25 mayo 2010

Un poco de Diva

La Diva, la Diva que tendrá la Diva. En algunos casos, o en muchos casos, desde los básicos hasta ciertas joyas nos ofrece estupendos vinos llenos de sabrosos, complejos y dulces matices. La riesling, como una gran mujer, cada vez te enamora más. Debería llevar una advertencia de que puede resultar adictiva.
En esta ocasión nos vamos a quedar con un Dönnhoff Riesling 2007 y con un Wittmann Morstein Spätlese 2006.
Comencemos por, podriamos catalogarlo como"básico" de Dönnhoff. Estamos, cerca de los 15€ (en el caso del Wittmann subimos a los 20€). En ambos casos estupendo lo que te ofrecen por esa cantidad.

El Dönnhoff es por concepto un vino más inmediato, para disfrutar sin complicaciones y como buen riesling durante los 2 o 3 dias posteriores se muestra en plenitud.
Se presenta pajizo suave con tonos verdosos, discreto sin avisar de lo que te va a ofrecer en nariz y en boca, pero siendo Dönnhoff y su origen en Nahe, hay que esperar ciertas cosas buenas. Así es, en nariz es mineral, con claras notas de pomelo, citricas y piel de melocotón. Se muestra suavemente dulce, claramente floral, podemos añadir hasta notas de almendras y piel de mandarina. Los hidrocarburos no aparecen, o no los detecto. Se mostró muy fresco y abierto.
En boca es untuoso, ligeramente graso, largo y de nuevo los citricos y el pomelo. Es sabroso, ¿no lo dije aún?, ligeramente dulce, mineral y en conjunto muy agradable.

Por 16€, ¿qué más se puede pedir?. No será ni es, faltaría más, la referencia ni se debe tomar como tal de esta gran bodega (en calidad), pero como en el caso de los Borgoñas, si ofrece un básico de este nivel imaginaros el resto.
Como la semana que terminó, me pedía más riesling y más dulce, continué con el Wittmann Morstein Spätlese 2006.

La tonalidad, sin poder compararlos fisicamente solo mentalmente, poco difiere del anterior. En nariz nos asaltan los citricos como la lima, la piel de melocotón, un dulzor más nítido, piel de mandarina, pomelo y notas herbáceas.
En boca es untuoso, largo, dulzor, final de almibar junto con notas amieladas. Otra vez los citricos y el melocotón. Sabroso.
A diferencia del Dönnhoff es un vino mucho menos inmediato. La primera copa no me sedujo tanto como lo hicieron las últimas al dia siguiente, también mea culpa, de abrir con muy poca antelación o casi ninguna. Este Wittmann es de Rheinessen, al norte del Palatinado.
Dos buenas elecciones para adentrarse o para disfrutar de La Diva sin complicaciones, un buen básico y un buen spätlese.

8 comentarios:

descorche dijo...

Muy bien escogidos, Carlos...de lo mejorcito (los productores) de sus zonas.
Te voy a puntualizar dos cosas:
Rheinhessen es una zona (hacia el Norte) y Palatinado ó Pfalz (Sur) otra.
Es normal que no encuentres notas de hidrocarburos en el Donnhof (que es bastante joven), porque éstas suelen salir (cuando lo hacen) tras varios años de guarda.
Lo dicho, muy bien escogidos y, por lo que veo, muy bien disfrutados.
Un saludo.

Jose dijo...

Precisamente porque así es el básico, me parece referencia ;-)

Saludos,

Jose

Carlos Rodriguez dijo...

Diego, tienes toda la razón, he revisado el atlas del vino y sí, está más al norte que el Palatinado. Ahora lo corrijo, gracias.
La verdad que por precio y calidad son muy recomendables.
No estaba mal ese Kerpen, pero no le dí ni tiempo, ;-))
Habrá que repetir.
Saludos

Carlos Rodriguez dijo...

Pues sí, Jose, toca llamarlo básico por ser el pequeño de la gran familia de vinos de Donnhoff, pero es un estupendo vino.
Saludos

descorche dijo...

Sí está bueno, Carlos...y cómo le vas a dar tiempo con lo bien que "resbala" jejeje

Carlos Rodriguez dijo...

Diego, renové fuerzas, fué como un elixir..:-))

SIBARITASTUR dijo...

Que bueno el básico de Donhoof, no he probado muchos, pero en gral a mi me gustan casi mas, los básicos que los mas "azucarados".
Su rcp los hace muy atractivos.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola SB, pues sí muy bueno. Por cierto ¿has probado los mas dulces con Foie o con Brioche, por ejemplo?
Combinandolos adecuadamente son una pasada....
Saludos