24 octubre 2010

Catas pendientes

Tenía 4 catas pendientes de publicar, y va pasando el tiempo... Son vinos tomados hace unas cuantas semanas ya. Un trio de italianos: Poggio Valente 2005, Brovia 2006 y I Vignaioli di S. Stefano 2009 a los que debemos añadir un alemán: Kloster Eberbach 2007.



Comenzaré por el Steinberg 2007 de Kloster Eberbach, Riesling Kabinett Trocken. Se trata de un riesling sencillo, de color pajizo dorado suave, graso. En nariz citricos (limón y lima), resulta herbáceo, mineral, con pomelo y notas de fruta blanca. En boca es algo graso, fresco, mineral, citrico, largo, salino y con notas de fruta blanca. Aunque parezca que estuvo al nivel, no es así, se queda en un vino que cumple pero está lejos de ser un estupendo riesling de los que habitualmente comentamos.

El Poggio Valente 2005 de Elisabetta Geppetti DOC Morellino di Scansano, se elabora con sangiovese y alicante y posee 15 meses en barricas, 40% nueva y 60% de segundo uso. En copa es cereza oscuro con ribete granate, en nariz la fruta posee matices de guinda, siendo lo más destacable los matices de cerezas y ciruela. Además tostados, ligero fondo de vainilla, mentolados. En boca de nueva fruta pero mas madura, es algo licoroso, especiado, largo, madera no excesiva, tanino puliendose pero es fácil de beber. En boca mejora con el tiempo y resulta un vino interesante pero se queda corto para los 25€ que supone.

Brovia 2006 Vignavillej DOC Dolcetto d'Alba es un vino de pequeña producción, que proviene de 2Has. En copa se presenta cereza de capa media. En nariz surgen cerezas maduras, guindas, tostados, balsamicos, regaliz negra. Buen nariz. En boca está pulido, es largo, de nuevo la mezcla de guinda y fruta roja madura con un toque de dulce licoroso que se disipa con los minutos. En resumen, estamos ante un buen dolcetto.
Por último, el Vignaioli di S. Stefano 2009 Moscato d'Asti, se presenta con dorado de intensidad media y burbuja de tamaño medio. En nariz es pura manzana madura, con notas de pera asada. Posee intensidad. En boca de nuevo la manzana madura, la pera, es dulce, largo, con notas claras de la moscato, el conjunto resulta suave e interesante.

18 octubre 2010

Aldonia La Dama 2005

Si La Dama se torna en un señor (en un señor vino) no queda otro remedio que contarlo. Hacía ya tiempo que no abría una nueva botella de Aldonia La Dama 2005, hace ya casi dos años. En aquella ocasión me quedó la sensación de que estaba disfrutando de un estupendo vino que el tiempo colocaría en su sitio y que le ayudaría a convertirse en lo que me he encontrado tantos meses después: un señor vino.
Sencillamente, hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un vino de la DOC Rioja. No hay pelotazos de fruta, ni tonos en copa que parezcan extraidos de cualquier otro lugar menos de donde realmente debiera ser ni maderazos como pianos o ebanisterías enteras incluido el ebanista, ni abrigos de cuero en boca ni caramelos empalagosos de cualquier sabor que te apetezca imaginar. Simplemente hay un vino en mayúsculas con todo en su sitio, lo cuál no es poco.

En copa aparece con cereza oscuro y ribete cardenalicio, muy atractivo.
La nariz es estupenda, con cerezas, grosellas, ciruelas, moras y regaliz equilibradas y sin desbordar. Tiene cierta cremosidad sutil mezcla de vainilla y cacao. Es intenso pero fresco al mismo tiempo y posee un ligero tostado muy integrado. Una gran nariz.
En boca el tanino está integrado, resulta un vino sabroso, largo, de nuevo la fruta roja comentada en nariz, con tostado ligero y chocolate negro. Llena la boca, estando el alcohol perfectamente integrado. Muy equilibrado el conjunto, incluso lo podriamos definir como auvado. Con el paso de los minutos en nariz surge algo de tabaco y la boca sólo te pide disfrutar.

La última botella que me queda la guardaré unos meses más ya que aunque el vino está pleno, hay algo que me dice que me seguirá sorprendiendo y algo nuevo me ofrecerá más adelante igual que en esta ocasión resultó distinto y superior a aquel de hace dos años.
Si os cruzais con La Dama (dificil ya que solo hay 4996 botellas) ser caballerosos, presentaros, sentaros con ella que seguro que la conversación no tiene desperdicio.

10 octubre 2010

Asili Ca del Baio 2006

Seguimos con vinos italianos, en esta ocasión volvemos a la península y de nuevo al norte, al Piamonte, al Barbaresco. El Barbaresco lo forma el triángulo entre Barbaresco, Neive y Treiso donde se cultiva la nebbiolo, que da lugar a estos estupendos monovarietales que son los Barbarescos. Creo que la nota más definitoria de estos vinos, es la mezcla entre elegancia y taninos opulentos. Un curioso equilibrio dificil de encontrar en otros vinos.
Este Asili 2006, está elaborado por la bodega Ca' del Baio que se encuentra ubicada en Treiso . El viñedo de Asili está más al norte, cerca de la localidad de Barbaresco.

Estamos ante una variedad aquí en Barbaresco, en Barolo o en la Valtellina bajo el nombre de chiavenasca, que puede ser de una elegante seducción como pocas variedades pueden llegar a serlo.
Este Asili Ca del Baio 2006 comienza tímido y no dejando ver todas sus buenas formas. Sin necesidad de decantación, y con unas copas adecuadas y un poco de paciencia, media hora, la timidez se torna en confianza. Y sí, ahí está la elegancia mezclada con unos taninos sabrosos pero importantes, protagonistas que no confundir con duros o dificiles. Es un equilibrio que poco a poco seduce.
En copa se muestra rojo cereza de capa media, incluso media-baja podría concluir, con matices anaranjados y cobrizos en ribete.
La nariz es elegante, suave, con notas de cereza madura, de guindas ligeras. Con intensidad, con tostados, violetas. Es térreo, herbáceo y ligeramente especiado. Con los minutos se vuelve más elegante.
En boca es largo, los primeros minutos algo cálido pero se disipa rapidamente, de nuevo los tostados, las notas térreas, la cereza licorosa, la elegancia y como no esos taninos presentes, respetables pero integrados, equilibrados.
Al final que tenemos, pues un vino sedoso, sabroso y elegante con unos buenos taninos armonizando con el resto. Un gran vino.
Probablemente, este tipo de vinos son de los que podemos catalogar (y meto en el mismo saco no solo a barbarescos, barolos o valtellina sino incluso borgoñas) de dificil entendimiento si realmente no sabemos que traemos entre manos, en este caso entre copas. Me explico, son vinos para saber apreciarlos, para tener mente y sentidos abiertos, para buscar lo que te ofrecen y no lo que tú esperas que te ofrezcan. No se trata de buscar maderas como pianos, frutas maduras por doquier o golosinas de no sé que tipo. Si se hace este último ejercicio no dudeis que serán rechazados como simples claretes en el caso borgoñón, o como podría ser en el caso de los barbarescos como clarete indomable. Yo lo he visto y sé bien de lo que hablo.
Si nos atrevemos a probar vinos como estos, por favor, busquemos su origen, sus señas de identidad, su equilibrio, su peculiaridad, etc sino sigamos bebiendo lo mismo de siempre, ya que algunos no se merecen nada mejor.

03 octubre 2010

Argiolas Costera 2005

Lo más interesante de tomar un vino como este Argiolas Costera 2005, es por un lado adentrarse en la Cerdeña vinícola que existe más allá de la Cerdeña turística, por otro ver las similitudes y las diferencias entre la garnacha (cannonau) en Cerdeña y en España, además de descubrir como la bovale no es la bobal.
Antes de comentar el vino en sí, lo más interesante ha sido, además, indagar por la red en busca de información sobre la cannonau, la carignano y la bovale (trío de variedades que forman este vino).
Es curioso el matiz mucho menos cremoso que posee, en este caso, la cannonau vs nuestra garnacha. Resulta más cálida, pero no en exceso, y ¡como no! resulta mediterránea. En una cata ciega no hubiese apostado por garnacha, ahora bien una vez ubicados sí que existen matices similares aunque destacan las particularidades y los orígenes.
Respecto al origen de las variedades resulta curioso por un lado y cito textualmente a elmundovino:
"'Morphological and Genetic Characterization of the Sardinian Bovale Cultivars' de G. Nieddu, M. Nieddu, G.F. Cocco, P. Erre e I. Chessa, de la Universidad de Sassari (International Society of Horticultural Sciences), revela que uno de los dos 'bovale' sardos es cariñena/mazuelo y el otro, inesperadamente, graciano. El bobal español, del que se pensó que era un bovale, no existe en la isla".

Interesante conclusión ya que siempre se asimiló la bovale a la bobal española. Ahora va y resulta que realmente es ¡¡graciano!!.

Por otro lado, y cito:

"El resultado principal es que se establecen dos sinonimias; es decir, que dos grupos de nombres de castas se reducen en realidad a dos castas. Así, carignano, bovale di Spagna, cariñena y mazuelo (los investigadores trabajaron con material español bajo ambos nombres) son en realidad lo mismo, lo cual –claro- ya se sabía de cariñena y mazuelo, pero ha sido una absoluta revelación en cuanto a los otros dos nombres, que en Cerdeña creían corresponder a dos castas. Pero el carignano, que sólo existe en la zona del Sulcis, y el bovale di Spagna, que se da en otras zonas, acaban siendo la misma variedad de Vitis vinífera pese a algunas diferencias externas, como sucede, por ejemplo, con tempranillo y tinta de Toro".

Podriamos resumir entonces que este Argiolas Costera 2005 está vinificado con garnacha, mazuelo y graciano, dicho así parece más español que italiano.... lógico por otra parte partiendo de la base de que fueron los catalanes y aragoneses los que llevaron las variedades a la isla.

Centrándonos en el vino: ha realizado la maloláctica en cemento y posee entre 8 y 10 meses de barrica.

Se presenta con color cereza de capa media, con intensidad y con atisbos cobrizos, anaranjados con predominancia cardenalicia en el ribete.

En nariz posee cierta intensidad, ligera cremosidad de fondo, moras, resulta mineral, y aporta rasgos de madurez y fondo licoroso y un leve tostado ahumado. Una interesante nariz.

En boca está pulido, es largo, sabroso, mineral, con fruta roja madura, con final algo licoroso que se disipa con el tiempo. En boca se torna redondo, con carácter mediterráneo y con seriedad.

Al principio sorprende, se abre, se afina y termina por convencerte y apreciarlo. Interesante vino, interesante comparación de la misma variedad, distintas influencias climáticas y térreas, distintos vinos pero con una raíz común.

La información citada ha sido extraida de elmundovino, concretamente de los dos links siguientes: elmundovino:graciano en Cerdeña , elmundovino, Cerdeña: La gloria está en unas cepas ibéricas

Vendimia en Ribeira Sacra

Tengo por norma comentar sólo aquello que conozco de primera mano o he probado. Así que después de colgar hace unas horas el teléfono, lamentablemente hace ya años que no estoy presente, me confirman que la vendimia de Bodegas Regueiral ha sido un éxito. No hace tantos meses, la preocupación por el ataque de mildiu era elevada, pensando incluso que este año habría problemas para sacar algo adelante, pero esa llamada confirmando una muy buena cantidad de uva de una calidad excelente mientras ya de noche se despalillaba y prensaba es la buena noticia del día.
Esperemos que lo que queda para vendimiar mañana, que es poco, el tiempo lo permita, no hay más remedio que recoger esa pequeña partida de uva que queda, ya que en un día es imposible.
Es curioso, para aquellos que niegan el cambio climático, como de niño recuerdo perfectamente vendimiar a principios de septiembre y ahora se hace a finales e incluso, como este año, a principios de octubre.
Bueno, veremos los resultados dentro de unos meses, pero las sensaciones que me han transmitido son esperanzadoras. Se palpaba en el ambiente, buena señal, ahora que nada se tuerza.