23 octubre 2011

Domaine Joblot, Clos de la Servoisine 2008


Hace unos dias comentaba en facebook.com/rocowines las sensaciones que me estaba transmitiendo este Givry 1er Cru Clos de la Servoisine 2008 elaborado por Joblot. Es lo que tiene la inmediatez de una red social frente al blog. La ventaja de este último es que siempre puedes comentar con más detalle y extenderte lo que estimes oportuno. La primera impresión, es que aunque no estamos ante una zona de las top, si que se trata de un buen ejemplo de Borgoña, bien elaborado, interesante y a un precio muy razonable ya que estamos hablando de un 1er Cru a razón de 28€. A quien le interese se puede adquirir en Coalla. 
En copa se muestra con la capa baja habitual, con intensidad, con matices afresados y con viveza. 
En nariz es fresco, de nuevo intensidad, notas florales concretamente destacan las violetas, ligeros tostados, notas especiadas, resulta también terreo y mineral. 
En boca está pulido con taninos integrados, deja sensación de elegancia, es largo y sabroso. Igual que en nariz es intenso, con la fruta presente de forma comedida, de nuevo las notas minerales y el final es ligeramente especiado


Con los minutos se va domando y mostrando un estupendo vino para mí de gran relación calidad-precio. Le sienta bien el uso del Vinturi para airearlo y a las 24 h sigue en su línea pero, pierde la frescura que a mi particularmente tanto me gusta en los borgoña y le resta puntos. Podemos resumirlo con un vino ya redondo, equilibrado y en armonía. Creo que también puede ser un buen vino para quien esté iniciándose en Borgoña y aún que no quiera, no pueda o no sepa dar el salto a otros elaboradores y/o zonas mas importantes.
Este Joblot se aleja de algunos borgoñas básicos que por precios similares, se quedan en simples vinos etiquetados como borgoña pensando en mercados anglosajones o similares. Este Servoisine ya es un buen ejemplo, un ejemplo serio.

