27 noviembre 2009

Trilogia Ribeira Sacra. Capitulo II. Viña Regueiral 2008

Seguimos con el capítulo II de la trilogía de Riberia Sacra comenzada en el post R.Sacra Cap. I, donde empecé a desgranar los tres vinos escogidos por el jurado de la última Feria de Amandi.
Hoy le toca el turno a Viña Regueiral 2008 . No es la primera y será la última vez que hable de este vino en este cuaderno, es más, tiene etiqueta propia donde ver lo escrito sobre él hasta ahora: Viña Regueiral en Roco&Wines . El motivo es claro, como decía en el post del pasado 20N, precisamente cuando abrí esta botella, se trata de un vino de marcado caracter sentimental para mí, y bien sabeis los que seguís este blog la razón.Se elaboran algo menos de 6000 botellas de mencía 100% sin crianza en madera. Añada tras añada va subiendo un peldaño más, y debo reconocer que las botellas abiertas hasta ahora de este 2008 (y van unas cuantas) me confirman que estamos ante una de las mejores añadas de la bodega sino la mejor, aunque Peñín este año no piense lo mismo, en fin... Otras menciones además de la de la Feria de Amandi, han sido: 95 puntos en los Premios Excelencia de los Vinos de Galicia 2009 y una Mención de Honor en el XVII Concurso Internacional de los Vinos De Montaña 2009 (Aosta, Italia).
Hasta la fecha no me había decidido a escribir sobre él, esperando por un lado hacer esta trilogía y por otro debido a que todas las otras veces en que probamos este vino no era el momento de tomar notas o simplemente no era el lugar. Por fin el pasado viernes y sábado encontré el hueco y en honor a Roco "destripé" la botella.
La primera impresión, en copa, es francamente buena, el color como dijo mi mujer sin saber de que vino se trataba "es muy bonito, muy vivo".
Efectivamente, en copa se presenta con color cereza oscuro, vivo, con ribete cardenalicio suave y evolucionando hasta matices fresa en la parte más exterior.
En nariz, nos pide unos pocos minutos, y tras los cuales nos ofrece fruta roja en concreto cereza, regaliz junto con moras. Todo ello con intensidad, sobre un fondo cremoso sumando matices especiados ligeros y herbáceos comedidos.
En boca despliega tanino pulido y sabroso, es largo, aporta de nuevo con intensidad la fruta roja, todo bajo un claro manto de frescura, de moras y cerezas. Resulta sabroso, varietal y franco. Copa tras copa te anima a disfrutar de complejidad y frescura, dejando claro hasta donde puede llegar la mencía de la R. Sacra.

Es un claro exponente de lo que yo, como comentaba en anteriores post, espero de los vinos de Amandi, además la RCP como en el caso de Guímaro es muy buena.
Otro vino de la R. Sacra a un gran nivel y que pide a gritos que los amantes del vino se zambullan más en esta DO y valoren todo su potencial que junto con los precios que se manejan en estos vinos hacen que no exista excusa posible.

21 noviembre 2009

Lapola 2006

Como decía en el anterior post, sigamos hablando de Galicia, a ver si conseguimos desterrar el concepto vinícola que mucha gente tiene. Galicia es tierra de buenos y grandes vinos y por sus 4 costados.
Este post es continuación de aquel, Lalama 2005 en Roco&Wines , estamos hablando de otro vino de Dominio de Bibei, DO Ribeira Sacra. Para empezar, debo decir que entre ambos vinos, más concretamente, entre ambas botellas que pasaron por mis copas, me quedo con este Lapola 2006. Me ha gustado su concepto, su toque personal y distinto, así que estamos ante un estupendo blanco que no tiene nada que envidiar a ningún otro blanco gallego o no gallego.

Que yo sepa está elaborado con un 60% de godello y resto treixadura, torrontés y dona blanca. Posee una crianza de 11 meses sobre sus lías.

