29 julio 2009

Santa Rosa Reserva 2003

De nuevo nos cruzamos con una botella de Santa Rosa Reserva, en esta ocasión de la añada 2003. Es un vino que elabora Enrique Mendoza bajo la DO Alicante y que como ya he indicado en repetidas ocasiones se trata de una de las bodegas principales del Levante, tanto en calidad como en precio.
Este Santa Rosa Reserva 2003, está elaborado principalmente (70%) con Cabernet Sauvignon y acompañan en el coupage el Merlot y el Syrah. Posee una crianza de 19 meses en barricas nuevas de roble francés.

Allá por el 2007, tuve la oportunidad de probar la añada 2002 de este vino junto, lo recuerdo bien, un estupendo godello de la DO Valdeorras acompañado de Juan: Santa Rosa 2002 en Roco&Wines. Recuerdo perfectamente que ambos vinos estuvieron a una gran altura e incluso diría que aquel 2002 me impactó más que este 2003, sin que esto reste que este 2003 está en la línea de lo que son los Santa Rosa: vinos de gran calidad a un estupendo precio, aprox. 19€.

Respecto al 2002 varía que ahora posee un mes más de crianza y lo hace sólo en barricas Allier, frente a los 18 meses y Allier y Nevers del 2002. Además el 2002 poseía algo menos de graduación, 13,8 % vs 14,5% del 2003.

En copa presenta color picota de capa media con ribete granate, vivo e intenso.
En nariz surgen cremosos tostados, moras, ciruelas, chocolate junto con notas térreas e intensidad.
En boca los taninos están integrados, es muy largo, aparecen muy ligeros especiados, llena la boca, de nuevo la fruta madura presentada en nariz casi en compota, resulta cremoso. Sus 14,5% están integrados, potencia comedida.
Un buen ejemplo para invertir 20€, por lo menos nos dará más satisfacciones que, algunos vinos que se cruzan ultimamente por mis manos y que no dejan de ser vinos correctos, pero que rondan los 18-25 € y no ofrecen la calidad que, por ejemplo, demuestra este Santa Rosa. Probablemente en próximo post hablaré de alguno de ellos, que de vez en cuando también hay que indicar lo que desagrada o simplemente pasa desapercibido.

24 julio 2009

Alain Grillot y Venta La Ossa

Se me acumula el trabajo, tengo un montón de botellas vacías esperando ser retratadas antes de seguir su viaje hacia esperemos el reciclaje.
De todas ellas, hoy escojo dos que me parecieron grandes trabajos, dos conceptos distintos separados por la distancia y el transfondo pero unidos por la añada, en ambos casos dos muy buenos vinos.
Por un lado el Crozes Hermitage 2006 de Alain Graillot y por otro el Venta La Ossa 2006. El vino de Alain Graillot es como su nombre indica un Appellation Crozes Hermitage Controlee, está ubicada al norte del vinícola río Ródano, es decir en el sureste francés. La uva principal es la syrah. Nos encontramos ante un vino que ronda los 19€ y que es una gran expresión de la syrah del Ródano. Confieso que al principio no me sedujo y quedaba en un término medio de calidad pero según avanzaba el tiempo y llegaba la última copa me dejó la sensación de una syrah elegante lejos de todo lo probado de esta variedad desde hace tiempo.
En copa se presentó con color picota de capa media alta y ribete granate no muy vivo.
En nariz se muestra algo cerrado al comienzo y necesita tiempo para abrirse poco a poco. Nos ofrece chocolate negro, ahumados, tabaco, cerezas maduras y notas de pimienta negra. Posee un fondo cremoso, de caramelo.
En boca los taninos están pulidos, es largo, fácil de beber, elegante, con notas de tostados, de fruta madura, de cerezas, de ciruelas y de regaliz negra. De nuevo el cacao más un final especiado.

Es un vino qque me gustó y que procuraré repetir y abrir con más antelación, ya que me queda la duda después de ver otras referencias en la red que lo alaban enormemente, si con más tiempo de apertura y de botella también, alcanzará ese magnífico nivel que resaltan dichos comentarios. Para mí, de momento es un buen vino a tener en cuenta.
Viajamos hacia el Sur, hacia el corazón de España y nos paramos en Ciudad Real. Para comentar el Venta La Ossa 2006. Es un vino elaborado mayoritariamente con tempranillo y con un 20% repartido a partes iguales entre petit y merlot. En la etiqueta, todo un alarde de marketing indica que está elaborado para Bodegas 705. Un vino que ronda los 14€ y de esta calidad, es un claro ejemplo de vino de gran RCP.