16 octubre 2011

Salon Peñin, Madrid 2011

Intentaré, en la medida de lo posible, dar unas pinceladas tanto de lo mejor como de lo peor de este evento celebrado este pasado jueves 13 y viernes 14, en Madrid, concretamente en el Palacio de Congresos de Castellana 99. 
Me centraré en lo vivido el jueves, el dia de la prensa/ bloggers, que fue el único dia que junto con mi amigo Jose Angel (CosasdeJA) decidimos acercarnos pensando en evitar las aglomeraciones probables del ultimo día. 
Creo que podemos empezar por las críticas, que a mi parecer, se pueden y se deben hacer a un evento como este, claramente enfocado al marketing de la propia guía, tal y como es de esperar y que no debe sorprendernos.
En primer lugar se notaba que un elevado porcentaje de las bodegas participantes no mostraban digamos un especial interés o ganas, sobre todo las grandes bodegas, como por ejemplo Vega Sicilia o Contador, que tardaron horas en aparecer y en el caso de la primera con Pintia 2008 y Valbuena 5º  2007, mientras que sus Unicos o Reserva Especial se escondían detrás de frases tipo: que si tenian solo 3 botellas para los 2 dias, que si las vamos a abrir dentro de unas horas...en fin. El segundo, Contador, sinceramente, no sé a que hora llegó pero iban unas horas y no estaban ( compartían mesa con Canopy, por cierto muy majos). Y más que podíamos citar en este comentario sobre la desidia palpable en el ambiente. El resumen de esta primera crítica es que la presencia de las bodegas debe ser proporcional a la publicidad realizada. 
Segunda critica constructiva: la temperatura del salón y de los vinos era elevada. Algunos expositores intentaban con algo de agua y hielo controlar los problemas de temperatura pero me llama la atención como un aspecto fundamental, básico, esencial se ha descuidado hasta tal extremo. 
Tercer punto, imposible conseguir agua. Las bodegas tenían algún botellín pero para este servidor fue imposible después de varios intentos conseguir agua. Te remiten a una cafetería fuera del salón, en fin, lo que hace imposible limpiar copas, limpiar bocas y hacer las cosas como se deben, es decir bien.
Cuarto, si el salón comienza a las 12h y muchos asistentes venimos de fuera de Madrid y nos hemos levantado a las mil y una, que menos que el salón tuviera un corner donde, faltaría más, previo pago pudiéramos haber disfrutado de algún tentempié, además necesario durante tantas horas de cata. El paso de las horas, el madrugón, los retrasos de Iberia, el número de vinos catados necesitan un poco de alimento e insisto agua, mucha agua. Llega un momento que entre el uso de la copa, el calor, la temperatura de los vinos, la falta de agua y de alimento desluce y resta los matices y las sensaciones de los vinos presentes. 
Después de estos matices organizativos, que espero que de forma constructiva sirva de algo comentarlos, pasamos a los aspectos positivos. 
Un inciso antes de cambiar de tercio, a lo mejor soy un poco exigente, pero las expectativas creadas y lo encontrado en este aspecto fueron dispares, ¡ah! y me olvidaba pero esto que voy a comentar es la esencia del salón, los vinos presentados son en un gran porcentaje añadas 2009 que en muchos casos son un infanticidio y en otros una ebanistería. Efectivamente, como nos comentaron en varias ocasiones teníamos que analizar el potencial del vino para entender su puntuación pero, si la guía en su gran mayoría es adquirida por neófitos, en muchos casos van a seguir a pies juntillas las puntuaciones más altas y después de gastarse sus eurillos, en muchos casos eurazos, se van a llevar una desagradable sorpresa al abrir estas Navidades muchos de ellos cuando en realidad deberían esperar a al espíritu de las navidades futuras, o más bien de algunas futuras. 
Llegados a este punto, creo que toca hablar de vinos, que va siendo hora, y creo que definiría el salón como garnachero, en el buen sentido de la palabra, ya que las sorpresas agradables vinieron por vinos elaborados con esta variedad junto con alguno de los elaboradores de Priorat. Intentaré seguir un cierto orden, la primera mesa que visitamos fué la compartida por Contador y Canopy, en fin como dije anteriormente dejemoslo en la mesa de Canopy, nos atendieron muy bien y entre todos sus vinos destacaría La Viña Escondida 2008, garnacha 100%, en la que utilizan fudres de 2000 L, con lo que lo convierte en un vino comedido, elegante y sin carpinterías que distorsionen la fruta. Sigamos con garnachas y con una de las sorpresas más agradables que nos hemos llevado del salón, Domaines Lupier y sus garnachas navarras. Se nota donde detrás de un vino hay un par de apasionados por lo que hacen y eso siempre se refleja en el producto final. Su Domaines Lupier La Dama y su Domaines Lupier El Terroir ambos en añada 2008 y monovarietales de garnacha rezuman buena acidez y frescura. El primero posee una nariz con intensidad, con violetas, en boca es largo, sabroso, integrado y llena la boca. Por su parte El Terroir resultó tambien largo, sabroso, fresco y equilibrado. Gracias Elisa y enhorabuena por vuestros vinos. 
Sigamos con un cierto orden y profundicemos mas en las garnachas del salón y en la mesa de Enate, estaba Isabel con su Las Moradas de San Martín Initio 2006, garnacha de suelo granitico a 870m de altitud con 11 meses de crianza y con unas sensaciones redondas y elegantes y con buena acidez. Fijaros que la añada es 2006, y estaba redondo además recuerdo que era un vino de un estupendo precio. Nos comentaba Isabel que la añada 07 viene pisando fuerte. Vino a seguir.
Por su lado las garnachas de Bernabeleva no pudimos disfrutarlas, me quedé con las ganas, aunque nos acercamos y las tuvimos en la copa, la temperatura de su Arroyo del Tórtolas 2009 no permitía sacar unas conclusiones justas así que mejor en otra ocasión. 
Otras garnachas probadas fueron las de Jimenez Landi, nos atendieron muy bien y nos explicaron su filosofía, donde me gustó su concepto borgoñón para darle importancia a las fincas y al terruño. De todos los probados me quedo con El Reventón 2010, con su opulencia, su toque graso y su mayor capa, debemos citar también su Ataulfos 2009 redondo, equilibrado y muy borgoñón. Por su parte su Piélago 2009 y su The End 2010 resultan frescos, sedosos y con acidez. Nos sorprendió mucho, lo especial de su vino Las Uvas de la Ira con claras notas de curry y tomillo, un vino curioso y diferente. 
Cambiamos de zona pero seguimos con base de garnacha y nos centramos en Priorat. Probablemente la mejor mesa en conjunto de todas las que visitamos fué la de Portal del Priorat de la mano de Alfredo. Aquí disfrutamos de Gotes 2010, Negre de Negres 2009, Tros de Clos 2009, Somni 2009 y su blanco Tros Blanc 2009.



