25 marzo 2009

El Atlántico como factor común

Este podría ser un buen título para este post como otro cualquiera pero escogí este ya que refleja en mi opinión la esencia de la cata de este pasado martes que tuvo lugar en el Ifevi de Vigo, de la mano de Xoan Cannas y de la mano de AGASU (Asociacion gallega de Sumilleres) con David Barco a la cabeza y que tuvo lugar bajo el título de "Vinos atlánticos". Creo que toda presentación de Xoan sobra, para quien no lo conozca estamos ante uno de los mejores sumilleres de este país y junto con su hermano está a la cabeza del archiconocido restaurante Pepe Vieira.
Así que el planteamiento resultaba de lo más atractivo: un magnífico maestro de ceremonias y un más que interesante hilo conductor que nos haría viajar por la esencia de vinos de Portugal, España, Francia y terminar en Escocia.
Eso es lo que pretendo transmitir en este artículo, la esencia, las sensaciones más que los matices de cada vino en detalle.


La presentación de Xoan comenzó por una referencia al tipo de clima atlántico y a la problemática de que la terminología de vinos atlánticos esté tan remanida hoy en día, y añadiría yo incluso corrupta. Tenemos que pensar que el clima de temperaturas suaves, la pluviometría, los veranos frescos y los inviernos suaves configuran entre otros muchos factores un terroir atlántico con unas características generales que afloran en vinos de distintas zonas tal como se desgranó a lo largo de la cata.
Comenzamos con lo que Xoan definió como claves en el concepto del vino atlántico como son los vinos de Jerez, de Setubal y de Oporto. En concreto empezamos por los siguientes vinos:
  • Manzanilla Pasada Pastrana de Hidalgo, elaborada con 100% palomino. La diferencia de esta manzanilla con la clásica fase de crianza bajo velo de flor, es sometarla a una fase semioxidativa. Nos aporta suavidad, matices florales, notas herbáceas y toque salino ligero y la elegante sequedad final característica.

De Andalucía subimos hacia el norte y llegamos a un excelente moscatel de Setubal:

  • Moscatel de Setubal Alambre 20 años, es un vino intenso con notas de pasas, higos y miel. Es un moscatel personal, elegante, persistente e intenso.

Seguimos de viaje por Portugal y llegamos a Oporto:

  • Niepoort Tawny 10 años se presenta con una nariz profunda, con sensaciones de tostados, pasas, frutos secos. Amplio y sugerente.
Después del comienzo por unos claros ejemplos de identidad atlántica seguimos en el país vecino con probablemente, los vinos que más me sorprendieron de la cata dado mi desconocimiento de la zona (Bairrada) y la variedad Baga y de sus características las cuáles me aportaron unas gratisimas sensaciones. Probamos dos ejemplos como fueron:
  • Quinta das Bageiras y Quinta da Dona, ambos vinos se carcaterizan por una alta acidez y tanicidad. Con una nariz entre cacao blanco, cerezas, te, golosidad, tomillo y pimienta e incluso ligera menta. La boca es intensa, larga, tanica, llenan la boca, la acidez está presente pero es comedida. Con personalidad y potencia. Interesantes vinos, a seguir.
  • Collares 1965, estos vinos proceden de viñedos sobre acantilados increibles con suelos arenosos y cepas prefiloxericas. Se caracterizan por ser vinos tanicos en su juventud pero que necesitan muchos años en botella para evolucionar. No son vinos al uso, en nariz se mostró vivo, posee buena acidez, es sedoso, vivo, largo, llena la boca. Es muy atlantico.

Envinamos y de repente nos encontramos en Galicia y en el Bierzo, así en un giro de copa. Nos encontramos con dos vinos gallegos muy de moda en estos momentos, por un lado Goliardo y por otro el VX4 Cuvee Caco.

  • Goliardo caiño es un vino muy personal, absolutamente frutal y con acidez presente pero con equilibrio. Me recuerda siempre que lo pruebo a vinos de antaño, a vinos de verdad, a vinos gallegos, a vinos atlánticos. Me recuerda a bagazo, posee profundidad, intensidad, es un vino vegetal, y posee mucha personalidad.
  • Vx 4, se caracteriza por fruta muy madura, matices de chocolate y ciruela acompañados de tostados . En boca mantiene la linea de nariz y resulta goloso, menos acido y vegetal y mas sedoso.

