25 septiembre 2011

Braó 2007.....Pazo Señorans Selección Añada 2001

Hoy volvemos a las catas pendientes de publicar, y lo hacemos desde la DO Montsant, con un vino que cierto es que todas las veces que lo he tomado me ha gustado. Braó 2007, este vino de Acustic Celler está elaborado con cariñena y garnacha. En copa se presenta cereza oscuro, de capa media con ribete cardenalicio. De forma luminosa y con viveza. En nariz nos ofrece una amalgama de cerezas maduras, ciruelas, notas cremosas de tostados, regaliz, fondo balsámico, hojarasca y especiados todo ello aderezado con intensidad. En boca los taninos están pulidos, posee paso amable, de nuevo fruta negra, es suave, largo con ligera cremosidad y en conjunto es equilibrado.

Está en un momento óptimo de consumo.
Elaborado con viñas de 60 años de garnacha y samsó, con una crianza de 12 meses.
Me parece un vino muy recomendable y que ronda los 20€. Una muy buena opción.

Estos últimos días hemos comentado en facebook/rocowines las sensaciones dejadas por una botella de Pazo Señorans Selección Añada 2001 .
Poco más voy a añadir, de un vino ya prácticamente imposible encontrar, de un vino que está vivo, y que realmente es un vinazo, con ese color oro en copa precioso y esos matices de fruta y mineralidad que el paso del tiempo a trabajado y que ha conseguido deleitarnos. Grande.

20 septiembre 2011

Nino Negri Le Tense Sasella 2004

Como comentaba en facebook (www.facebook.com/rocowines) estábamos compartiendo la segunda botella de Nino Negri Le Tense Sassella 2004, DOCG Valtellina Superiore en pocas semanas. Es uno de los elaboradores de referencia en esta zona italiana. Siempre recordaré un Nino Negri Riserva 1999 , como uno de los mejores vinos que he tomado jamás.

Pero en esta ocasión, en ambas botellas el mismo resultado, un vino más avejentado de los esperado. De todas maneras es un vino que demuestra la finura de esta zona aunque peca algo de madera. Parte del vino madura en barricas durante 15 meses y otra parte durante 24 meses.

Es monovarietal de chiavennasca, o lo que es lo mismo nebbiolo.


En copa posee capa baja, cereza sutil con matices cobrizos.

En nariz es suave, con fruta roja muy comedida evolucionando hacia guindas, presencia de tostados de la madera, especiados, cierta intensidad. Con el paso de los minutos se reducen las notas de guinda y licorosas.

En boca está pulido, largo, guinda leve, toque licoroso, de nuevo las notas de madera, los especiados. Con los minutos mejora y resulta más elegante y sabroso pero, o está en una fase final o en una fase cerrada. Le falta frescura y sutileza propia de estos vinos y le sobran notas de madera y guinda.

Allá por Junio 2008 catamos este vino y nos encantó, tengo buenos recuerdos de aquella botella, ha pasado tiempo y a la vez nuestros gustos han cambiado.

11 septiembre 2011

Grupo de Cata: Syrah del mundo

Como ya adelanté en Facebook, la última cata del grupo tenía como tema monovarietales de syrah. La verdad, y ya lo comentaremos, no terminó por ser una cata de monovarietales propiamente dicha, pero sin ninguna intención ocurrió. Nos juntamos con un grupo interesantísimo formado por 6 vinos, de origenes tan dispares como España, Francia y Australia.
Como no podía ser de otra manera tuvimos sorpresas, pero la línea general fué muy buena y logicamente con las peculiaridades de cada zona existió un hilo conductor común.
Como siempre la cata es ciega y hasta después de todas las opiniones, comentarios y puntuaciones no conocemos de que vinos se trata ni de que paises.

De España se presentaron un Vallegarcía Syrah 2006 y un Taberner Nº1 2006. Ya os dais una idea del comentario sobre la monovarietalidad de los vinos, por ejemplo, este último también está elaborado con un porcentaje de cabernet sauvignon (17%) y de merlot (3%).
De Francia teniamos un Clape Renaissance 2007, Gaillard Les Pierres 2006 y Georges Vernay 2002. Este último lleva un 10% de viognier.
Por último de Australia un St Henri Shiraz 2006 de Penfolds. También lleva un 11% de cabernet sauvignon.
Queda claro que no eran todos monovarietales, pero si la mitad de ellos y los otros tres practicamente.


El primero de los vinos, nada tiene que ver el orden comentado anteriormente, tenía una lágrima importante, color cereza oscuro con ribete cardenalicio. En nariz era térreo, con fruta roja madura, lacteos y regaliz. En boca es cálido, con notas licorosas, con taninos aún marcados, largo, llena la boca. Con el tiempo se torna algo más goloso, se pule algo la calidez, posee notas de madera y de pimiento, estas últimas nos hacen pensar en cabernet. No gustó mucho.

El segundo tiene en copa una tonalidad cereza con un ribete vivo. Lo más destacable de este vino es su particular nariz con claras notas de pólvora, caucho, fósforo, grafito. En boca está pulido, final largo algo picante, de paso fácil. Con el tiempo en nariz surgen notas de tostado cremoso, se reducen los matices de pólvora y de caucho. A mí también me sugiere raspón. Con los minutos pierde la originalidad de la nariz y pierde bastante.

