22 abril 2011

Una serie de catas pendientes

Hace ya unas semanas que tengo pendiente escribir sobre varios vinos, como son Tritón 2008, Santbru carinyenes velles 2007, Dosterras 2007 y Raboso Cescon 2007.





Tritón 2008 es un vino de la tierra de Castilla y León, elaborado con 100% tempranillo y con crianza en roble francés de 16 meses. Su precio es de aprox. 11,5€. En copa se muestra con picota de capa media-alta, con intensidad y notas granates. En nariz nos ofrece chocolate blanco, fruta roja (cerezas y moras), notas especiadas, tostados cremosos, regaliz, ahumados. En boca está pulido, de nuevo especiados, fruta roja madura, resulta fácil de beber, es cremoso, tostados, largo y con alcohol integrado. Resulta un vino más que correcto y de buena rcp.







Santbru carinyenes velles 2007 pertenece a la DO Montsant y está elaborado con cariñena, garnacha y syrah. Su crianza es de 14 meses en barricas de roble francés nuevo. En copa se muestra con capa media, cereza oscuro con matices cardenalicios. Viveza. En nariz nos ofrece intensidad, cremosidad, grosellas, moras, tostados, mentolados, cuero, grafito, cacao y vainilla. Una interesante nariz. En boca es especiado, con fruta roja, al comienzo su final es algo cálido y con los minutos se va puliendo. El tanino está por pulir, posee elevada acidez, tiene cierta cremosidad y el final resulta secante y con notas de verdor. La nariz está por encima de la boca. Esta última no me ha convencido.







Dosterras 2007 también pertenece a la DO Montsant. Está elaborado con garnacha y posee crianza de 16 meses en barricas de roble francés. En copa se presenta con picota de capa alta. La nariz al comienzo se muestra cerrada, aparecen nada más abrir notas de laurel. A continuación ofrece madera, fruta negra, ciruelas y mentolados. Con el paso del tiempo aparecen notas de cueros y minerales pero aún con el paso de los minutos la nariz no es lo suficientemente limpia. En boca el tanino está pulido, la entrada es algo cálida y pide tiempo, de nuevo la madera, tiene cremosidad, resulta una garnacha más elegante de lo habitual, suave pero el conjunto se ve dominado por la madera. Al cabo de 24h sigue muy presente la madera y está falto de equilibrio.







Raboso 2007 Cescon pertenece a la IGT Veneto, está elaborado por Cescon a base de Raboso. La primera impresión al descorcharlo y ver el corcho es que probablemente no estemos ante un gran vino. En copa se presenta con capa baja y tonos cereza suave. En nariz ofrece notas de raspón, cerezas, especiados, violetas, ligera intensidad, caramelo de cereza, al principio un poco rudo y va evolucionando hacia matices más elegantes. En boca es sencillo, facil de beber, está pulido, fruta roja, leve intensidad, especiado y ligero. Un vino sin complicaciones y para beber preferiblemente joven.

10 abril 2011

Cata vertical Pedrouzos en El Descorche

Otra de esas catas que considero irrepetibles o cuando menos rara avis. Primero por tratarse de uno de los mejores blancos de este pais y por otro por tratarse de las añadas 2009, 2008, 2007, 2006, 2005 y 2004.

Comencemos por el principio: el pasado lunes tuvo lugar dicha cata en El Descorche en Santiago de Compostela en la Av. del Horreo y de la mano de Diego (propietario de El Descorche) y de Cristina Matilla (enóloga de la bodega).

Diego tuvo el detalle de invitarme y yo la desgracia de no poder asistir. Así que, ni corto ni perezoso, le pedí a Diego que nos hiciera un resumen para poder publicarlo aquí en Roco&Wines, y así tuvo el detalle de hacerlo. Además para quién no lo conozca y para que tengamos claro los detalles que nos cuenta sobre la cata, conoce muy bien el mundo del vino y tiene una visión del mismo personal y muy clara.

Antes de nada recordaros que ya habiamos hablado aquí de Pedrouzos aunque desgraciadamente sólo de la añada 2007 y, como no, también de El Descorche. El recuerdo de este vino en mi cabeza es estupendo.


La cata como he comentado tuvo lugar en El Descorche y estuvo dirigida por Cristina Matilla, enóloga colaboradora de Bodegas Valdesil. Las añadas que se cataron fueron 2009, 2008, 2007, 2006, 2005 y 2004.

Hay que agradecer a la bodega su aportación de la añada 2009 que todavía no está en el mercado. Tras una breve introducción sobre la peculiaridad del viñedo y la elaboración del vino se inició la cata de más joven a más viejo. Si algo tienen en común todas las añadas de este vino es que son muy maduros, concentrados y densos, con mucho peso y estructura, cálidos y de acidez "mesurada" aunque con frescura en los mejores casos.

En las añadas con mayor carga de fruta, la sensación mineral es menor...de hecho son vinos más "de fruta" que "de pizarra". Dicho esto, se pueden dividir sus añadas en dos grupos:



  1. 2009, 2008 y 2006 donde se muestra todo muy directo y cálido, donde la acidez no se deja sentir, pero sí los amargores varietales.