  • Castro de Valtuille 2005, en nariz es personal con notas de cuero y ciruelas. En boca es tanico y largo pero alcoholico, necesita oxigenación. Es un vino que se vio penalizado por la falta de tiempo para poder abrirse, tendré que darle otra oportunidad.

Para terminar con el apartado de los vinos nos trasladamos a Rioja y Francia:

  • Tondonia Reserva 1999, poco voy a añadir aquí de este vino que en alguna ocasión he comentado. Es la Rioja clásica por excelencia con claros matices térreos y que te retrotrae a otros tiempos. De esos vinos para disfrutar y que nunca se entromete.

  • Terran 2006, elaborado por Vallobera. Es un vino fresco con claras notas a cereza fresca, herbaceo, con cierta golosidad. En boca sigue la linea marcada por la nariz . Es un vino franco, intenso, muy interesante, a seguir.
  • Le Carrillon del Angelus 1997 Saint Emilion, se trata de un grand cru. Se mostró muy reducido, cerrado, inexpresivo con una nariz poco limpia, con lo que poco puedo evaluar. Necesitaba de más tiempo de aireación.

Para terminar nos trasladamos a Escocia y nos encontramos con un whisky de extraordinaria calidad:

  • Caol Ila, la destilería se encuentra en Islay. Destileria Caol Ila. Fué destilado en 1996, embotellado en 2008 y procede de una sóla barrica. Se trata de un whisky yodado, marino, elegante y sedoso. En boca destaca su elegancia y sedosidad y me llama la atención su caracter ahumado, que lo convierte en un whisky sabroso, distinto, personal, es largo y profundo.

Unas más que interesantes dos horas donde, logicamente, cada zona y cada vino posee sus características propias pero donde un mismo factor común, un mismo hilo conductor te permite buscar una esencia compartida por todos ellos: el caracter atlántico.

24 marzo 2009

Chateau de la Grave 2003

Me cruzo de nuevo con un vino de buena RCP, sin complicaciones ni estridencias, pero interesante y a muy buen nivel para los 7-8€ que costó. Este Chateau de la Grave Caractere 2003 se trata de un Cotes de Bourg que posee un coupage de Merlot en un 80% y Cabernet Sauvignon el resto. Con una crianza de 12 meses en barrica. La Apelación Cotes de Bourg se encuentra muy cerca de Burdeos y sus viñedos se remontan a la época de los romanos. La AOC Cotes de Bourg como tal data de 1936. A pesar de ser una denominación menor podemos encontrarnos buenos ejemplos como es el caso que nos trae entre manos.


En copa se muestra con color cereza oscuro con borde granate evolucionando a naranja, pero mostrándose vivo. La lágrima es media baja.
En nariz aparecen ahumados, tostados, cerezas, regaliz. Especiados medios y algún ligero balsámico. Es conjunto es una buena nariz.
En copa resulta facil de beber, fruta roja suave, ligeros tostados, taninos pulidos. Las trazas de alcohol se disipan con los minutos. Especiados suaves de nuevo e incluso se muestra térreo.
Es un vino sencillo, sin complicaciones, de buena relación calidad precio y resulta una buena opción.

19 marzo 2009

De ferias, promociones y jarabes

Está ya al orden del día que grandes almacenes o superficies organicen de forma programada y habitual, digamos promociones sobre ciertos paises o conjunto de ellos, o continentes o cualquier otra fórmula que se os ocurra donde dicen traer lo mejor de su gastronomía. Nada más lejos de la realidad.
Hace unos días compré algunos vinos en una de estas promociones sobre paises europeos que no hizo más que reafirmarme en la vanalidad con la que se organizan y sobre todo en el desengaño y flaco favor que puede llevarse el consumidor final sobre todo el desconocedor del potencial vinícola de dichos paises. Mucho consumidor de estas ferias cree a pies juntillas que si lo dice tal gran almacén o superficie debe ser cierto y ello lleva a crasos errores o impresiones haciendo a esa zona vinícola un flaco favor.