En copa se presentó con color cereza oscuro con capa media alta y ribete granate amoratado.
En nariz nos ofrece ciruelas maduras, moras, cremosidad, ligera vainilla, notas cremosas, aromas especiados acompañados de chocolate, galletas,ligera crema pastelera y todo ello con intensidad.
En boca los taninos están pulidos, sabrosos, cremosidad, es largo, de nuevo las ciruelas, las moras, la fruta madura y las notas especiadas. Llena la boca, es equilibrado y conjuntado. Los 14% están perfectamente integrados.

Un vino más que interesante, el cuál probé hace unas semanas y que aquí en el blog, había comentado las sensaciones generales y que ahora con tiempo me ratifico en las sensaciones comentadas en su momento.
Dos buenos vinos para disfrutar. Uno un buen ejemplo de la syrah del ródano y otro un´gran trabajo con la tempranillo castellana.

21 julio 2009

El Sequé 2006

Este es uno de los vinos, que a priori, es una de las referencias de la monastrell en Alicante.
Es un vino elaborado por Bodegas y Viñedos El Sequé perteneciente al Grupo Artadi .
Según los datos que tengo está mayoritariamente elaborado con monastrell, en un 80%, y complementado con cabernet sauvignon y syrah a partes iguales. Es un vino que ronda los 20 €.
Hay que reconocer que en el Levante se están, desde hace ya unos años, haciendo grandes trabajos con enorme esfuerzo con la monastrell y con la bobal, entre otras. La monastrell bien trabajada lleva a unos vinos que debo reconocer que me seducen.


Este El Sequé 2006 en copa se presenta con color picota de capa muy alta con ribete granate oscuro, intenso y con notas violáceas.
En nariz a copa parada nos ofrece ciruelas maduras. Resulta cremoso, con notas de vainilla, de chocolate, con tostados procedentes de la crianza, ligeros especiados e intensidad.
En copa los taninos están presentes pero ya bastante integrados, de nuevo la fruta madura, la cremosidad, los tostados y los especiados al final. Llena la boca, posee cierta, ligera calidez y corpulencia final, pide aireación y control de temperatura.
Resulta una monastrell distinta con menos rusticidad y tipicidad de lo esperado y más enfocada hacia la búsqueda de un contraste más elegante de lo habitual. Aunque a lo mejor, en mi opinión, precisamente pecó un poco de necesitar algo más expresividad pero por ello no deja de ser un buen vino, interesante.

19 julio 2009

¿Soy amargado y protestón insecto?

Mientras preparo el siguiente post, y después de pasarme por el blog de M. Clambor, La otra botella, no me queda otro remedio y después de leer su último artículo sobre las palabras del crítico Anthony Dias Blue sobre los blogs de vino:
"quiénes son estos blogueros y, más importante aún, cuál es su motivación? Sería reconfortante hallar que son enófilos altruistas cuyo propósito es aportar perspectiva y valiosa información a consumidores afines. Pero la imagen que se presenta es de amargados y protestones insectos que, mientras miran las pantallas de sus computadoras y piensan en sus patéticos empleos en la vida real, dejan volar su resentimiento y sentido de fracaso personal en la forma de virulentos ataques contra los medios críticos establecidos" (traduccion de Clambor)
que preguntarme si "¿soy un amargado y un insecto?" o mas bien soy "un enófilo altruista cuyo propósito es aportar perspectiva y valiosa información a consumidores afines."
Por cierto y como bien dice Clambor, ni tengo un patético empleo ni ningún fracaso personal. Más bien y en ambos casos todo lo contrario.
Volvemos a lo de siempre, lo fácil que es generalizar y sacar conclusiones erróneas y creo por lo menos en mi educación, que esas palabras rozan el insulto. Hay que modernizarse y pensar que el mundo del vino ha evolucionado y sigue evolucionando y que donde antes existían un par de corriente críticas de la mano de unos pocos críticos y gurús, ahora y gracias a múltiples factores existe la posibilidad de obtener gran número de datos y de opiniones distintas que ayudan, si uno quiere, a formar una propia o no.
Por cierto, no sé si la información que aporto en este blog será valiosa pero seguro que es sincera y no duden que altruista, que con el blog aún no he ganado ni un sólo céntimo y ni falta que hace.
Poco más voy a comentar que no figure en el post de Clambor, además ni ganas tengo.

