27 enero 2013

Un asturiano tímido, Escolinas 2010

Lo comentaba hace unos días en Facebook, y me pareció muy apropiada la frase que figura en el titulo de este post: un asturiano tímido, Escolinas 2010. Ahora lo explico.
Se trata de un vino a base de albarín negro, por lo tanto un vino de difícil viticultura y un vino elaborado en torno a una variedad que diría yo está en fase de recuperación, por lo tanto para mí de entrada resulta muy atractivo.

Es un vino muy muy tímido, al principio la nariz se muestra cerrada con notas de almizcle y cueros. Necesita tiempo y aireación. En boca resulta pulido, suave, con acidez, final especiado, fácil de beber, fruta roja, de momento penaliza la nariz. Mas adelante aparecen frutillos rojos. También es cierto que la presencia en copa es muy agradable. Al cabo de dos horas se abre más y aparecen notas vegetales, fruta en caramelo, mentolados, toque de raspón y resulta térreo. En boca es interesante. Los aromas de la nariz del comienzo desaparecen e incluso termina con elegancia. 
Le costó, tardó en abrirse y romper la timidez pero... ¡que cambio después de un par de horas abierto!...al final como siempre la última copa es la mejor.

No hay comentarios: