27 septiembre 2010

Clos de los Siete 2007

o una clase de geografía, podría titularse este post. Casi lo de menos es el vino en sí, del que comentaré las impresiones que me dejó hace ya un par de semanas, dejaré de lado detalles del proyecto, de la elaboración, etc que en este caso creo que es lo de menos.
Prefiero que me sirva de cerilla para encender un fuego mayor. Es un vino elaborado, participado o, más bien, asesorado por Michel Rolland, el conocido winemaker.
Podriamos comenzar el debate, ya realizado y ya cansino, de este tipo de asesores versus el elaborador tradicional lejos de este tipo de figuras o personajes. Un asesor siempre será eso un consejero de como hacer una tarea según unas pautas que considera las adecuadas. Un buen elaborador también es su propio asesor pero la diferencia radica en que conoce a la perfección y de primera mano todos los detalles. Lo que sirve en Burdeos, no tiene por qué servir para Rioja, ni para Ribeira Sacra, ni para Mendoza, ni para ningún sitio.

Ese es el mayor inconveniente de este tipo de asesoramientos, se convierten en una clase de geografía, es decir, es muy dificil determinar el origen del vino, ya que puedes ubicarlo en múltiples lugares del mundo, lo cuál es una interesante clase de geografía pero no de enología.

Este Clos de los Siete 2007 es un ejemplo de esto último. No es mal vino, no es un gran vino, simplemente dejémoslo en un término medio.

Se presenta con capa alta, con ribete granate oscuro.
En nariz prevalecen los tostados, surge regaliz, balsámicos, especiados, fruta madura mayoritariamente cereza.
En boca el tanino está ya bastante pulido, aparecen ciruelas, el final es algo cálido, es un vino carnoso, largo, de nuevo la madera y posee cierta potencia. El tiempo, los minutos reducen esa calidez comentada, pero sigue mostrándose algo secante en boca. En conjunto es un vino que no destaca ni por nada bueno ni por nada malo, que no es poco.

Lo triste, es que sin conocer que es de Mendoza, Argentina y que tiene un coupage a base de 48% malbec, 28% merlot, 12% cabernet sauvignon y 12% de syrah sería muy dificil ubicarlo y, por otro lado sería fácil encorsetarlo en muchos lugares. Sigue un patrón demasiado estandar. Y si tienes dudas del origen y ves su etiqueta en francés e inglés que no hace más que apoyar mi teoría de universalización que tanto gusta en vinos como este.
Prefiero, sin duda, el elaborador empeñado en que sus vinos demuestren su origen, su terruño, su caracter y sean orgullosos, independientemente de que gusten o no a todo el mundo. Además es algo que desde pequeños siempre nos enseñan ¿no?: hijo mío, no se puede intentar gustar (o agradar) a todo el mundo, se tu mismo. Pues con el vino, ocurre lo mismo pero multiplicado por mil.

19 septiembre 2010

Mark Angeli Les Fouchardes 2007

Sigo como en el post anterior adelantandome a muchas catas pendientes pero se cruza en mi camino, de nuevo, una botella que merece ser comentada de inmediato.
Mark Angeli, es uno de esos elaboradores que en los últimos años ha dado mucho de que hablar. Sus vinos son amados por unos y odiados por otros, creo que predominan los primeros. Vinos del Loira, de Anjou, vinos biodinámicos, vinos como este Les Fouchardes 2007 con 67 mg/l de sulfuroso de origen volcánico, vinos basados en la chenin blanc, vinos secos en zona de dulces... un tipo por lo que parece que va a contracorriente.

Os dejo un interesante post, os recomiendo leer también los comentarios generados en el mismo, de nuestro amigo Joan hablando de otro de sus vinos, La Lune, y en general de este productor: Angeli en Devinis.
Este Les Fouchardes 2007 lo decanté, exactamente media botella y le dí media hora para comenzar a conocernos. En principio sorprende ese potencial partiendo de la chenin. Lo primero que aparece en copa es un vino dorado, con matices verdosos y térreos sin mucha limpidez propia de una elaboración de este tipo. En nariz surge con fuerza la manzana madura con mucha intensidad. En boca el primer sorbo es particular, largo, con la presencia de nuevo de la manzana madura y sequedad. Le doy más tiempo, juego con la temperatura y sigue la manzana, surge ligero pomelo, sencillamente se abre. Cada vez la nariz se va comportando mejor y termina por seducirte. En boca es graso, otra vez la manzana madura, al primer ataque es suave para tornarse en un final más rudo. Al principio es un vino algo dificil que se va suavizando. Te pide tiempo y que lo disfrutes a sorbos. Es untuoso, es mineral, tiene hueso, tiene tostado agradable, en la primera hora el alcohol tiene peso pero no resulta ni cálido ni alcohólico. La boca es intensa.
Se mezcla una sensación de vino dificil con vino sabroso, cuando dejo de tomarlo al cabo de unas horas pienso todo lo que pude haber bebido y me sorprende que siga teniendo el 60% de la botella, síntoma de lo poco a poco que lo he tomado.
Al día siguiente tengo mis temores de como puede haber aguantado el paso de las horas cerrado al vacío, y me sorprende que está pleno, suavizado y más domado, pero sin atisbos de oxidación ni decaimiento. Me encuentro los mismos matices que el día anterior pero más elegantes.
Entiendo que no todo el mundo pueda gustarle un vino así, y que no es el mejor vino para iniciarse en esta variedad, pero para mí es un estupendo vino, sorprendente, particular, reflejo de su elaborador y de su origen. Un vino para disfrutar en casa con tiempo y con curiosos del vino, olvidaros de pedirlo en un restaurante sin tiempo y sin el trato debido.
Necesita una noche larga, una buena compañía y todos los sentidos abiertos para estrujarte el cerebro y apreciar lo que encierra debajo del lacre.