16 julio 2009

Dos blancos y una morenita

Sigamos con vinos blancos, en esta ocasión una decepción y un buen sauvignon italiano. Por un lado el Mas d'en Compte Blanc 2007, que es un vino que en su momento, hace unas añadas, fué encumbrado en foros de vinos y que yo particularmente he tenido dos encuentros con él y los dos no han sido satisfactorios ni mucho menos. Es un vino elaborado con 60% Garnacha Blanca, 15% Picapoll Blanc, 15% Xarel-lo y 10% Macabeo. Macerado un día con el hollejo, fermentacion y crianza en barricas nuevas durante 6 meses con sus lías.

Este último hace 3 semanas lo encontré muy dominado por la madera, en concreto en copa se mostró dorado con matices verdosos y tostados y con cierta presencia de CO2, lagrima densa.
En nariz predominan los tostados, la mantequilla, el pomelo, los citricos. Al principio aparece almizcle. Es auvado, con notas de naranja amarga, piña y ahumados.
En boca es untuoso, amargo, de nuevo el pomelo y fruta blanca, y muy maderizado. Resulta bebible pero sin más, yo no disfruté de él.

El otro blanco es Canus Sauvignon 2007 un vino italiano procedente de la bodega del mismo nombre, Canus, en Corno di Rosazzo, perteneciente a la DOC Colli Orientali del Friuli, en la provincia de Udine en el noreste de Italia. Criado 6 meses con sus lias finas.



En copa se presentó con color amarillo intenso, citrico con matices dorados y presencia de CO2.
La nariz es fresca, con notas de mantequilla, de piel de limón, de lima, de melocotón. Resulta compleja, intensa, se suma la piña a las anteriores sensaciones junto con notas lácteas. Es frutal y herbáceo.
En boca de nuevo es fresco, largo, sabroso, con un ligero amargor final y sequedad propios de esta variedad, de nuevo los cítricos, los lácteos ligeros. Es untuoso, graso, frutal, con notas de hueso. Es un buen ejemplo de Sauvignon Blanc.
Y para terminar os dejo con la morenita:

12 julio 2009

Louro do Bolo 2007

En primer lugar gracias a todos por las múltiples muestras de cariño recibidas estos dias a través de este blog y a través del teléfono, con motivo del nacimiento de primera hija Elena. Gracias de todo corazón.
Como tengo unos minutos para escribir y seguir con el hilo principal del blog, tengo una cata muy reciente de este Louro do Bolo 2007.
Por una cosa o la otra aún no había pasado por mis manos y entre el nivel mostrado por este vino y como los últimos post son sobre blancos, a excepción del de Elena que mas bien es tinta que blanca, creo que es buen momento para hablar de este vino de la DO Valdeorras.
Es un blanco que posee crianza en roble de Normandía, criado sobre sus lias finas y que está elaborado con 100% godello por Rafael Palacios artífice en otros de As Sortes.

En copa se presentó dorado intenso, limpio, con ciertas notas verdosas, graso y con lágrima media, todo indica untuosidad.

En nariz nos ofrece frescura, intensidad, notas tostadas de la madera, caramelo de vainilla, lima, levadura, notas especiadas, manzana verde, hueso de melocotón y auvado.

En boca es graso, denso, largo, sabroso, de nuevo la fruta presente en nariz más citricos, posee equilibrio, es expresivo e intenso, de nuevo los tostados de la madera y las notas de caramelo. Es cremoso y herbáceo. El alcohol está integrado.

Su precio ronda los 12€ lo que dándole el tiempo en botella suficiente para que la madera se integre resulta un vino muy interesante y recomendable.

09 julio 2009

ROCO&WINES&ELENA

Tengo sólo unos segundos antes de volver a la maternidad para deciros que acabo de poder saborear las mejores sensaciones que hasta la fecha la vida me ha brindado. Bienvenida Elena, como tu padre mi vida desde hoy, ya sólo tiene un objetivo.

Mirad que cosita con solo unos minutos de vida!!!