En copa se presenta con color amarillo dorado suave, limpio con matices verdosos.
En nariz nos ofrece fruta blanca intensa, vainilla, melocotón, manzana, cremosidad, resulta floral e incluso posee matices especiados. Una buena nariz.
En boca es graso, untuoso, largo, sabroso, con fruta blanca madura, pomelo y de nuevo los especiados.
Un muy buen vino que posee una estupenda nariz y unos sabrosos matices grasos en boca.

20 noviembre 2009

Aquí, en Roco&Wines, ya no existe el 20-N

Después de varios días sin poder escribir en este cuaderno, me apetecía seguir con la línea de vinos gallegos abierta ultimamente por casualidad y que gratamente han ido apareciendo en mis posts. Hoy le tocaba a un vino blanco gallego, concretamente a Lapola 2006, del cuál intentaré escribir mañana. Pero hace un par de horas, Carol, me ha recordado que hoy es 20 N, yo ni me acordaba, sabeis que en los últimos años aquí en Roco&Wines, era y nunca mejor dicho motivo de celebración, brindabamos por cada uno de los cumpleaños de Roco, hoy es el primero en el que no está pero brindaré igual y lo hago y lo acabo de abrir, con el vino que por todas las razones que ya conoceís más me llega al corazón, mi vino sentimental, ni mejor ni peor, pero es mi vino, nuestro vino compañero Roco: Viña Regueiral, DO Ribeira Sacra.
Así que permitidme un día más sin hablar de vinos pero no es el día.

13 noviembre 2009

Trilogia Ribeira Sacra. Capitulo I. Guímaro 2008

A raiz de la celebración de una edición más de la Feria del Vino de Amandi la pasada Semana Santa, hacía referencia en un post a la trilogía, para el jurado, de ganadores de dicha edición: Premiados XXIX Feria Amandi .
Recordaremos que fueron, por orden alfabético, Guímaro, Tear y Viña Regueiral todos ellos en su añada 2008 y según el jurado los tres mejores vinos de dicha edición.
Juan regresó cargado con media Ribeira Sacra, al menos creo recordar que guardé en las vinotecas una docena de botellas de distintas bodegas y fué el primer corte que de la mano de mi hermano se hizo entre todos los participantes con el objetivo de probar aquella docena o decena de vinos que considerabamos más interesantes y hacer una cata comparativa entre todos ellos. Como la dificultad de juntarnos cada vez es mayor entorno a una copas, me parece que iremos poco a poco y botella a botella en lugar de la cata a ciegas en la que pretendiamos enfrentar a todos esos vinos.
Así que el sábado pasado comenzamos por Guímaro 2008. Dejemos de lado los otros vinos de la bodega: El Pecado, el B1P y el B2M, para no perdernos en los vinos de esta bodega os aconsejo el blog de José Luis: Guimaro en La Trastienda de... y Más Guimaro en La Trastienda
Así que aquí nos centraremos en su básico que es la razón de este post. Vendrán dos post más en los que haré referencia a Tear 2008 y a Viña Regueiral 2008.

Guímaro 2008:


En copa se presenta con color cereza oscuro con ribete fresa, notas violáceas y algo carente de limpidez.En nariz aporta cerezas, intensidad, mentolados, regaliz, frescura, lácteos y ligeros cueros.En boca es largo, de nuevo fruta roja en concreto cereza, taninos presentes pero pulidos, es fresco,sabroso, goloso incluso y con cierta intensidad.Tanto en fase olfativa como gustativa, necesitó un cierto tiempo, sobre todo en nariz para abrirse y limpiarse. Al principio fué tímido.

Por ponerle un pero, posee un final con cierta, ligera diria yo, astringencia, como un pequeño toque de verdor.

Aún así estamos ante un buen ejemplo de mencía y resulta un vino recomendable que invita a tomar una copa más. Posee además buena RCP. Hay que otorgarle más tiempo a la espera de pulir ese pequeño final que comento y estaremos ante un muy buen vino. De todas formas, no nos equivoquemos, hemos disfrutado y dado buena cuenta de la botella.

Espero no tardar con el segundo capítulo de la trilogía.