12 septiembre 2010

Le Ld'Or 1999

Sin tiempo aún de acabar esta botella, no me resisto a escribir lo antes posible para evitar dejarme ninguna sensación en el tintero.
Los Muscadet de Sevre et Maine sur Lies proceden del Loira, en Francia. La característica más importante a mi forma de ver radica, y no es poco, en el tipo de suelo que posee. Esta zona era océano hace miles o millones de años y por tanto esto implica que el terreno esté formado por restos marinos o de origen marino. A pesar de ser una zona con no mucho nombre, algunos elaboradores nos ofrecen vinos de libro que reflejan el terruño del que provienen y que son señas de identidad de su origen. Vinos minerales, vinos salinos, vinos especiales.
Se elaboran con melon de bourgogne y se crían en depósitos de inox con sus lías.Uno de los mejores elaboradores sin duda es Pierre Luneau Papin en Le Landreau. Entre sus vinos destaca su Le Ld'Or y en concreto este de 1999.Escribo mientras apuro la botella abierta ayer, tengo un montón de notas pendientes, pero este Ld'Or 99 bien se merece pasar a la pole.

En copa se muestra con dorado pajizo suave, limpio y con matices verdosos. Graso.
En nariz es fresco, elegante, intenso, con profundidad, con cítricos, con melón, manzana y pomelo pero de forma conjunta y equilibrada. Hoy también aparece el melocotón. Acompaña también cierta cremosidad. Es un nariz muy buena, capaz de seducir a cualquiera.
En boca es donde nos aportará su carácter, su particularidad, que probablemente no guste a cualquiera pero a mí me seduce. Es sabroso, mineral, muy mineral, cítrico, salino, muy salino, con notas como de cuarzo. Resulta largo, untuoso y ligeramente seco. Por debajo están los cítricos y la fruta comentada. Con los minutos se integra la mineralidad y salinidad, más que integrarse que desde el principio lo está, el tiempo sencillamente las doma.

Es un claro indicador de su origen, orgulloso. Un vinazo con todas las letras por 15€. Por cierto está en plena forma.

06 septiembre 2010

Almirez 2007 y 2008

Tuve la oportunidad de probar el Almirez 2008 en uno de mis sitios favoritos de Vigo y donde acudo a comer siempre que puedo, otro día con tiempo prometo hablar más en detalle de Detapaencepa.
A bote pronto me quedé muy sorprendido con la nariz (y tanto, yo aposté por un Ribeira Sacra con madera). Una nariz muy frutal e incluso fresca, en boca goloso con madera integrada y con cremosidad. Muy interesante y sorprendente que este Toro estuviera tan integrado tan pronto.

Raudo, a los pocos días, abro la botella que tenía de Almirez 2007, que se presenta con picota de capa media y ribete granate, con nariz de cerezas, ciruelas, tostados, vainilla y ahumados, con ligera presencia además de cacao y cremosidad. En boca el tanino está ya pulido, es largo, con tostados, con fruta madura en concreto moras y ciruelas, la madera se deja notar ligeramente.

También interesante, pero debo reconocer que me llamó más la atención el 2008.

Detrás del proyecto están, que no es poco, Bodegas Eguren. Os dejo un link a Teso La Monja que es como se llama la bodega.

Precisamente la foto procede de dicha web.

03 septiembre 2010

Gallaecia

Después de comentar hace no tanto Los Premios en Aosta , no me resisto a dejaros el link a los vinos de la Ribeira Sacra premiados por la Asociación de Sumilleres de Galicia GALLAECIA y donde creo haber visto a un lindo conocido... enhorabuena a todos y en especial a Viña Regueiral 2009.