24 enero 2011

Butte de la Roche 2008

Estamos ante otro vino del Domaine Pierre Luneau-Papin. En esta ocasión es un trabajo de su hijo Pierre Marie. Y como no, es un vino que procede de uno de los estandartes de Muscadet Sevre et Maine.

Este Butte de la Roche 2008 es un vino interesante y que refleja lo que uno busca en esta zona: mineralidad y notas de mar.
Cierto es, que aún es joven, que tiene vida por delante pero está ya disfrutable. No será un super vino de muscadet como por ejemplo es el de su padre Ld'Or 99, pero es un buen ejemplo y sigue la línea marcada por esta bodega.
En copa es pajizo, con notas verdosas, muy transparente y limpio.
En nariz nos aporta fruta blanca, mineralidad, notas salinas, frescura, citricos, hueso e intensidad.
La boca es la nariz: untuoso, largo, algo graso, citrico, salino, mineral, sabroso.
Un vino de aproximadamente 13€, muy recomendable y otro ejemplo de que hay buenos muscadet, ¡faltaría más!. Lo comento ya que es una zona que ha sido denostada en múltiples ocasiones y no hay más que probar los vinos de Luneau-Papin para saber que hay bastante más en esta zona que antaño fue mar y que lo refleja hoy en sus vinos, de lo que muchos piensan.

16 enero 2011

Miscelánea de vinos

Tengo una serie de vinos pendientes de comentar, algunos de ellos con notas y otros no, pero al menos comentar las sensaciones y conclusiones que me aportaron cada uno de ellos. En la lista están Manga del Brujo 2007 DO Calatayud, Llavors 2009 DO Empordá, Abdon Segovia 2007 DO Toro, Mibal 2006 DO Ribera del Duero y Heus Negre 2009 DO Empordá. Excepto el Abdon Segovia, los demás son vinos de precio muy comedido, por debajo de 10€, por su parte el Abdon se mueve en los 20€.
Comenzaré por el Mibal 2006 del cuál no tomé notas pero sí que me dejo unas sensaciones muy gratas, me pareció un vino de buen nivel por los 8€ que cuesta y que funcionaría a las mil maravillas en más de un local como vino por copa. Buen vino, muy por encima de su precio. Para comprar cajas y disfrutar de un buen Ribera del Duero a gran precio. Sorpresa agradable.
Por su lado el Manga del Brujo 2007,
elaborado con 65% de garnacha, 15% shiraz, 15% tempranillo y 5% de mazuelo y monastrell para El Escoces Errante. Es un vino que en sus primeras horas está demasiado marcado por los matices especiados, siendo excesivos. En copa se presenta con cereza vivo, ribete cardenalicio, con intensidad y profundidad. En nariz como digo, es especiado, algo cremoso, mineral, con notas de ciruelas y moras junto con regaliz y cacao. Posee intensidad, notas herbáceas, grafito y también tinta china. En boca está pulido, especiados, fruta comedida, mineral, ciruelas de nuevo. En boca además de los matices especiados elevados, peca de falta de intensidad y complejidad, aunque el alcohol y sus 5 meses de crianza están integrados, le falta algo a pesar de sus 9€. A las 24h, es otro vino, con los especiados domados y resulta mucho más interesante y grato.
Otro sin notas fué el Abdón Segovia 2007 un Toro que nos gustó y sorprendió por su elegancia tanto en nariz como en boca lejos de musculaciones que a veces se encuentran en estos vinos. Incluso al principio, en boca, para mí pecaba de intensidad en matices propios de esta DO. Copa tras copa, gusta y engancha, fácil de beber. En resumen se trata de un buen vino, recomendable aunque ya entramos en un rango de precios que me haría decantarme por otros vinos de la DO Toro más de mi gusto, pero resulta una buena opción, elegante y sutil.
Dejo para el final el Heus Negre 2009 y el Llavors 2009 por ser elaborados por la misma bodega: lavinyeta.
El Heus Negre 2009 es un vino de 6€, sencillo sin complicaciones que se presenta con color cereza oscuro con ribete vivo, con juventud con notas violáceas. Elaborado con garnacha, samsó y syrah. En nariz presenta notas de golosina, juventud, regaliz, intensidad, ligero tostado y frutos rojos incluso de fondo cereza guinda. En boca es joven, pulido, facil, de nuevo fruta roja, golosinas y sencillez. No hay más.
El Llavors 2009 está elaborado con 33% samsó, 16% cabernet franc, 14% cabernet sauvignon y 8% syrah. Lo que más me llamó la atención es el peso de cabernet franc y no lo digo por el porcentaje, lo comento por las sensaciones que transmite el vino, un vino que parece tener mucho más cabernet franc del que la etiqueta nos comenta. En copa es cereza oscuro con ribete granate y capa media alta con notas violáceas. En nariz es goloso, cremoso, vegetal, con notas de cacao, con intensidad, carnosidad, fruta roja madura, guindas y pimiento. En boca es pulido, largo, pesa la cabernet franc, caramelo de cereza, guinda, cierta calidez inicial que se disipa con el tiempo, resulta térreo, sabroso, llena la boca. Los minutos le aportan en ambas fases más elegancia y menos notas licorosas. Un vino por 9€ que gustará a los adeptos de la cabernet franc.

