01 abril 2013

Clos des Fees Grenache Blanc Vieilles Vignes 2009

Cuando los sumandos de la ecuación son, por un lado un terruño en una atractiva y agreste zona del Rousillon francés en concreto el Valle del Agly y por otro dos apasionados del vino como Herve Bizeul y su esposa dan como resultado un atractivo proyecto.
Os recomiendo dos enlaces: Clos des Fees, interesante y bien elaborada web del Domaine donde se palpa su filosofia y por otro un excelente articulo de Jordi Melendo Clos des Fees, elmundovino donde explica todo lo que hay que saber de esta bodega, sus gentes, su filosofia y como dice en su titulo de la emoción, que a buen seguro ponen en cada una de sus eleboraciones.
Hoy traigo a este blog como dice el titulo del post, su garnacha blanca de viñas viejas en su añada 2009 o lo que es lo mismo Clos des Fees Grenache Blanc Vieilles Vignes 2009.
En la web, dejan la siguiente descripción pero en la añada 2010 : " Garnacha blanco 90%, Garnacha gris 10%. Elaborado con las viñas más antiguas de la propiedad (más de 100 años) en el sector «Mas Farines». Complemento de vieja garnacha gris procedente de parcelas mezcladas, plantadas con distintas variedades. Terruños de caliza arcillosa, a una altitud que varía entre los 200 y 400 metros, orientaciones norte y oeste dominantes. La fecha de cosecha se decide en base a la idea de buscar la expresión de la fruta madura, manteniendo la frescura y el aspecto refrescante. Vendimia manual, transporte en camión refrigerado. Prensado neumático de racimos enteros a baja presión. Fermentación lenta en cuba de acero inoxidable (Garnacha blanca) y barricas viejas (Garnacha gris) con «bâtonnages» (remoción de lías) regulares. Crianza sobre lías durante 5 a 8 meses. Encolado y filtración antes de embotellarlo en primavera. Vino rico y potente, presenta una dulzura excepcional, incluso cuando es seco. Delicioso apenas se embotella, se vuelve a cerrar y toma su dimensión de gran vino 3 a 6 años después de la cosecha."

En cuanto a mis sensaciones: posee una nariz sutil, con fruta blanca, ligerisima cremosidad. En boca es de entrada elegante, de nuevo la fruta blanca, redondo, final muy largo, untuoso, graso, con esa peculiaridad de la garnacha blanca de sequedad y/o amargor final. Poco a poco es un vino que engancha e invita a otra copa más. Con los minutos en nariz aparece hueso de fruta, almibar, citricos, melocotón, herbáceo, frescura, intensidad y mineralidad. La boca torna a fruta algo mas madura, surge también mas mineralidad sigue untuoso, graso, largo y adictivo.

Un muy buen vino, recomendable sin duda.

No hay comentarios: