23 junio 2011

Grupo de Cata. Garnachas

Ya hace un par de semanas del último encuentro del grupo, si me descuido se junta este post con el del siguiente evento que será en breve. En esta ocasión el tema era "garnachas del mundo, añada anterior o igual al 2006. Monovarietales o minimo de 75%". Se pretendía con ella ver la evolución de la variedad.
Como siempre 6 vinos a ciegas.


Mientras no cambiemos la BlackBerry por algo mejor...la calidad de fotografia es la que es
El orden después de catarlos, comentarlos y opinar sobre ellos es el que podeis ver en la fotografía:
  1. Henri Bonneau Chateauneuf du Pape 2001
  2. Tardieu Laurent Gigondas 2001
  3. Baltasar Gracian Viñas Viejas 2004
  4. Alto Moncayo 2005
  5. Clos Mogador 2006
  6. Aquilon 2005
Las pinceladas de cada uno de ellos son las siguientes: H. Bonneau estaba avejentado, con tonos cereza viejo y notas cobrizas, en nariz ofrecía madera, notas vegetales, ahumados, guindas, mermeladas, clavo y en  boca es largo, de nuevo madera y fruta ligera. Con las horas mejora bastante pero se queda en un vino que indica que en su momento fué un interesante vino pero no a fecha de hoy. El grupo lo ubicó rapidamente en su país de origen.

Por su lado el Laurent, estaba completamente plano. Tonos cereza oscuro y ribete avejentado. En nariz humedad, madera, cereza guinda, especiado ligero, ahumado, toffe, laurel y notas metálicas. En boca le falta estructura, al principio tiene un final picante, de nuevo la madera, la edad. Lo dicho plano y muerto.

Apareció el tercer vino que a priori resultó ser el B. Gracián Viñas Viejas. En copa el color ya se torna a cereza oscuro vs los dos primeros. En nariz ofrece notas lácteas, queso, moras y corcho. Es un vino también definible como plano pero que la presencia de corcho desvirtua la opinión.

El vino 4, Alto Moncayo, definible plenamente como artificial. En copa es picota de ribete granate, en nariz nos ofrece coco, coco ¿he dicho ya coco?, chocolate, tabaco, toffe, vainilla y tostados cremosos. En boca de nuevo coco, como no!!, chocolate, densidad y en resumen un vino artificial en el sentido de un vino enfocado a una línea muy clara de consumidores.

El vino 5, Mogador, en copa se muestra picota con ribete cardenalicio, en nariz es cremoso, con regaliz, con fruta roja, con violetas. En boca está pulido, fruta roja, largo, sabroso, algo seco, cierta madera y llena la boca. Posee acidez. El mejor de la cata a expensas de haber probado aquel Bonneau más joven...

El vino 6, Aquilón, resulta muy similar al 4, es decir al Alto Moncayo, pero en formato light. Resulta artificioso. En copa picota granatoso, en nariz cacao, chocolate, cremosidad y en boca fruta madura, moras, goloso, potencia, madera y alcohólico.

En fin, sorpresas que te dan las catas a ciegas.
La siguiente, me ha tocado seleccionar el tema, yo apostaba por Borgoña pero los calores nos hacen decantarnos por Champagne....seguro que vamos a disfrutar mucho más que con estas garnachas y mira que esta variedad me gusta pero entre que Bonneau a priori es un elaborador que evoluciona bien en el tiempo pero no en este caso, que el Gigondas llevaba ya tiempo en el otro mundo, el corcho del Gracián, el pelotazo de coco del Moncayo, que el Mogador no estaba a la altura de su nombre y que el Aquilón aún menos....resultó otra cata decepcionante en vinos pero exitosa en aprendizaje, humor y buena compañía.

5 comentarios:

Ankabri Gastrónomos dijo...

Bueno como me gustaría estar en esa de champagen que envidiaaaaaaaaaaa.
A mi Aquilón me gusta y mucho, quizá si esté enfocado al cliente americano, por algo Jorge Ordoñez anda detrás de esta bodega.
Mogador son ya unas cuantas añadas estando buenísimo, y creo que el Baltasar al final cuando ves su precio se ajusta bastante. De los dos primeros no te puedo contar nunca los he probado, que lástima.
Esperamos esos champagnes.
Un saludo desde www.larpeirosencantabria.com

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Ankabri, pues si te quieres apuntar solo tienes que decirmelo... Lo de las catas ciegas está dando mucho juego y acabando con algún "mito". No dudes que yo de una carta de vinos pediría Aquilón y Mogador pero a ciegas es otro cantar. Te muestras más critico ya que no hay factores que influyan como es el conocer la etiqueta de lo que estás bebiendo, que quieras o no influye. Estas catas, además con gente que sabe de esto un rato, son muy clarificadoras. Creo que la de champagne será un exito, además hemos hecho hincapié en que deben ser de pequeño productor o al menos de NO grandes marcas comerciales, que es donde está el champagne auténtico, el rico rico.

Ankabri Gastrónomos dijo...

Ahora si que se me han puesto los dientes largos, que envidia, con lo que me gusta a mi el champagne. Carlos yo estoy contigo que las catas deberían ser siempre a ciegas. Pienso que saber el vino que catas te influye para bien y tambien para mal. Un saludo y que pena no andar cerca de tu barrio sino no te librabas de invitarme a la cata jeejje

IGLegorburu dijo...

Las catas son así ;-)...Ya siento que no te convenciera Bonneau (a mi es que me gusta ese toque animalito que suelen tener sus garnachas ;-))

Un abrazo y a por los Champagnes!

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Iñaki, pena de los dos franceses. Bonneau no tenia toque animal, todo lo contrario tambien me imagino que influye que era un vino basico de su portfolio, seguro que los top son otra cosa. Oye...si a la vuelta de verano tocamos el tema de Borgoña...te apuntas??