02 junio 2012

Clasicos de Rioja

Cada vez más busco elegancia, sutileza, equilibrio y autenticidad en los vinos pero reconozco que me seduce la idea de disfrutar de un trocito de historia vinicola siempre que sea posible y en esta ocasión resultó además imposible de rechazar. Es interesante analizar como ciertos vinos, ciertas bodegas han evolucionado o mas bien, han cambiado con el devinir de los años en las pautas que marcan la elaboración de sus vinos. Como vinos que a fecha de hoy no me atraen en absoluto me emocionan con sus homónimos de hace 40 o 50 años. En el listado varios vinos muy atractivos, pero de los cuales para esta ocasión hemos seleccionado tres, ya tendremos tiempo de ir restando vinos a dicha lista. Al ver la mitica añada del 64, no pude resistirme y en principio era el vino a probar, un Monte Real 1964 pero por suerte le acompañaron un Viña Ardanza 1970 y un Viña Pomal 1969. Comenzamos de más joven a menos joven, el adjetivo mayor, viejo o similar visto lo visto no tiene cabida en estas lineas.


Viña Ardanza 1970 comienza con una buena nariz, con notas amieladas, frutos secos, caramelo de toffe, ligera aceituna, tostados, madera. En boca posee consistencia, es largo, con notas de guindas, con acidez, aromas a setas. A buen nivel, con presencia e interesante. 
Viña Pomal 1969 presenta un buen color, brillante mejor que el Ardanza. En nariz se presenta con frescura, cerezas y en boca es sedoso, largo, con fruta, resulta bebible, sabroso y tiene cierto caracter francés, goloso, apetecible. En nariz con el tiempo aparece chocolate , algo de alcohol y pasas. Es un vino vivo, joven y con acidez.
Hemos mejorado respecto al Ardanza pero faltaba lo mejor por llegar.
Monte Real 1964 tiene un presencia en copa espectacular, nadie diria que tiene los años que tiene. En nariz es elegante, sutil, sin presencia de madera discordante ni matices comunes en vinos con estos años tipo agua de aceitunas, guindas etc. En boca de nuevo espectacular, fresco, te hace salivar, sabroso. Volvemos de nuevo a la nariz resulta joven, pulido, sin estridencias....que bueno, si señor, muy bueno...dejemos las notas y a disfrutar!!!

Que tienen estos clásicos que seducen tanto.

pd: abiertos con una antelación de 3 a 4 h

9 comentarios:

Mario Estévez dijo...

Hace dos años tuvimos el placer de disfrutar con una minivertical de Monte Real (http://elbaranda.com/2012/03/02/vino-monte-real-nunca-es-tarde-si-la-dicha-es-buena-2/) y leo que el 64 sigue estando excelente. Afortunadamente aún nos quedan los "viejos" Riojas.
Abrazotes Carlos.

JA dijo...

¡Nunca lo hubiese pensado!. Esperaba que estuviesen todos como el Ardanza, correcto pero con todos esos matices de un vino muy viejo. Los otros dos estaban vivísimos, apetecía beberlos y saborearlos, incluso en el caso del Monte Real con una presencia asombrosa. Una gran experiencia que superó todas mis expectativas. No la olvidaré.

JA dijo...

Que curioso, ayer al volver de la degustación he leído el post que comenta Mario arriba.

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Mario, parece que aunque pasaron otro par de años, este 64 sigue en la linea que comentabas en tu post, sorprendente, vivo y a un nivel altisimo.
Un abrazo

Carlos Rodriguez dijo...

JA, que voy a añadir que no dijeramos con los vinos delante!!! Ahora a por los que quedan en la recamara incluido el de los años 30...
Saludos

JA dijo...

Sin duda. A por ellos!!!

Ankabri Gastrónomos dijo...

Creo que son clásicos por algo, habrá que esperar si los que se hacen hoy día y que tanto nos gustan, aguantan tantos años. Saludos

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Ankabri, algunos de estos a fecha de hoy en añadas recientes yo no los tomaria, probablemente...y dudo que aguantaran como antaño, la filosofia hoy en dia es otra muy distinta.
Saludos

Cuina Cinc dijo...

Hola Rocco,
Estas botellas me recuerdan algunas que veia cuando era pequeña!!
Ya está la lista.
Saludos!!