El tercer vino, en copa es cereza vivo pero muestra más edad que los dos primeros. En nariz nos ofrece fruta roja, mentolados, intensidad, algo de goma y con los minutos cremosidad. En boca, la llena, tiene un paso fácil y agradable, cierta sequedad final. En conjunto es un muy buen vino y fué uno de los tres que más gustó.

El cuarto vino en copa es de tonalidad cereza con ribete algo avejentado, en nariz denota tostados, fruta y guindas. En boca está pulido, notas de madera integrada, pimienta. Con los minutos se vuelve elegante, agradable. Otro de los que más gustó. A mí particularmente bastante.

El quinto vino en copa nos indica que ya tiene algún añito encima, en nariz posee leve madera, guinda, cierta intensidad, mentolados. En boca está pulido, final largo, mineral. En conjunto le falta algo, posee demasiada ligereza, su mejor momento ya pasó.

El sexto vino nos ofrece matices de madera, pólvora ligera, fruta roja e intensidad en nariz. En boca está pulido, es goloso, notas de regaliz, resulta fácil y agradable de beber. Otro de los tres vinos más interesantes de la cata. Para ser sinceros el paso del tiempo le restó algo, pero al principio se comportó a un gran nivel.

Para ser honestos yo pensaba en Gaillard y Clape para el cuarto y en el quinto vino. Así como vinos españoles para el primero y el tercero, incluso el quinto me ofreciá matices para llevarlo más al norte de lo que realmente era. Por qué digo esto, para comentar la sorpresa de la cata, por lo menos para mí. El vino de Clape fué el que escogí yo para la cata, sé que aún es joven, pero quería demostrar todo el potencial del Ródano, la cuna del syrah, en manos de un elaborador imprescindible de la zona. Pues el vino 1 era Clape y fué uno de los que menos gustó, así de claro y así de rotundo. Habrá que darle más oportunidades pero cuando correspondan. Precisamente en la cata, comentaron, de este mismo vino pero 2006 tomado hace unas semanas y estaba a un gran nivel.

La colocación de las fotos siguientes no tiene que ver con el orden de la cata, este último sólo se refleja en la foto final.


 











El orden fué el siguiente:


El resumen es que los mejor colocados para todos fueron: Gaillard, Penfolds y Taberner. No necesariamente en este orden. Todos los vinos fueron abiertos con 2h de antelación y catados durante 2h y 30 min aproximadamente.

03 septiembre 2011

Mineralidad, y como muestra un botón: Luneau Papin Excelsior

Como esta semana se ha hablado mucho sobre el tema de la mineralidad a raíz del articulo de Pepe Hidalgo en el planetavino, he revisado los vinos que tengo pendientes y entre las botellas figura una de Luneau Papin, en concreto el Excelsior Clos des Noëlles 2006.

Os recomiendo leer el articulo y así poder tener una visión del mismo. Puedo estar de acuerdo en conceptos como que las raíces no pueden absorber cierto tipo de compuestos, en este caso algunos minerales. Pero al mismo tiempo el propio artículo deja algunas puertas abiertas respecto al concepto de mineralidad no surgida de la elaboración. Entonces, que mejor ejemplo que un vino del Loira para seguir manteniendo las dudas sobre todo ello y en concreto un Muscadet de Sevre et Maine. El motivo de la elección es sencillo: es una zona que antaño era océano con lo que la configuración del terreno es particular y por otro lado las vinificaciones sencillas que poseen estos vinos y que no desvirtúan la idea de mineralidad entendiendo su origen en el viñedo y no en la bodega.

Todo ello, en mi opinión los dota de un interés de cara a evaluar la mineralidad y la salinidad.

En copa se presenta con pajizo dorado y notas verdosas.
En nariz es agradable, delicado, con intensidad media, fruta blanca fresca y mineralidad discreta, suave.
En boca posee una entrada suave y de final mineral-salino. Es fresco, largo, de nuevo es delicado en la parte central de la boca y muestra sus credenciales en el final.
Con el paso del tiempo la nariz ofrece notas sutiles de manzana, pera, pomelo incluso con un cierto toque cremoso.

No posee la potencia mineral y salina de otros vinos de este elaborador pero es un buen ejemplo del reflejo del terruño de esquistos sobre el que crece esta melón de bourgogne. La mineralidad está ahí, muy presente y estoy convencido de que proviene de ese terruño peculiar, de los esquistos que lo forman, en resumen proviene del viñedo. Es un factor común de estos vinos.

De todas formas y centrándonos en el vino en cuestión, es un excelente vino, a la vez fácil de beber y al mismo tiempo con elegante complejidad. Una excelente elección por menos de 20€ y que sorprendería a mas de uno habituado a blancos de otras zonas.

01 septiembre 2011

Roco&Wines en Facebook

Al final no he podido resistir más tiempo y me subo al mundo de Facebook:
RocoWines en Facebook
Eso no implicará ningún cambio en el dia a dia del blog, seguiremos igual.