05 marzo 2010

Borgoña, la red de redes y La Cantamora

Detrás de este peculiar título, intentaré condensar la cata-comida-reunión del pasado jueves 4 en Madrid, donde la razón era reunirse un grupo de apasionados del vino y la excusa unos magníficos Gran Cru de Borgoña.

Dos del trío son fácilmente explicables: Borgoña, como he dicho era el focus de la reunión, La Cantamora era el restaurante que nos abrió los brazos y el tercero en discordia, internet, que es el motivo de que algunos nos conozcamos y hayamos encontrado vínculos más que suficientes para tomar un avión para poder disfrutar, comentar, descubrir y apasionarte (iba a decir un poco más, pero la realidad es un mucho más) por el mundo del vino, pero en concreto por el auténtico y especial que es la Borgoña.
Por delante quede que en esta zona vinícola soy un ignorante y que prácticamente todo lo que comentaré en este post, es gracias al amigo Iñaki ( Baba O Wines ) un auténtico conocedor de tan complicada zona vinícola. Complicada por su definición por primar lo local, el terruño, la parcela, hasta podriamos añadir que el centímetro cuadrado. Marketing aborrecería una clasificación así. Para quien busque la autenticidad que un vino, que te muestra sin tapujos de donde viene y quién es en realidad, es la clasificación perfecta, o cuasi perfecta. Es complicada sí, pero si tienes dudas preguntas a Iñaki y ya está solucionado el problema.
El anfitrión nos recibió con los siguientes vinos:
1. Paul Pernot Bienvenues-Bâtard-Montrachet 2007
2. Paul Pernot Bâtard-Montrachet 2007
3. Pierre Bourée Chambertin 2002
4. Dr. Georges Mugneret-Gibourg Ruchottes-Chambertin 2007
5. Pierre Bourée Charmes-Chambertin 1977
6. Michel Niellon Chevalier-Montrachet 2008


Siguiendo con el plagio a Iñaki, voy a ir introduciendo un poco a cada uno de los vinos. Comenzaré por el Paul Pernot Bienvenues-Bâtard-Montrachet 2007.
Paul Pernot controla 20 Has. En concreto en este Bienvenues-Bâtard-Montrachet Grand Cru controla una parcela de 0,37 Has dentro del total de 3,68Has.
Resultó un vino inmediato, que se presenta en copa con tonalidad dorada con cierto matices cuasi cobrizos, en nariz ofrece cítricos, salinidad, mineralidad, pomelo, intensidad y ahumados. En boca se muestra salino de nuevo, intenso, largo, con notas de hueso de fruta, tostados, resulta goloso y sabroso. Con los minutos reduce su salinidad.

El segundo vino de la jornada fué Paul Pernot Bâtard-Montrachet 2007

Batard-Montrachet Grand Cru es una parcela de practicamente 12Has en la que disponen de 0,6 Has.
Se presentó con tonalidad practicamente similar al anterior, en nariz resulta floral, menos salino, con intensidad, con hueso de fruta. En boca es más graso, con fruta sabrosa madura, largo, con tostados y con cierta untuosidad. Al principio, en el primer encuentro pienso en que puede ser más rústico que el anterior pero lo minutos me desdicen.

La jornada cambia de color y nos pasamos a la pinot noir con el tercer vino: Pierre Bourée Chambertin 2002, es una buena añada, de este vino se elabora sólo una barrica.


Se presenta con color cereza suave con ciertos matices entre cobrizos y anaranjados. En nariz es de fruta roja, golosidad, torrefactos, intensidad e integrada. En boca nos acompaña la fruta roja, la fresa, está integrado y equilibrado.

Seguimos y pasamos al vino número 4, Dr. Georges Mugneret-Gibourg Ruchottes-Chambertin 2007, para mí junto con el vino 6, los que más me gustaron. No nos engañemos que todos rozan un gran nivel pero puestos a escoger...


Posee un 70-80% de barrica nueva. Disponen de 0,64Has de esta parcela de 3,30Has. Formado por marmas oolíticas con poca superficie de suelo. Nos adelantaba Iñaki que son vinos austeros en su juventud... ¡pues lo que dará dentro de unos años entonces! Hay que comentar que comienza la presentación de este Domaine explicando que representa la quintaesencia de Borgoña.
En copa se presenta cereza vivo, atractivo. Al principio un poco rústico con los minutos se abre y aparecen las fresas, la frescura, la intensidad, las violetas tanto en nariz como en boca. Sabroso, largo, sedoso. Permítanme que no escriba más y simplemente me acuerde de él. Gran vino.

El quinto vino, el más longevo de todos ellos, Pierre Bourée Charmes-Chambertin 1977, tuvo disparidad de opiniones, particularmente me recuerda a un Rioja clásico con notas de aceitunas y sufriendo el paso del tiempo.


Para terminar disfrutamos, de otro de los grandes de la velada: Michel Niellon Chevalier-Montrachet 2008.


