23 junio 2011

Grupo de Cata. Garnachas

Ya hace un par de semanas del último encuentro del grupo, si me descuido se junta este post con el del siguiente evento que será en breve. En esta ocasión el tema era "garnachas del mundo, añada anterior o igual al 2006. Monovarietales o minimo de 75%". Se pretendía con ella ver la evolución de la variedad.
Como siempre 6 vinos a ciegas.


Mientras no cambiemos la BlackBerry por algo mejor...la calidad de fotografia es la que es
El orden después de catarlos, comentarlos y opinar sobre ellos es el que podeis ver en la fotografía:
  1. Henri Bonneau Chateauneuf du Pape 2001
  2. Tardieu Laurent Gigondas 2001
  3. Baltasar Gracian Viñas Viejas 2004
  4. Alto Moncayo 2005
  5. Clos Mogador 2006
  6. Aquilon 2005
Las pinceladas de cada uno de ellos son las siguientes: H. Bonneau estaba avejentado, con tonos cereza viejo y notas cobrizas, en nariz ofrecía madera, notas vegetales, ahumados, guindas, mermeladas, clavo y en  boca es largo, de nuevo madera y fruta ligera. Con las horas mejora bastante pero se queda en un vino que indica que en su momento fué un interesante vino pero no a fecha de hoy. El grupo lo ubicó rapidamente en su país de origen.

Por su lado el Laurent, estaba completamente plano. Tonos cereza oscuro y ribete avejentado. En nariz humedad, madera, cereza guinda, especiado ligero, ahumado, toffe, laurel y notas metálicas. En boca le falta estructura, al principio tiene un final picante, de nuevo la madera, la edad. Lo dicho plano y muerto.

Apareció el tercer vino que a priori resultó ser el B. Gracián Viñas Viejas. En copa el color ya se torna a cereza oscuro vs los dos primeros. En nariz ofrece notas lácteas, queso, moras y corcho. Es un vino también definible como plano pero que la presencia de corcho desvirtua la opinión.

El vino 4, Alto Moncayo, definible plenamente como artificial. En copa es picota de ribete granate, en nariz nos ofrece coco, coco ¿he dicho ya coco?, chocolate, tabaco, toffe, vainilla y tostados cremosos. En boca de nuevo coco, como no!!, chocolate, densidad y en resumen un vino artificial en el sentido de un vino enfocado a una línea muy clara de consumidores.

El vino 5, Mogador, en copa se muestra picota con ribete cardenalicio, en nariz es cremoso, con regaliz, con fruta roja, con violetas. En boca está pulido, fruta roja, largo, sabroso, algo seco, cierta madera y llena la boca. Posee acidez. El mejor de la cata a expensas de haber probado aquel Bonneau más joven...

El vino 6, Aquilón, resulta muy similar al 4, es decir al Alto Moncayo, pero en formato light. Resulta artificioso. En copa picota granatoso, en nariz cacao, chocolate, cremosidad y en boca fruta madura, moras, goloso, potencia, madera y alcohólico.

En fin, sorpresas que te dan las catas a ciegas.
La siguiente, me ha tocado seleccionar el tema, yo apostaba por Borgoña pero los calores nos hacen decantarnos por Champagne....seguro que vamos a disfrutar mucho más que con estas garnachas y mira que esta variedad me gusta pero entre que Bonneau a priori es un elaborador que evoluciona bien en el tiempo pero no en este caso, que el Gigondas llevaba ya tiempo en el otro mundo, el corcho del Gracián, el pelotazo de coco del Moncayo, que el Mogador no estaba a la altura de su nombre y que el Aquilón aún menos....resultó otra cata decepcionante en vinos pero exitosa en aprendizaje, humor y buena compañía.