También probamos su Montsant Trossos 2009. Todos sus vinos nos parecieron de gran calidad cada uno en su rango de precios. Gotes 10 resulta fresco, largo y sabroso bien conjuntadas a partes iguales la cariñena y la garnacha y me pareció de gran rcp. Negre de Negres 09 tiene bien balanceado el porcentaje de cabernet frente a garnacha y cariñena con notas balsámicas todo ello en un conjunto fresco. En su dia catado aquí: Negre de Negres 2007







Somni 09 por su parte ya marca más la madera nueva que posee pero, aún así nos gustó y mucho. Gran vino. Su Tros de Clos 09 es un vino muy largo y monovarietal de cariñena. Por su parte su blanco Tros Blanc 09 elaborado con 100% garnacha es un excelente vino, con una nariz portentosa y con una boca larga, fresca y untuosa, sorprendente, gustó mucho al par de gallegos que tenia delante Alfredo y que venimos de vuelta en esto de los blancos.



La otra mesa de Priorat imprescindible era la Ferrer Bobet donde su 2008 sigue la linea de calidad que me esperaba y su Selecció 2008 es un gran vino. El primero elaborado con 70% cariñena y 30% garnacha y el Selecció es monovarietal de cariñena vieja. Dos excelentes vinos a seguir. En su día comentado aquí: Ferrer Bobet 2006






Ya que citaba el blanco Tros Blanc, podemos hablar de los otros dos blancos probados: el Enate Uno Chardonnay 06 que en boca se muestra dorado, muy intenso, oscuro, en boca es larguísimo, intenso, con fruta madura, con tostados cremosos, llena la boca y con un final mineral. Aún es un jovenzuelo, pero es un vinazo pena del excesivo precio.




El último blanco probado tenía varias características curiosas, por un lado proviene de Torrevieja y por otra es monovarietal de merseguera. Su nombre es La Viña de Simón 2010, un vino denso, largo, sabroso y con acidez con matices que nos recuerdan a chardonnay. De mano de Viñedos Culturales.
Si no estuviese algún ejemplo de mencía como Xestal, echariamos muy en falta esta variedad e insisto que me parece sorprendente la gran aportación de garnachas, que como hemos visto estuvieron a la altura, pero por otro lado la falta de vinos gallegos a base de esta variedad u otras. Bodegas Gancedo con su Xestal y su Ucedo mostraron el buen nivel de la mencía en este caso del Bierzo. En su día catado aquí: Xestal 2004



Una pena que la cara tinta de Galicia ( la blanca estaba representada pero no estaban los que, en mi opinión deberian estar) no esté presente entre 100 mesas, no termino de entenderlo y sí, los de siempre y más de lo mismo. Probablemente el soplo de aire fresco de la garnacha se hizo notar además de por la calidad comentada por dar el contrapunto a los maderazos y excesos de juventud de tantos vinos presentes. La frase del salón era la de "hay que saber apreciar el potencial!!!".

Pongo un ejemplo, el excelente Cirsion estaba como no podía ser de otra forma representado por la añada 2009, pues señores no es el Cirsion, a estas alturas de peliculas no lo es. Igual pasaba con los vinos de la Ribera del Duero presentes, que salvo pocos casos interesantes como el Christina Astrales 2009 que demuestra ya muy buenas maneras aunque peca aún de madera. 
Probamos algún vino más, dejamos muchos en el tintero por ya conocidos o por falta de interés por nuestra parte o por lo poco apetecible de la propuesta.
Creo que este puede ser un buen resumen de las aproximadamente 6h que estuvimos casi de forma continua en el salón.
Las fotos provienen de mi amigo José Ángel de www.cosasdeja.com que además de ser un gran aficionado al mundo vino es un crack suministrando fotografías. Gracias!!!

15 octubre 2011

Preparando el post del salon Peñin...

Entre todo lo que quiero resumir y la cantidad de fotos espero terminarlo mañana, con suerte. Mientras tanto nos quedamos con un 1er Cru elaborado por Joblot, en concreto es un Givry.

14 octubre 2011

Roco&Wines en Twitter

También me subo a esta red, me imagino que no podré dedicarle todo el tiempo que parece que necesita una red tan dinámica, pero aqui os dejo la dirección: @carlosrocowines

