28 junio 2010

Castillo Perelada Ex Ex 5 Barrica Francesa 2003

Hace no mucho comentaba en Ex Ex 5, Bembibre y Pazos de Lusco las sensaciones de una de las botellas que formaban la pareje de Ex Ex 5 barrica francesa y barrica americana. En esta ocasión comentaré el Castillo Perelada Ex Ex 5 Barrica Francesa 2003.

La sensación general que me dejó fué la de un vino que bajo el paso del tiempo esconde buenas maneras y en su momento buen vino, aún está bebible e incluso disfrutable pero creo que sus mejores momentos han pasado ya, y en general por lo menos esta botella se ha mostrado inferior que su hermano americano.

Elaborado con el mismo coupage: 53% merlot, 32% cabernet sauvignon, 10% garnacha tinta y 5% syrah.
Se presenta con color cereza que posee aún cierta intensidad con ribete tostado y con rasgos de cierta vejez.
En nariz aparece frutas como la cereza y la fresa, acompañan los tostados, el clavo y el pimiento. Mantiene aún cierta fuerza pero le falta algo de limpidez.
En boca está ya pulido, con la fruta muy ligera, de nuevo tostados, pero se encuentra en curva descendente. Es fácil de beber, mantiene el tipo pero tiempos pasados...

Un vino para haberse cruzado con él hace ya un tiempo, así que si teneis alguna de las 920 cajas que salieron al mercado, no las guardeis más que sino se convertirán en piezas de museo y no en obras de arte vinícolas.

20 junio 2010

Ligera miel húmeda...

no, no es un título buscando más visitas, ni me he puesto cariñoso pero seguro que daba mejor resultado que escribir sólo de vinos. En el anterior post en el que pensaba escribir sobre Guimoniere lo describía como eso: ligera miel húmeda. Creo que aunque suene raro es una muy buena definición para este Chateau de la Guimoniere 2000, Appellation Coteaux du Layon Chaume Controlee. Elaborado por Alain Chateu en Rochefort sur Loire a partir de 100% chenin blanc.
Es un vino que se presenta en formato de 50cl que resultará pequeño, pero como los perfumes encaja a la perfección.
Es un vino que encadila copa tras copa, diría que la primera te sorprende pero no tanto como la última según vas apreciando esa ligera miel húmeda. Recuerdo que cuando lo abrí el corcho era puro aroma de miel, ni más ni menos.
En copa es denso, muy denso, untuoso y con el color que ofrece el oro viejo en sus mejores versiones, como un lingote encontrado de casualidad después del paso del tiempo.
En nariz la fruta que ofrece es muy madura y con intensidad. Rasgos claros de botrytis, con dulzor, con cítricos, con fondo de melocotón junto con pomelo pero ambos forman un fonfo sutil. Mineral que me imagino provienen del suelo característico del Loira. Y por supuesto miel, mucha miel.
En boca es sabroso, graso, largo, con dulzura, con miel como no!!, con fruta madura de nuevo. Y todo ello supeditado por esa ligera miel húmeda, que poco a poco agrada y te conquista.
Para disfrutar con tiempo a sorbos, uno tras otro, pero con paciencia y con tiempo para prestarle la atención que se merece esta pequeña botella en formato y grande en contenido.

12 junio 2010

de malvasias y prietos

por fin encuentro un momento para escribir algo. Tenía pensado escribir sobre ligera miel humeda ¿? (o lo que es lo mismo de Gimoniere), pero lo dejo para otro día. Hoy me apetece escribir sobre las sensaciones de lo que hemos disfrutado hace unas horas. Juan, nos ha traido algunos vinos de las islas agraciadas, como no podía ser de otra forma malvasías. Hemos probado dos: por un lado la de Grifo Malvasía Colección 2009 y la de Bermejo Malvasía Seco 2009.


Probamos primero la de Grifo, malvasía prefiloxerica de Lanzarote, posee una nariz intensa con notas de manzana madura, melocotón suave y peladillo. En boca se muestra en la línea de la nariz, mostrando de nuevo fruta blanca y melocotón con un ligero toque salino.
Pasamos a Bermejo, Juan insiste en que es mejor malvasía que la primera. Reconozco que la primera copa me decanta hacia el Grifo pero poco a poco me seduce. En copa destaca la presencia de carbónico con una ligera turbidez. En nariz es más sutil y sobre todo destaca la salinidad que la complementa en boca y se muestra sobre el resto de matices. Hace que la de Grifo, siendo una gran malvasía, se torne digamos algo más comercial, no sé como decirlo, igual que al principio me gustó más poco a poco me ganó Bermejo. Dos buenas malvasías, muy buenas, pero esos matices más naturales, menos intensos de Bermejo con el paso de los minutos se agradecen.

Después y como sabía que la comida se alargaría e incluso aparecería una lamprea en la mesa decidí llevar un magnum de Cumal 2005. Prieto picudo de 90 años con 15 meses de barrica. Gustó y mucho. En copa se presenta con picota de capa alta, en nariz predomina la fruta madura, los tostados, torrefactos, toffe y vainilla. En boca está pulido, es sabroso, largo, alcohol integrado, de nuevo la fruta, menos presencia de tostados que en nariz. Muy bueno. Por ponerle una pega me gustaría que tuviera más peso la prieto picudo y algo menos los matices de la crianza, pero aún así, lo dicho gustó y mucho.

Esta botella bienvenida ha sido y mucho.....procede de la subasta pro Haití, así que añado que gustó más y más, que Dios sabe que hay cosas más importantes que el vino. Así que gracias a Dominio de Tares, por en su momento participar en ese evento.

08 junio 2010

y ya son

4 años, desde aquel Junio del 2006 en el que comencé este blog. Pasa el tiempo, cada vez es más dificil, pero aquí estamos cuatro años después y camino de las 500 entradas.
Así que gracias a todos.
Intentaremos al final de la semana recuperar el ritmo habitual.