19 diciembre 2010

¿Que deparó el 2010?

Llega el final de otro año más y por ende, toca recapitular en todos los aspectos en los que uno se ve involucrado tanto a nivel personal como profesional y así poder hacer un resumen mental de lo vivido, tanto en lo bueno como en lo menos bueno. En este blog, como sabeis, sólo tiene cabida el vino, las bodegas, los personajes del vino, opiniones sobre el mundo vinícola y poco más.
Igual que el año pasado, no voy a escribir ningún resumen vinícola del año, sencillamente por aburrirme y que creo que para escribir algo así se deben probar muchos más vinos de los que he catado. Pero siendo sincero, me aburre redactar algo así.
El año en lo que respecta al blog deja como negativo el postear con mucha menos frecuencia que antes y que probablemente los blogs se están quedando atrás contra ese monstruo que son las redes sociales. El lado positivo es que seguimos ahí, que el número de visitas sigue en los mismos ratios y que la pequeña comunidad que nos leemos y seguimos continua.
Respecto a los vinos, me alegra comprobar que mis gustos siguen evolucionando y cambiando, que agradecen más elegancia y menos maderas y extracciones. Me gusta ver como denominaciones por las que apostaba desde este espacio siguen avanzando y mostrándonos vinos interesantes, buenos vinos, grandes vinos. Me refiero concretamente a DOs como Ribeira Sacra y Ribeiro, a las que podemos añadir la de Monterrei. Galicia tiene futuro vinícola, como su propia idiosincrasia crece lentamente, con desconfianza pero con paso firme. Pero también hay que decir abiertamente que la grande de las DOs gallegas (Rias Baixas) no me ha mostrado nada nuevo en el horizonte que me llame la atención, siguen los pocos de siempre al nivel de otros años, el resto no evoluciona no sé si por no tener la necesidad, por no querer o por no saber. Mientras que la pequeña Borgoña española (Ribeira Sacra) a cuenta gotas da muestras de todo el potencial que atesora.
Si avanzamos hacia el este, el panorama que veo es muy similar al de otros años y no me gusta. En la todopoderosa Rioja más de lo mismo de todos los años, en Ribera del Duero están pagando la apuesta por la cantidad y salvo escasos ejemplos, están recogiendo los frutos de una política errónea alejada de la calidad y cercana a la cantidad. Más hacia el este en Cataluña se encuentran varios proyectos que apuestan por el terruño, la baja producción y la calidad. En otras zonas de España buscando con lupa también aparecen otros chiflados que se la juegan con esto tan raro de la calidad. Seguimos más hacia el este y lo poco que me ha emocionado de verdad este año proviene de Francia, de Borgoña donde si no.
Leyendo las anteriores lineas parecen poseer un halo negativo y ciertamente no es así. Es una aureola crítica, positivamente crítica, y que nos tiene que ayudar a recapacitar y pensar que entre la situación global y el esfuerzo de calidad que no pocos (pero no los suficientes) profesionales realizan en todo el canal desde la bodega, pasando por la distribución y llegando al cliente final de la mano de la restauración debemos serlo, debemos pensar bien donde gastar nuestro dinero y nuestro tiempo, ambos son oro y ambos deben ir a parar a quien se lo merezca por su profesionalidad y buen hacer. Lo mismo que nos exigen a nosotros en nuestro quehacer profesional diario y que nos debemos exigir a nosotros mismos.
Tenemos la obligación de forzar la balanza hacia la calidad, hacia los valientes, hacia los buenos proyectos vinícolas es la única manera, como en tantos otros sectores, de alejar a los tiburones. Sigamos apostando por nuestra pasión para que sea una corriente crítica, un canal de divulgación, una fuente de consulta, un motor de opinión, un ente que ayude de alguna manera a revindicar a quien nos llegue al alma con un vino. Al boca a boca, en este caso al copa a copa.
Al 2011, le pido que me depare cruzarme con más proyectos auténticos, de verdad, que aún no conozco y que me transmitan lo que el enochalado que está detrás de su elaboración quería transmitirme, que me permitan volar a terruños singulares, a viñedos únicos, a elaboraciones increibles. Desde Roco&Wines os deseo, con cierta antelación, un estupendo 2011 en todos los aspectos de la vida, y en especial en el vinícola.

6 comentarios:

Smiorgan dijo...

Hola, Carlos.
A mi, en el tema vinícola, el 2010 me deparó conocer vinos diferentes, con personaldad y calidad, como A Torna dos Pasas o Guímaro. También me permitió empezar a entender una mínima parte de lo que es el mundo vinícola francés, y a probar cositas de Burdeos (y cosas mayores como ese Montrose que postée) y Borgoña. El 2010 también me sirvió para leer y profundizar más sobre este mundo que nos apasiona, a abrir la mente y la boca a otros países y elaboraciones, a darme cuenta de que se puede y se debe desconfiar de algunas voces autorizadas, que no todo el monte es orégano y que en todas partes cuecen habas.
Felices fiestas para ti y los tuyos, Carlos.
Un abrazo.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Smiorgan, como bien dices en tu ultimo post en tu blog, desde la humildad, escribiendo para aprender, sigamos creciendo en nuestra pasión y sigamos siendo criticos en lo bueno y en lo malo. Siempre hay algún vino increible por descubrir.
Felices Fiestas.

El Gaitero del Cabo La Muerte dijo...

Tocayu, Gracias por seguir escribiendo y felices fiestas, probé al fín el Almirez 2007 y me gustó bastante, mi umbral de percepción es mas bien deficiente, no puntúo, lo bebo y punto; esta noche le meteré mano al Victorino 2007, el grande lo dejaremos pa cuando sea mayor.
Saludos,
Carlos,

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Tocayu, gracias a tí por pasarte por aquí.
Respecto al Victorino el otro dia probé el 2008 y estaba barbaro. No es el Victorino ni los ALmirez vinos para guardar, así que bebete ese 07 y ya nos dirás.
Yo en el fondo hago lo mismo los bebo y punto.
Saludos

El Gaitero del Cabo La Muerte dijo...

Ya está, ayer noche la abrí después de airear casi toda la tarde, brutal, en el buen sentido, sobre todo con el postre (arroz con leche del bueno); hoy a las 9 de la mañana estaba en La ermita de Santa Ana tocando la gaita como si nada, no ye un vino pa todos los días pero merece la pena la experiencia que no tendría si no leyera blogs como el tuyo y otros mas, gracias de nuevo ,
Saludos,
CArlos

Carlos Rodriguez dijo...

Carlos, me alegro que te gustara, ese 07 no he tenido la oportunidad de probarlo pero el 08 y sin tiempo de aireacion estaba barbaro. Muchas gracias por tu comentario, me alegra de verdad y anima a seguir con esto del blog.
Saludos y Feliz Navidad