  2. 2007, 2005 y 2004 más complejos, elegantes y frescos, en los que la fruta no enmascaraba las sensaciones pizarrosas y se mostraban más largos y menos opulentos que los otros tres.

Las añadas 2009 y 2008 no fueron valoradas porque es un poco precipitado, pero se parecieron entre sí y un poco también a la 2006 en su carácter tropical maduro y muy fundidos en boca. El tiempo dirá...


La añada 2007 destacó por su carácter austero (siempre comparado con sus compañeros) en nariz, siendo el más mineral de todos sin ninguna duda. El más largo en boca y más seductor. Muy serio. Ya veremos hacia donde va con los años.


La añada 2005 fue la que desarmó a todos. Con un inicio muy reductivo, se iba abriendo tranquilamente para acabar mostrando un vino grande, complejo y serio. Hubo diversidad de opiniones: no gustó a todo el mundo el carácter "trufado" del vino. Alguno lo llamó "el níspero pizarroso" y la verdad es que a Diego le pareció igual. Mucho equilibrio en boca y buena relación madurez/frescor...para Diego una joya.


La añada 2004 resultó un vino elegante. Directo pero sin prisas, ofreciéndose despacio. Equilibrio entre calidez y frescor. Pleno y limpio. Totalmente redondo, ensamblado y definido. Muy bueno.


La verdad es que como comenta Diego se disfrutó con esta cata y, hay que tener en cuenta que es una cata que no se había realizado igual y probablemente, dificilmente se vuelva a repetir.


Muchas gracias a Diego por sus notas y explicaciones y por mi parte sólo me queda tirarme de los pelos por no poder asistir.

02 abril 2011

Ribera del Duero 2005. Grupo de Cata

Parece que poco a poco, el grupo de cata o grupo de amigos, va tomando forma. Comenzamos con una primera sesión en el mes de Marzo más informal que en esta segunda ocasión. En la primera optamos por llevar cada uno de nosotros el vino que quisieramos de donde quisieramos y eso por un lado provocó una interesante cata ciega pero muy dispersa en lugares, añadas y tipos de vinos.

Así que en esta segunda ocasión se propuso el tema de "Riberas del Duero 2005". A priori parecía fácil encontrar estos vinos, para aquellos que lamentablemente no teniamos ninguna botella en bodega resultó algo más dificil de lo esperado pero al final, encontramos algo.

Comenzamos, mientras esperabamos, con un regalito que un miembro del grupo, nos brindó: Emilio Rojo 2008, DO Ribeiro. Fué el unico vino de la sesión probado sabiendo que nos traiamos en las copas. Creo que gustó más de lo esperado, existía cierto excepticismo con este vino. Posee una nariz mejor que boca, a mí particularmente me gustó, ya que resultaba mineral y salino. Probablemente se trata de un ribeiro atípico, tanto en copa como en precio, esto último ya es otro cantar y otro tema de discusión. En conjunto resulta un vino muy interesante aunque las expectativas probablemente eran mayores que la realidad.

Precisamente esta cata, creo que si dejó una cosa clara es que las expectativas, el subconsciente, las etiquetas y las influencias juegan su papel y debemos dejarlas de lado, cosa dificil.

Procedimos a catar 6 vinos 6, sin conocer de que vinos se trataban, para posteriormente comentarlos, opinar, puntuar y por último sabiendo el grupo de vinos pero no el orden intentar adivinar cuál era cual.

El primero resultó con una nariz de toffe, madera, fruta madura. Un interesante vino, intrigante y que descolocó un poco al personal y que fue mejorando para terminar al cabo de un par de horas demasiado licoroso.

El segundo fue el más comercial de todos, nariz menos intensa menos potencia pero en el fondo aburrido. Para mí, el más flojo.

El tercero fué el que más gusto, exactamente a 4 de los 6 asistentes.

El cuarto y el quinto se comportaron bien pero por debajo del tercero y a un nivel parecido. Por su parte el sexto en mi caso, fué puntuado con baja nota.


En esta ocasión no quiero entrar a decir, si más capa menos capa, mas madera menos madera, o mas fruta de aquella o de la otra. Llega un momento que al tratarse de vinos tan similares debes hacer un ejercicio de comparación en base a factores negativos.

Más bien, con estas catas queda claro como a veces podemos vernos influenciados y como se aprende en estas situaciones. Muy clarificador.

Los vinos catados fueron: deBardos, Pago de Carraovejas, Astrales, Alion, Malleolus de Valderramiro y Dominio de Atauta "Llanos del Almendro".



pd: espero recuperar las notas que fueron confiscadas por la administradora del grupo y ser algo más conciso. Pero fijaros en las sensaciones y en el orden de los vinos, y resulta una sorpresa. Yo confieso, que si supiera de antemano los vinos hubiera optado en los primeros lugares por otros distintos a los que la realidad determinó.