08 enero 2011

Patrick Piuze Petit Chablis 2009

Volvemos al origen, volvemos a Borgoña y pasamos por Chablis. En esta ocasión se trata de Patrick Piuze Petit Chablis 2009. Es un vino que como la gran mayoría de los Borgoña que adquiero llega de la mano del bueno de Iñaki, os recomiendo que os paseis por su reciente blog borgoñón: Borgovinsl.

Chablis pertenece a Yonne, es decir región de Borgoña donde que yo sepa sólo se trabaja con la chardonnay y la sauvignon blanc. Además, Chablis se trata de la chardonnay sin burbujas más septentrional, está más cerca de champagne que de la Cote d'Or. En el caso que nos ocupa hablamos de un monovarietal de chardonnay sin crianza y cuyo precio, ronda los 12€.

Os dejo el link a la interesante web de Patrick.

Estamos, ante el pequeño de la familia, es como digo Petit Chablis, pero ya denota un claro caracter marcado por el terruño y dejando muy a las claras lo que Piuze quiere enseñarnos en sus elaboraciones: terruño. Es un vino que sorprende por su sinceridad y su mineralidad, dejando bien a las claras su origen.

En copa es pajizo verdoso, leve en copa, casi traslúcido pero con cierta untuosidad.
En nariz es cítrico, mineral, con piel de limón, con notas de pomelo, con frescura, con intensidad, con elegancia y con notas herbáceas.
En boca es largo, mineral, con leve untuosidad, con notas citricas maduras, notas de hueso, ligeramente seco. Sabroso, franco, mineral serian tres buenos adjetivos para este vino.
A las 24h sigue al 100%, y me confirma de nuevo que se trata de una estupenda compra. Ahora sólo nos queda seguir disfrutando de las botellas que nos quedan de Patrick Piuze.

01 enero 2011

Artadi Grandes Añadas 2001

En primer lugar y tal como cita estos últimos días la cabecera de este blog: Feliz Año 2011.
Como no podía ser de otra manera tenía reservada una botella de este Artadi Grandes Añadas 2001 para poder compartirlo en un momento que se lo mereciera, ya que este tipo de vinos en mi opinión no existen para beberlos a solas. Hay que compartirlos con quien sepa apreciarlos.
Estamos ante el gran vino de Artadi, tanto por calidad como por precio (aproximadamente su precio habitual se situa entre 300-350€, aunque tambien lo he visto por bastante menos...).
Olvidándonos del precio, que dicho de paso es relativo depende de para quién, estamos ante un excelente vino, todo equilibrio y con claros guiños (pero no en exceso) a la Rioja más clásica.
Una modesta recomendación: es un vino de guarda y no hay que tener miedo a guardarlo en buenas condiciones, una vez animados a abrirlo se debe hacer con al menos un par de horas de antelación y posterior decantación en gran medida forzada por la cantidad de sedimentos que posee este vino.

En la copa se presenta con tonalidad cereza con ribete de leves notas anaranjadas cobrizas. El conjunto nos indica que está en perfecta plenitud.
En nariz surgen cerezas, tostados, un fondo de ciruelas y moras, existe también una nota cremosa junto con notas térreas y leves especiados. Posee intensidad, complejidad, elegancia.
En boca resulta pulido, muy largo, integrado y equilibrado tanto en madera como en alcohol, de nuevo aparece la fruta roja pero más madura que en nariz, sabroso, madurez en el buen sentido del término, de nuevo cierta cremosidad, al principio el final es de guinda que con el paso de los minutos se transforma en cereza, en frutos rojos. Es pura elegancia clásica que llena la boca y sin excentricidades ni artificios ni bombas de ninguna clase ni condición te deja la sensación de gran vino resultado de un gran trabajo.

Para acompañar este vino y siguiendo la linea que él utiliza para presentarse ante nosotros recomiendo el silencio y una gratísima compañía.