28 julio 2012

Le L´dor 1999 & Rene Rostaing 2006

Tenía pensado comentar dos estupendos blancos uno de Rodrigo Mendez y otro de Patrick Piuze, pero los dejaremos para el siguiente post ya que me apetece dejar unas pinceladas sobre dos grandes vinos como son Le L´dor 1999 de Pierre Luneau , uno de los mejores vinos del Loira y por otra parte el Cote Rotie de Rene Rostaing en su añada 2006 uno de los grandes elaboradores del Ródano Norte.

Respecto al gran vino de Luneau ya comenté en su día en este blog Le L´dor en Roco&Wines, simplemente indicar después de casi dos años que sigue en su gran línea, sigue siendo todo un chaval y que equilibrio entre esa grandisima nariz, esa mineralidad, frescura, intensidad y ese paso por boca largo, muy largo, salino, mineral pero suave y sutil. Este vino cada vez me sorprende más.


Respecto a Rene Rostaing Cote Rotie 2006 es un vino dificil de definir con los matices habituales, ya que lo que destaca es su gran conjunto, su equilibrio, su elegancia pero que pedazo de syrah un gran vino donde se entremezclan la fruta, los tostados, los especiados resulta muy sabroso y disfrutable.

18 julio 2012

Domaine Arlaud, Gevrey-Chambertin 2007

Retomamos la senda de los vinos de Borgoña, y en esta ocasión apostamos por un buen elaborador y mejor zona. Para ser justos en este caso,en concreto este Arlaud Gevrey-Chambertin 2007, está algo alejado de lo buscado y esperado. 

Ha pecado de tostados y falta de frescura, bien es cierto que la añada es un añada digamos rara. Se nota la madera y le falta frescura en la fruta, existe cereza pero es poco fresca. Posee intensidad media, es un vino térreo con ligeros especiados. 
En boca el tanino está pulido, resulta largo. Al principio se muestra poco floral. Con el tiempo se afina y reduce la madera y nacen algunos destellos florales. La base es buena incluso sutil y elegante, aunque no en exceso. Es un vino que debería estar un peldaño mas arriba. En estos momentos no es el vino que me esperaba.

08 julio 2012

Involucionar

Según la RAE: Dicho de un proceso biológico, político, cultural, económico etc retroceder.
Creo que puedo tomarme la licencia para aplicar dicha palabra en términos vinícolas. Involución es el primer pensamiento que ha llegado a mi cabeza al ver dos vinos, de conceptos muy distintos, y que estaban pendientes de pasar por estas lineas. Al mismo tiempo, y si seguimos al pie de la letra la definición de la RAE tampoco sería la palabra adecuada ya que precisamente no es el caso de retroceder a mis origenes vinícolas es todo lo contrario, es darme cuenta de una evolución, pero creo que involución sigue siendo adecuada de utilizar, ya que así debería haber sido aunque la realidad haya sido muy distinta.


Este pensamiento ha surgido cuando he visto las etiquetas pendientes de escribir de Las Gravas 2007 y de Michel Lafarge Volnay 2006. He pensado como el primero es una linea de vino muy de mi gusto hace tiempo y como el segundo lo es a fecha de hoy. No hay involución ya que vinos como este Lafarge no estuvieron presentes en el inicio, y sí Las Gravas con lo que parece más adecuado como decía anteriormente utilizar evolución, pero como el origen, el inicio y el fin para mí está centrado en vinos como este Volnay, lo defino como involución, la que realmente no es y la que deberia haber sido. 
Lafarge es un vino sutil con notas eucalipto y violeta mezcladas con mentolados y unas leves y elegantes cerezas. A la vez es floral, y con la presencia equilibrada de tostados. En boca sigue la linea mostrada en nariz resulta pulido, largo, elegante, con fruta leve pero intensidad, los tostados de nuevo ligeros. En definitiva un vino redondo, elegante y muy disfrutable. Un vino no invasivo. 
Por su parte Las Gravas es un vino con matices muy distintos. Nariz con fruta madura, moras y ciruelas junto con palo de canela, con notas de pimiento ligero, cacao, tostados, notas vegetales y terreas. En boca el está tanino pulido, pero posee calidez, de nuevo fruta madura, resulta largo pero con final secante. Con aireación y decantación muestra en nariz madera y en boca tostados,es carnoso, sigue algo secante pero reduce calidez, incluso podemos poner el adjetivo de licoroso. Mejora con los minutos, las horas y reduce cada ve más la calidez pero tiene un fondo rudo. Mejora mucho a las 24 h se torna más docil, más elegante y balsamico, y surgen notas de tabaco. Para mi es un vino invasivo, entiendo este término como el esfuerzo por intentar entenderlo después de sacar la coraza ante los primeros envites.