Además el portfolio en estas promociones es escasísimo y de muy baja calidad, en cuanto a los vinos se trata (de momento del resto no opino) pongo un ejemplo: a Francia la pueden representar una serie de Burdeos y Borgoñas de cuarta división y algún vin de pays, algún sauternes.... y ya está, un claro catálogo del panorama vinícola francés, muy definitorio y así podriamos seguir con Italia, con Alemania,etc, etc.

Flaco favor hacemos si intentamos promocionar el vino entre el consumidor generalista no introducido en el mismo, las impresiones que tendrá serán de unas conclusiones claramente antagónicas de la realidad vinícola. Se quedarán en algunos casos más cercanas a jarabes de cereza que a vino.

Sirvan 3 ejemplos donde sólo uno se podría librar de la hoguera:

J.P. Chenet Cabernet-Syrah 2007, vin de pays d'Oc concretamente en el Languedoc-Roussillon, la nariz no es muy limpia y se queda en un conjunto de cerezas caramelizadas junto con palo de regaliz, la boca es muy sencilla y de nuevo muy caramelizada. Más propio de un jarabe que de un vino.

Tiberio 2006, Sangiovese colli della Toscana Centrale, un vino que se queda tanto en nariz como en boca en sencillez, ligera fruta roja y plano, sin matices que aportar. Sí claro, muy fácil de beber pero para no aportar nada.

Festigia Merlot 2007, Vrhunsko vino, viñedos occidentales de Istria, Croacia. En copa se muestra cereza de capa media intenso y vivo. En nariz fruta roja, en concreto mora, cerezas, grosellas y mermelada de fresa. Cacao, tostados cremosos, nariz fresca, golosa y caramelizada, con claras notas de vainilla. En boca los taninos están pulidos, de nuevo es goloso, largo, fruta roja, especiados, vainilla y resulta fácil de beber. Final ligeramente amargo. El conjunto se trata de un merlot distinto, simpático y muy por encima de los otros dos vinos.

Creo que queda claro lo que quería transmitir y sólo me queda esperar que tenga alguna sorpresa con algún otro vino de dicha cesta de la compra que queda por mi bodega, esto me pasa por ser tan curioso por probar y probar vinos.

13 marzo 2009

Recuerdos a través del vino

Es curioso como buscamos matices y sensaciones en cada copa de vino que se ofrece a nuestros sentidos. Esto me ha recordado mientras escribo, como en ocasiones un vino te puede retrotraer a tiempos pasados y sensaciones olvidadas, que no son tales ya que, precisamente ese vino consigue que dichas sensaciones surjan de nuevo y sin previo aviso. Más sorprendente aún, es como la universalidad del vino puede hacer que un vino de miles de kilómetros allende del origen de nuestro recuerdo consigue hacer brotar esa sensación. Y más sorprendente aún es como a veces puedes encontrar esos recuerdos en un vino a priori sencillo y económico.
Eso mismo me ocurrió con un Cotes Du Rhone llamado Parallele 45 2006 elaborado por Paul Jaboulet Ainé . Es un vino elaborado con garnacha y syrah, en un equilibrio de 60% y 40% respectivamente. El vino lo adquirí por aproximadamente 7€.
El recuerdo que me trajo fué como aquel mencía, Ribeira Sacra, que probaba hace años ya, en la bodega familiar, la que ahora es Viña Regueiral, y que al probar este Parallele 45 me acordé de aquellos matices tan, no sé como definirlos, tan de casa, esa mezcla de los matices de la mencía mezclados con la elaboración tan artesanal. Es curioso como en lo profundo de mi memoria afloró el recuerdo y no puedo describirlo con palabras, esa mezcla de rusticidad, de olores de la bodega, de la mencía de antaño, no sé.