05 julio 2009

Lagar do Merens 2007

Reconozco que este post debería haber sido ubicado anteriormente al de Anselmo Mendes 2005 pero, después del impacto causado por este albariño o alvarinho portugués, toca hoy hablar de otro blanco interesante, Lagar do Merens 2007, aunque en otra línea vinícola esté situado. Lo de la ubicación del post no deja de ser por una simple cuestión de fecha de cata.

Reconozco que entre la DO Ribeiro (de donde proviene este Lagar do Merens 2007) y un servidor no existe un llamemosle romance, y no existe no por el potencial que podría tener la relación entre nosotros sino más bien por las decepciones que en mayor medida me ha provocado. Sí, es una denominación que creo que sigue recuperándose de cierta herida grave causada hace años y provocada en su origen por un afán de avaricia vinícola que degeneró en aquel famoso escándalo de etiquetas acompañado por un no intuir hacia donde avanzaba el mercado y que pedía a gritos, como así lo ha demostrado, un salto cualitativo importante.

Logicamente, como en tantos aspectos de la vida, los daños colaterales alcanzaron a justos y a no pecadores.

Por eso, cada día siguen apareciendo Ribeiros, poco a poco o por lo menos no tan rápido como nos gustaría, de calidad y que tienen que hacerse un hueco en este dificil mundo de los blancos gallegos copado por Rias Baixas y seguido a distancia por el buen hacer en Valdeorras con la variedad Godello. Así que a la DO Riberio le toca como a buen corredor marotoniano, en el fondo el mercado es eso un maratón en el cual hay que saber dosificar y saber afrontar las cuestas que van surgiendo, remontar.

Este Lagar do Merens 2007 es un buen ejemplo de ese tipo de vinos que deben surgir con más fuerza en la denominación, me ha parecido un buen vino, un vino interesante y con el que he disfrutado más que con otros tantos y tantos vinos blancos que se aprovechan de un nombre de una denominación como Rias Baixas o de cualquier otra y que dejan tanto que desear.

Es un vino elaborado con las variedades Treixadura, Ladó y Torrontés y del que se elaboraron 14000 botellas en Arnoia, provincia de Ourense. Creo recordar que pagué sobre los 11-12 € lo que lo convierte en un vino de buena relación calidad precio.

En copa se presenta con color dorado intenso con notas verdosas, se muestra untuoso y con lágrima densa.

En nariz predomina la fruta blanca como la manzana, la piel de manzana, notas de melocotón, cítricos, frescura y notas herbáceas y todo ello con intensidad.

En boca de nuevo es fresco, es sabroso, untuoso, graso, largo, con notas de manzana, de cítricos (lima) y de nuevo ligero melocotón.

A lo largo de 48h se comportó a gran nivel y me ayudó a recordar el potencial que posee la denominación y que por el bien de todos nosotros, vuelva al nivel que se merece.

02 julio 2009

Anselmo Mendes 2005, excelente

Cuando un vino te sorprende y te saca de un tortazo de la desazón de la monotonía y la falta de sorpresas, hay que escribirlo rápido, claro, alto y conciso.
De la mano de José, de Ribeira de Fefiñans, se cruza en mi camino un vino absolutamente desconocido para mí pero por la forma que tuvo de describirlo José, sabía que podría ser más que interesante probarlo y seguro que disfrutarlo. Hablo del Alvarinho Anselmo Mendes 2005, vinho verde portugués de la Sub-Regiao de Monçao.

Una delicia de vino, que fermenta con el hollejo parcialmente y permanece en barrica 9 meses.
Un vino del que hay que tomar cumplida nota tanto catadores, amantes del vino como elaboradores. Un vino que roza la frontera entre blanco y tinto, como bien comentaba José y cierto es, un vino blanco con corazón y alma de blanco pero con guiños, con cierta estructura de tinto. Te seduce su profunda y compleja frutalidad madura de blanco y su necesidad de tiempo, a sorbos de tinto.
En copa se presenta con color dorado profundo intenso, a rasgos cobrizo.
En nariz nos ofrece intensidad, se muestra complejo con notas de albaricoque maduro, piel de melocotón y cierta cremosidad.
En boca es intenso, largo, concretamente muy largo. De nuevo aparece la fruta ofrecida en nariz pero muy madura concretamente peladillo, albaricoque y melocotón. Resulta profundo, sabroso, denso y graso.

Un magnífico ejemplo que de nuevo me hace disfrutar y de que manera de un vino y que deja a muchos de los buenos vinos de la DO Rias Baixas como juguetes en sus manos.