No os olvideis del CONCURSO

06 noviembre 2009

Noceto Michelotti 2005

Volvemos por la senda vinícola italiana, entramos por el noroeste, concretamente por el Piemonte y nos dirigimos hacia Castel Boglione donde reina la DOC Monferrato. Allí se ubica la bodega Noceto Michelotti de la cuál he probado su DOC Monferrato Rosso 2005.
Es un vino elaborado con barbera y freisa, posee una crianza de al menos 7 meses en barrica y otros 4 meses en botella antes de salir al mercado.

No estamos ante el mejor exponente del Monferrato, ni ante un mal vino pero sí ante uno de esos vinos que raro será que repita.
En copa se presenta con color cereza oscuro, con amplio ribete suavizado hacia matices naranjas.
En nariz nos ofrece tostados, mentolados, cacao, mora, cereza madura y ciruela.
En boca resulta menos intenso que en nariz, es largo, tanino sabroso, de nuevo la fruta roja pero menos madura y mas suave que en nariz. Posee cierta mezcla de frescura inicial y calidez final junto con un ligero toque a caramelo y notas pasificadas y torrefactas.

Los matices son correctos pero no llegan a tener ese peso necesario para un disfrute completo y que nos lleve más allá y pasemos de beber vino, a disfrutar del vino. Me hubiera gustado probarlo hace tiempo y ver que nos podia ofrecer con más juventud. A fecha de hoy, como indicaba es un ejemplo del tipo de vino que se elabora en esta DOC pero lejos de ofrecernos sensaciones que nos seduzcan.

No os olvideis del I CONCURSO ROCO&WINES

01 noviembre 2009

Vallegarcia Viognier 2006

Hace poco hablaba ya de esta bodega y concretamente de uno de sus vinos, Vallegarcia Syrah 2005. Dejaba como futurible, probar el balnco monovarietal que elaboran con Viognier. Y así, lo hice. Ahora quedo a la espera de probar, aunque me imagino que necesitará tiempo de botella su nuevo vino, denominado Hepperia.
Este Vallegarcia Viognier 2006 es un vino como digo, monovarietal, y con una crianza de aproximadamente 4 meses. Se elabora como el resto de vinos de la bodega bajo calificación de Vino de la Tierra de Castilla.

Lo primero, ante un vino como este, es buscar como han adaptado esta variedad a nuestro pais y concretamente a Ciudad Real. La respuesta a esta primera pregunta es muy positiva, la verdad que el vino a las primeras de cambio, promete.
La segunda, es saber si sólo se queda en una buena intención o realmente es un buen vino que cumple con los 15€ que cuesta. La respuesta a esta segunda pregunta es que, a mi parecer, es un buen vino, interesante y creo que bien pagados están los 15€.
Dejando de lado, este mini 50x15, y centrándonos en el vino resulta como digo un vino interesante, sabroso, untuoso y creo que un magnifico acompañamiento para platos de pescado al horno, que exigen cierta complejidad más allá de un simple aporte frutal y de frescura.

Es un vino que en copa se presenta con amarillo dorado intenso con inserciones verdosas y tostadas.
En nariz sorprende y nos exige un esfuerzo olfativo debido a la complejidad y a los matices no tan habituales. La nariz es un conjunto de aromas herbáceos, vegetales, citricos, minerales, ahumados, ciruela amarilla, corteza de melón, hueso de fruta,tostados acompañados de frescura e intensidad. Con los minutos avanza hacia, también, notas de canela, frutos secos y restos de miel.
En boca es largo, sabroso, con final de cierta sequedad, untuoso, graso,mineral, salino, de nuevo la fruta amarilla junto con hueso.

Particularmente, me pareció un buen vino, un buen ejemplo de esta variedad sin salir de nuestras fronteras y agradable esas sensaciones untuosas y grasas junto con la complejidad de matices que posee en su conjunto. Probablemente, no es un vino, para todos los públicos pero sí para quien esté abierto a otras sensaciones lejos de simple fruta blanca o frescura sin más.