Este Parallele 45 2006 se puede definir como un vino de muy buena RCP, sin estridencias, bien elaborado y que cumple con creces lo que esperas de él, y sí, con ese matiz algo rústico que a mí me gustó.
En copa el color es cereza ligeramente oscuro con un borde muy vivo, casi fresa.
En nariz destaca la garnacha, la intensidad junto con ligeros especiados, una golosidad comedida, cerezas, regaliz y frescura.
En boca posee buenos taninos, es sabroso, largo, con cierta rusticidad, con personalidad, muy bebible, auvado, con leve golosidad, fruta roja en concreto fresas y cerezas, mantiene los especiados que nos indicó en nariz, y el conjunto posee frescura. Un vino interesante, sencillo, equilibrado, disfrutable y de buena RCP.
Así que a veces las cosas en esto del vino son más sencillas de lo que parecen, perdón, más complicadas: un vino francés de 7 € que alegra mis recuerdos de vinos ya olvidados e imposibles de repetir, en fin no le busco explicación ya que no la tiene.

07 marzo 2009

Una decepción y una gratisima sorpresa

Revisando mis notas tenía la duda de escribir sobre un interesante vino francés de gran RCP o por otro lado de los desilusionantes vinos que puedes encontrar en las promociones sobre paises europeos de la más conocida superficie comercial de nuestro país. Tanto del primero como de los segundos escribiré en los próximos días, pero hoy me centraré en dos vinos que han producido efectos antagónicos y sorpresas mayúsculas en mis sentidos.
De uno de ellos esperaba mucho, ya que tenía buenas referencias de él y en principio parecía un buen referente de los nuevos proyectos de la Ribera del Duero. El segundo es un vino que proviene digamos de una de esas zonas más desconocidas o al menos no tan famosas, concretamente se trata de un vino de la Tierra de Valdejalón, en Aragón (os dejo un link con datos sobre dicha zona: Valdejalon) y que por un lado ser monovarietal de garnacha muy vieja para mí le sumaba muchos puntos y por otro su precio y mi desconocimiento de dicha zona le restaban puntos, al final fue todo un sumatorio.
El primer vino, se trata de Neo 2006, elaborado con 100% tempranillo y con 15 meses de crianza en barricas de roble francés mayoritariamente y americano en menor medida. Los viñedos poseen una edad media de 50-60 años y el rendimiento es de 2000 Kg/Ha.


En copa presentó color picota de capa media alta con borde granate atejado.
En nariz mostró fruta negra, ciruelas, moras, balsámicos, mentolados, notas golosas proporcionadas por matices de caramelo, galleta y una muy leve vainilla. Tostados, hierbabuena, pimiento, pero se muestra muy cerrado.
En boca los taninos están muy presentes, marcados, posee claras notas alcohólicas, especiado, final picante, de nuevo cierta golosidad pero muy comedida. Necesita mucha botella, ya que se muestra joven, calido, alcoholico y en conjunto falto de integración e incluso desequilibrado.
No dudo que le falta botella y que ha sido un infanticidio abrir ya esta añada, pero a fecha de hoy está muy lejos de lo que deberá o debería ser, yo por mi parte no he podido disfrutar con este vino. Su precio ronda los 30€.
La grata sorpresa se trata de Mancuso 2004, poca información he podido obtener de este vino. En Vinos de España encontré algún dato que se resume de la siguiente manera:
Detrás del vino está Jesús Navascués y Carlos San Pedro. Las fincas fueron adquiridas en Jarque de Moncayo (Zaragoza) y suponen una valiente decisión de intentar recuperar el cultivo de la tradicional garnacha. El fruto ha sido el joven y sensacional Mancuso, cuya segunda añada acaba de ver la luz, de aroma y boca de gran potencia, cálido y carnoso. Elaborado con garnachas muy viejas cuya edad oscila entre los 70 y los 80 años, las cepas se extienden en nueve hectáreas ubicadas en las laderas del macizo montañoso del Moncayo. Una apuesta por la cepa tradicional por antonomasia en Aragón que obedece a un fuerte compromiso por lo más auténtico de la identidad vinícola de la región.
El vino en copa se presenta con color picota de capa media alta con borde cardenalicio, muy vivo e intenso. La lágrima es media y lenta.
La nariz es golosa, chocolate negro, ciruelas, cremosidad, intensidad, buenos tostados, profundidad, regaliz, ligeros ahumados, auvado. Una muy buena nariz.
En boca los taninos están equilibrados, es un vino muy largo, sabroso, cremoso, llena la boca, el final es ligeramente especiado. El alcohol (14,5%) está integradisimo. Fruta madura y equilibrio por doquier.
Su precio supera los 30€, pero he disfrutado y me ha aportado las multiples sensaciones de lo que puede transmitir una garnacha vieja bien trabajada. Repetiré sin duda.

