23 febrero 2013

Le Paon 2004

De nuevo nos acercamos al Loira en busca de nuevas sorpresas. Ultimamente es una de las zonas vinícolas que más alegrías me aporta. En esta ocasión, se trata de un vino dulce, Le Paon 2004, elaborado con chenin blanc por Domaine des Baumard bajo AOC Coteaux du Layon. Es un vino que procede de un viñedo de 6 Has con cepas de 35 años, con una crianza de 9 meses con sus lias y que nace de una selección de uvas que se dejan alcancen podredumbre noble.
Como curiosidad os podeis ahorrar el sacacorchos, viene con rosca.

Es un vino denso, untuoso, brillante, con notas claras de miel en nariz, melocotón, fruta blanca dulce, almibar, pomelo e incluso floral. En boca es graso, untuoso, sabroso, dulce, largo, con notas de melocotón, melón, resulta redondo, buen equilibrio de acidez, citrico, polvora, ligeros mentolados, con intensidad.
Un vino que a lo largo de los distintos dias que lo disfruté se comportó a gran nivel, y resulta ideal para maridar con quesos y foie.
Ubicado en el rango de los 25-30 €, muy recomendable para los amantes de este tipo de vinos dulces.


13 febrero 2013

Comte Armand Volnay 2008

Volvemos a la senda de lo que espero, de lo que busco en un vino y por ello nada mejor que bucear entre los vinos de Borgoña en casa y rescatar un Volnay del 2008 en este caso de Comte Armand.
Como no podia ser de otra forma, un excelente nivel y un vino disfrutable, de los que te anima a seguir bebiendo y de los que con su perfume te envuelve entre sus brazos.
Un village a un precio mas que razonable, cuantas peores cosas hemos probado a precios más elevados!!
Un vino que invita a relajarte, disfrutar, beber y reconocer la sutileza, la profundidad, la elegancia y el buen hacer que te puede ofrecer una buena pinot noir borgoñona.


Destaca una nariz con intensidad, elegancia, frescura, cerezas, violetas, cedro, terreo, rosas y mineralidad. La nariz es como un perfume, te envuelve y te conquista.
En boca está pulido, redondo, sabroso, largo, especiado, elegante, con acidez, floral y sutilmente frutal.

Un vino más que recomendable.

06 febrero 2013

Les Amis Marjorie Gallet Grenache 2009

Este Les Amis 2009, era un desconocido para mí pero lo leído me provocó curiosidad, bendita y sana curiosidad en esto del vino y no me ha decepcionado, todo lo contrario es un vino que me ha gustado.



La poca información que he podido encontrar no es mejor que el  buen resumen que Juan Ayerbe, tiene en su web elsumiller.es, donde yo compré esta y otras botellas: 

"Marjorie Gallet es una joven vigneronne, propietaria del Domaine Le Roc des Anges. En el año 2001 cuando trabajaba de prácticas, mientras estudiaba, en el Domaine Gauby se encontró con la posibilidad de adquirir 10 hectáreas de viejas viñas y no lo dudó. El origen del nombre del domaine es una viña de Cariñena plantada sobre una veta de cuarzo blanco. Una ladera de suelo blanco en medio de esquistos negros. El pago se llamaba la “roca blanca”, pero como los ángeles eran la simbología de esa roca pasó a ser la “roca de los ángeles”. Marjorie va agrandando su viñedo hasta llegar a las 25 hectáreas actuales, repartidas en 43 parcelas. En 2008 se incorpora al domaine su marido, Stéphane, antiguo director del Domaine Mas Amiel. Ese mismo año compran el Domaine Les Terres de Fagayra en Maury. Las viñas están en el valle de Agly, en Montner, la montaña negra por la abundante presencia de esquistos negros, en la ladera de la vertiente norte de la montaña Força Real, en la Cataluña norte. La orientación norte de sus viñedos favorece una maduración más lenta, lo que es muy importante en una zona tan cálida como esta. Los suelos son de esquistos negros, con más de 570 millones de años de antigüedad, resultado de la compresión de arcillas puras. La roca madre se encuentra a menos de 1 metros, pero al ser los suelos blandos y laminados es muy permeable lo que permite que las raíces de la cepa penetren profundamente. En los días más calurosos y secos, que se dan desde junio hasta septiembre, encuentra allí más frescor y humedad. Las variedades plantadas son Grenache, Carignan, Granache Gris, Maccabeu, Carignan Blanc y un poco de Syrah. Los rendimientos son naturalmente bajos, unos 17 hectolitros por hectárea, debido a la vejez de las cepas y a lo complicado del clima. El trabajo es biológico y está en vías de transformarse en biodinámico. Este vino es una mezcla de un 50% de Grenache, 30% de Carignan y 20% de Syrah. Parte del vino ha envejecido en depósitos de cemento y el resto en fudres. Es aconsejable decantarlo antes de servirlo."

En cuanto al vino se refiere ofrece fruta, especiados, intensidad, mentolados, fresas, ligera cremosidad. En boca resulta pulido, de nuevo fruta, hasta cierto punto goloso, se bebe muy fácilmente  es largo y con estructura.
Se nota el cuerpo que le otorga la syrah, la estructura de la cariñena y la frescura que le aporta la garnacha. Es un vino equilibrado. Con el tiempo aparecen notas de sotobosque y ciertas pinceladas pasificadas. 
Me pareció un buen vino, me gustó el conjunto, la armonía entre las variedades y disfruté.