19 junio 2011

Terroir al Limit vs Terror

Nuestro amigo Joan de Devinis nos avisa de un auténtico atentado vinícola a la bodega Terroir al Limit, auténtico Terror es lo primero que me viene a la mente al leerlo. Como alguien puede destrozar los sueños de otras personas en este caso reflejados en un proyecto vinícola. Joan, como siempre lo describe a la perfección. Os invito que os paseis por su blog para tener más detalles, pero que unos vándalos entren en la bodega y destrocen y viertan el vino no tiene sentido, desde aquí mi más enérgica repulsa y mi mayor animo a los amigos de Terroir al Limit. Animo.

12 junio 2011

5º año de Roco&Wines...y de como pasa el tiempo

Allá por Junio de 2006 comenzaba la andadura de Roco&Wines, que al principio solo pretendía ser una especie de archivo del cada vez mayor numero de catas y poco a poco se fue transformando en lo que es hoy en día. El mayor cambio es que Roco ya no está entre nosotros desde hace 2 años y aparece, en ese mismo momento nuestra hija Elena en nuestras vidas. Reconozco que me gustaría escribir tanto como al principio, pero no puedo, me gustaría darle un toque más gráfico al blog pero tampoco tengo tiempo ni probablemente sensibilidad para ello. Siempre, y no sé la razón, me quedo con mi faceta directa y sencilla, de prosa más técnica que bella quiero pensar que mi formación tiene gran culpa de ello.
Lo mejor de todo sigue siendo lo mismo: la gente que he conocido del mundo del vino gracias a este blog y, por otro lado, la cantidad de información y comentarios intercambiados con cientos de amigos de Roco&Wines que nos ha servido a todos para conocer un poco más este magnifico mundillo vinícola. A todos ellos muchas gracias y esperemos leer un post como este el año que viene.



07 junio 2011

De restaurantes y Acio

Los comentarios sobre restaurantes brillan por su cuasi ausencia en este blog. A pesar de que frecuento muchos y buenos restaurantes y disfruto de una buena comida igual que de un magnifico vino siempre me he mantenido alejado del llamemosle blog enogastronómico. Las razones muy sencillas: por un lado no me considero capacitado (ni formado) para juzgar el trabajo de un cocinero y su equipo. Con el vino pienso algo parecido pero mi cercanía y proximidad desde niño al mundo vinícola es lo que me aporta la excusa. La otra razón de importancia es que no me parece, según mi conciencia, correcto obtener fotos de platos en un restaurante (fundamental para escribir un post gastronómico), no sé, llamadme raro pero creo que es como hacer público un proyecto industrial que te han comentado en una reunión, que es como lanzar a la red algo que su creador ha pensado para sus clientes, es como romper un acuerdo de confidencialidad. Soy partidario de quien quiera ver el trabajo de un cocinero debe ir a su restaurante. En fin, vamos a lo que pensaba escribir hoy pero creo fundamental la introducción para reflejar mi forma de ver estos posts.


Claro que en alguna ocasión he hablado de algún restaurante como Detapaencepa en Vigo, Casa Esteban en Mos o el local de El Descorche en Santiago y no he hablado nunca de El Mar de Ardora en Cabana de Bergantiños, del cuál las dos veces que he estado me ha parecido su cocina espectacular, su ubicación es probablemente una de las mejores vistas de este pais y su saber y atención en bodega y post comida es increible.


He vuelto a comer en Acio en Santiago de Compostela y vuelvo a salir encantado con su reinterpretación de los sabores tradicionales reconvertidos en una cocina moderna, de calidad y buen hacer. Me recuerda en ciertos aspectos al Detapaencepa, sobre todo en la idea de sorprenderte con un menú de una calidad impropia para esa denominación.


Respecto al resto, atención, bodega y saber estar está a la altura de su cocina. La mejor opinión es la que nace de cuando observas que una mesa tras otra felicitan cuando les retiran un plato y planifican la llegada del siguiente.


A fecha de hoy y después de varias visitas, tengo otro lugar de referencia en Santiago de Compostela. Y lo dicho, quien quiera ver, probar y hacerse una opinión les invito a visitarlo.