Dorado suave, con nariz amielada, citrica, notas de piña ligeras, acompañadas de pomelo, ahumados, tostados y membrillo. En boca es denso, graso, muy largo, con intensidad, de nuevo amielado. Gran vino para saborear con tiempo en una noche fresca de verano disfrutando de las estrellas de Baiona. Al cabo de una horas aún lo percibía en la boca.

Por último, algunos decidimos tomar algo más, ya que teníamos tiempo y nos decantamos por una burbujas blanc de blancs de Larmandier Bernier.


Buena burbuja, fina y persistente y suaves y elegantes notas a fruta blanca. Buen recorrido en boca, sabroso.
Cuando Borgoña, la auténtica Borgoña, se cruza en tu camino da muchas cosas que pensar: ¿cuál es la razón de tanta extracción, de tanta fruta madura, de tanta similitud, de tanta madera y ultimamente de tanta carga alcohólica en tantos vinos de tantos lugares distintos, y que en el fondo parecen todos salidos de la misma bodega?. Borgoña es diametralmente opuesta en muchos de sus vinos a todo eso, es la pureza y la sencillez, que al final es lo que debe primar en un vino: la sencillez, la autenticidad y el reflejo de sus origenes tal cuál deberían ser las personas que disfrutaran de ellos.

Gracias a todos, además de grandes vinos, la compañía y la conversación fueron excelentes y me encantó poner cara a mucha gente “a la que le tenía ganas”. Un fuerte abrazo a todos.

9 comentarios:

Smiorgan dijo...

Fantástica cata, Carlos, si señor. Que envidia.
Borgoña resuena en mi cabeza como una palabra mítica y un mundo inalcanzable.
Enhorabuena.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Smiorgan, sí, grandes vinos y buena gente. Borgoña es inescrutable y creo que necesitariamos 2 vidas pero no hay nada como ir de la mano de los que la conocen profundamente.
Saludos

VadeBacus dijo...

Un poco pederastas si que sois.... me puedo apuntar a la siguiente?? ;-))

Esos 2008 blancos tienen una pinta bárbara pese a ser de una varidad de segunda (regional)... (Nada Carlos, eso es para tocar la flauta a más de uno que por aquí caerá..:-DD).

A seguir disfrutando!

OG

Olaf dijo...

Ya sabía yo que algo gordo me había perdido. Enhorabuena por poder probar todos esos baby-vinazos juntos.
Un saludo

Olaf

Smiorgan dijo...

Oscar, ehem ehem, eso de la variedad de segunda regional va por mi?? Eh?
Porque yo ya he encargado unas cosillas, que como no estén a la altura...... :)
Saludos.

IGLegorburu dijo...

Un placer sin duda Carlos, y gracias por venir :-)
Creo que exageras…para mi Borgoña es inabarcable y cuanto más bebo menos sé, lo cual hace que me apasione todavía más. Es un círculo vicioso.

El buen vino pienso que es bueno siendo joven, maduro o ya caduco como el señor OG. Otra cosa es que los registros sean diferentes.

De todas formas, parece que todo lo viejo tiene que ser bueno. Y no creo que sea así. A mi es que me va más la señorita que presenta los deportes en T5 que Marujita Diaz. Pero bueno... :-) Hay de todo y la única manera de verlo es incitar al uso del sacacorchos. A mi por ejemplo me gustó más esta vez el Chambertin 2002 que el Charmes 1977. Pero hay que hablar botella a botella, porque en vinos antiguos puede salir cualquier cosa.

Dejaremos las supuestas "uvas mayores" para los expertos. Aquí sólo buscamos la democratización del vino y que la gente beba y disfrute. Incluso con "uvas menores" como apuntan algunos…

Pero bueno, la grandeza se la dejamos a otros, y luego que hablen los vinos :-)

De todas formas, me alegra y consuela saber que 1977 lo consideran baby. Al ser del 76, es que soy un chaval aún :-)

Un abrazo y me alegra que disfrutaras

Oscar Gallifa dijo...

jejejeje sabía yo que no se podría resistir el susodicho!! :-D
Smiorgan, no sufras, ya ves que no era por ti (tu tienes mejor gusto) :-P

En una cosa estoy de acuerdo con Maese Borgoñón, los vinos buenos están ricos a casi cualquier edad.

Xao

OG

Carlos Rodriguez dijo...

Hola a todos, la verdad que dejando de lado si eran jovenes o no tanto, simplemente comentaros que en ningún momento y con los vinos pasando por las copas pensé en ello. Todos ellos estaban en un buen momento y los disfruté plenamente, que si los probamos dentro de unos años.... bueno pues encontraremos otros registros, igual, peor o mejores pero seguro que distintos.
Así que cuando querais repetimos dentro de un tiempo y vemos como van evolucionando, :-))
Saludos

Jesús Sanchez dijo...

que envidia, una cata con vinos de muy buena calidad, la próxima vez que vaya a comprar vino tendré en cuenta estos