09 octubre 2011

Grupo de Cata. Toro


Nueva reunión del grupo de cata y en esta ocasión el tema era la DO Toro y de añada igual o superior al 2004. Para la velada se prepararon unos excelentes platos a base de jabalí y corzo que hicieron que en esta ocasión la cata fuera más informal que en otras ocasiones pero sin quitarle la esencia y objetivo de nuestras reuniones. También hay que añadir que a diferencia de otras catas en esta ocasión conocíamos de antemano los vinos pero no lógicamente su orden. Además había un infiltrado que pronto fue desenmascarado, un Numanthia 2002 y la pena de la sesión fue un Pintia 2004 contaminado por TCA. 
Como siempre vayamos detallando los distintos vinos:
  • El vino numero 1, resultó avejentado, sin ningún defecto, sin ningún matiz negativo pero sin ninguno resaltable. Su mejor momento ya pasó. La nariz es mejor que la boca. Creo que está claro que vino era. Numanthia 2002.
  • El numero 2 estaba contaminado con TCA. Era el Pintia 2004.
  • El vino numero 3 se presenta con color picota de capa alta, lagrima media, ribete cardenalicio. En nariz ofrece fruta, notas lácteas, cacao, orégano, cedro, balsámicos, tostados y resulta especiado. En boca está pulido, de nuevo fruta negra, ligera madera, final sutilmente cálido. Muy bueno.
  • El cuarto vino se presenta picota de capa alta, la verdad que en copa se mostaron todos los vinos muy regulares y similares. En nariz resulta más leve, con madera nueva, caramelo, joven, notas de toffe, ahumados. En boca es joven, com fruta. Sencillo, regaliz, caramelo. Bastante comercial.
  • El vino numero 5 de nuevo como los demás se presenta con picota de capa alta. La nariz resulta fresca, con notas de vainilla, dulzor, cereza, tostado ligero, choco blanco, es un vino otoñal, notas de frambuesa, aparecen notas minerales. En boca está pulido aunque marca algo tanino, es goloso, largo, fruta, muy bebible.  Buen vino, muy interesante pero algo comercial.
  • El sexto vino y último posee capa alta y ribete violeta. La nariz resulta fresca, con fruta, intensidad, volumen, notas de madera buena, sutil, especiado. En boca está pulido, fruta, volumen, integrado, largo, especiado, un poco sobremaduro. Buen vino.

Los vinos que mas gustaron fueron los numero 3,6 y 5 y además en ese orden.

Antes de deciros los vinos y su orden exacto os dejo unas fotos al azar de los mismo. El orden exacto de los vinos lo refleja la última foto global.









Un par de apuntes antes de terminar con la foto que indica el orden, y que refleja que el Gran Elias Mora 2005, Victorino 2008 y Titán del Bendito 2006 fueron los que mas gustaron. Las catas son mucho mas exigentes que cualquier otra comida y son comparativas, por ejemplo Morfeo 2005 es un excelente vino y no dudo que este 2006 en breve estará al mismo nivel o similar. Nos queda la duda del Numanthia y del Pintia. Así como por ejemplo Victorino es un vino para tomar ya y por eso la añada 2008 se comportó a ese nivel.
La próxima ya en Noviembre, será sobre vinos blancos gallegos con barrica, así que os emplazo a leerla el mes que viene, promete y mucho.


02 octubre 2011

Viña Regueiral 2010


Comentaba esta semana, online, en facebook, las primeras impresiones que me estaba causando Viña Regueiral 2010.
Es tremendamente curioso que a estas alturas del año aún no lo haya comentado en este blog. He probado alguna que otra botella en lo que va de año pero aún no se había producido el momento idóneo para unir dicha botella y el tiempo necesario para tomar las notas que se merece.
En este blog, por diversos motivos, siempre he comentado las distintas añadas de este Ribeira Sacra que poco a poco se ha forjado un hueco entre los referentes de la DO. Un 100% mencia y sin madera, todo inox todo frescura.


En copa, igual que otras añadas se asemeja a un borgoña pero con matices mas cereza, tiene viveza en copa y capa baja. Precioso.
La nariz se muestra floral, con notas de fruta roja y los habituales toques especiados. Es una nariz que posee intensidad e incluso un fondo de caramelo. 
En boca resulta pulido, es largo, de nuevo ligeramente especiado. La fruta roja aparece de nuevo principalmente cerezas, surge también la regaliz, e incluso un ligero toque graso. Fácil de beber que no es lo mismo que sencillo, buena acidez. Se que no lleva madera pero la nariz indica que podría tener y que está muy integrada, ups!!.
Al cabo de unos minutos la nariz sigue evolucionando, es una gran nariz, fresca y compleja ahora aparecen notas térreas, con identidad, aparece también la regaliz.
En boca el final es especiado y tiene intensidad. Ataca la boca de forma sutil para terminar con personalidad.

Por ponerle un pero, este aparece a las 24h, ya no se muestra tan fresco como las primeras horas pero es indiferente ya que como comentaba es un vino para beber y no parar, así que es difícil que sobreviva en la botella.

                                                                             Uno de los viñedos de Regueiral con mas de 45º de inclinación.


Otro ejemplo más del panorama vinícola gallego, que suma y sigue con paso firme.