04 marzo 2009

Bodega Luis Cañas

Esta semana asistí a una cata comentada de Luis Cañas en el restaurante del Ifevi, en Vigo, presentada por David Barco y guiada estupendamente por Oscar Cárdenas, sumiller de la bodega.
Esta bodega riojana data de los años 20, posee 90 hectareas de viñedo propio y otras 220 controladas de proveedores. La edad media es de 40 años. La bodega la forman más de 5000 barricas mayoritariamente de roble francés. Pertenece a Rioja Alavesa.
De su catalogo de vinos probamos los siguientes:

· Luis Cañas Crianza 2005
· Luis Cañas Reserva Familiar 2003
· Amaren Reserva 2001
· Hiru 3 racimos 2005

Luis Cañas Crianza 2005:

Elaborado con las variedades tempranillo en un 95% y garnacha en un 5% a partir de viñedos de edad media 30 años. Posee una crianza de 12 meses en barricas 70% francesas y 30% americanas.
La capa es media alta con el ribete de color cardenalicio y lágrima rápida. La nariz posee fruta roja de media intensidad (cerezas, grosellas). Balsámicos, mentolados y ligera pimienta junto con regaliz. En la boca el tanino está pulido y con cierta calidez final. La fruta roja está de nuevo presente, existe cierta presencia de notas alcohólicas.
Fue el vino mas sencillo de los 4 catados, y lo encontré un poco alcohólico.

Luis Cañas Reserva Familiar 2003:

Elaborado con 85% tempranillo y 15% otras. Posee 12 meses de roble francés y 12 meses de roble americano de 2 años. La edad mínima de las cepas es de 45 años.
La capa es alta con el ribete con azulados y la lágrima es baja. La nariz es caramelizada, vainilla, fruta madura (compota, moras). Los tostados se encuentran integrados, posee intensidad, balsámicos, golosidad comedida, cedro, nuez y regaliz. La boca está integrada, es sabrosa, llena, tanino presente pero integrado, muy largo, goloso, fruta madura de nuevo y cacao.

Amaren Reserva 2001:

Elaborado con 100% tempranillo, de cepas de mas de 60 años. Posee 18 meses de roble frances nuevo.
La capa es alta y el ribete rojo y lágrima baja. La nariz al comienzo está reducida, con los minutos se abre y aparece la fruta comedida, el cacao y las cerezas. La golosidad, los tostados y el alcohol se encuentran integrados. Muestra complejidad y frescura, mentolados ligeros, pimienta. En la boca los taninos se encuentran integrados, es muy largo, fruta roja, elegante, sabroso, alcohol y madera integrados, pulido y redondo.

Hiru 3 racimos 2005:

Elaborado con 85% tempranillo y 15% graciano. Cepas de más de 60 años y con una producción máxima de 3 racimos por cepa. Tiene 18 meses de roble francés y americano.
La capa es muy alta y la lágrima es lenta y el ribete cardenalicio. La nariz es elegante, intensa, cremosa, con buenos tostados, con profundidad, notas a laurel que provienen de la graciano, además grosella, mora, especiado, tomillo, aromas de coco y vainilla ligeros junto con galletas, azafran y cueros. En la boca es muy sabroso, elegante, largo, un conjunto muy equilibrado con la fruta madura y elegante, los tostados son muy agradables. Es un gran vino.

Agradecer a David y a Oscar la organización del evento junto con la distribuidora y a Roberto Ledo de Vigogastronomico la invitación al mismo.