagados visto el resultado. Así que, Juan, la próxima lo buscaré en magnum, ¿verdad?.
Por cierto, Casa Castillo forma parte de Grandes Pagos de España, grupo de bodegas que defienden el concepto de vino de pago y terruño, como señas de identidad.

06 febrero 2009

Pierre Gimonnet & Fils Fleuron 2002

Siguiendo con el aumento de burbujas que pasa ultimamente por mis copas, hace un par de semanas y como remate en casa de una buena comida en Los Abetos a base de cochinillo y regada con San Román 2004 y finalizada con Noé 30 años, decidimos terminar en el calor del hogar con burbujas y este Pierre Gimonnet & Fils Fleuron 2002 era un buen candidato y así fué.
Se trata de un blanc de blancs, brut y premier cru. Posee una graduación de 12%. Gimonnet posee 25 hectáreas en la Côte des Blancs, concretamente en Cuis (1er Cru), en Cramant (grand Cru) y en Chouilly (grand Cru) y elaboran exclusivamente vinos 100% chardonnay. Podemos considerarlo un pequeño elaborador, de esos que tantas sorpresas agradables te pueden ofrecer en el mundo del champagne.



De entrada adelanto que se trata de un champagne estupendo y creo que por descontado es un espumoso de muy buena RCP ya que su precio ronda los 30€, una cantidad más que comedida una vez probada su calidad.
En copa se muestra dorado amarillo intenso con una burbuja muy fina y muy persistente, acompañada de matices verdosos.
En nariz es fresco, goloso, a la vez es suave e intenso donde predominan los aromas a manzana fresca. En conjunto es una nariz elegante y sutil.
En boca de nuevo se muestra fresco, suave y a la vez largo y profundo. La manzana fresca surge como lo hacía en nariz. El carbónico está muy integrado. Es sabroso, intenso y elegante.

Gustó y mucho, no dudo que repetiré ya que estamos ante un magnífico champagne muy equilibrado y sobre todo muy bien elaborado, buscando la elegancia en todos sus costados.

01 febrero 2009

Capilla del Fraile 2005

El pasado jueves tuve la oportunidad de disfrutar de otra cata virtual de Verema. En esta ocasión el vino seleccionado fué Capilla del Fraile 2005. Es un vino elaborado para Ribera del Pusa SL en Laguardia (Toledo). Su coupage está compuesto por syrah y petit verdot, concretamente en un 70% y 30% respectivamente. Posee crianza de 12 meses en barricas de roble francés nuevas y seminuevas.

Desmuestra este vino, que por los lares de Castilla y bajo la apelación Vino de la Tierra de Castilla se elaboran vinos interesantes. Este Capilla del Fraile se convierte en un vino de buena RCP, ya que ronda los 9€, y dándole un tiempo de guarda prudencial se puede convertir en un buen ejemplo de ambas variedades. A fecha de hoy ya está en condiciones de ser disfrutado pero, personalmente creo que unos meses le sentarán bien.


En copa presenta picota de capa media-alta con borde granatoso.

En nariz ofrece fruta madura, en concreto ciruelas, ligeros balsámicos, claras notas de cacao. Acompañan suaves torrefactos y ahumados. Surgen notas de vainilla, regaliz y especiadas. Posee una cierta salazón proveniente de la syrah y una nota licorosa que se disipa con los minutos.

En boca los taninos están presentes pero ya bastante integrados. De nuevo la fruta madura, llena la boca, es largo. El alcohol está bastante integrado. Aparecen de nuevo especiados y el cacao pero con menos intensidad que en nariz. Resulta sabroso y posee cierta calidez sin exageración así como mineralidad.

En resumen, es un buen ejemplo de dichas variedades, a un precio muy razonable y que con el paso del tiempo mejorará y será interesante volver a cruzarse con él para determinar hasta donde nos puede ofrecer.